Acusan a Fiat Chrysler de usar software ilegal para alterar las pruebas de emisiones contaminantes de vehículos diésel

Jeep Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Según la organización, el software provoca un aumento de las emisiones de óxido de nitrógeno.

El fabricante de automóviles Fiat Chrysler ha sido acusado de no informarles a las autoridades sobre el uso de un software que altera los resultados de las pruebas de emisiones contaminantes en sus vehículos diésel.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) aseguró que la compañía violó la ley al instalar la tecnología (y no informarle) en más de 100.000 vehículos Jeep y Dodge.

El organismo dijo que el software secreto dio lecturas menores de los niveles de óxido de nitrógeno durante las pruebas, cuando en realidad eran más altos que los permitidos por las regulaciones.

Sin embargo, el jefe de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, aseguró que la compañía no ha hecho nada ilegal.

"Nunca hubo intención alguna de crear condiciones para adulterar los procesos de ensayo. Es un sinsentido absoluto", añadió.

Al conocerse la noticia, las acciones de Fiat Chrysler cerraron el jueves con una baja de 10,3% en la bolsa de Nueva York y se desplomaron 16% en la de Milán.

La EPA afirmó que Fiat Chrysler podría ser sometida a multas de alrededor US$44.500 por vehículo, lo cual representaría un total de unos US$4.600 millones.

"Violación grave"

Según la EPA, los 104.000 vehículos afectados eran los modelos 2014, 2015 y 2016 de los Jeep Grand Cherokee SUV y la camioneta Dodge Ram.

Todos ellos fueron vendidos en Europa y Estados Unidos, según Fiat Chrysler.

Derechos de autor de la imagen Getty Images

En una conferencia de prensa, la EPA indicó que al menos ocho tipos de software de control de emisiones en vehículos no habían sido notificados a la agencia.

El organismo también indicó que algunos tipos de software al parecer hacían que los automóviles se desempeñaran de forma diferente durante las pruebas de emisiones.

"No haber informado sobre el software que afecta las emisiones del motor de un vehículo es una violación grave de la ley, la cual puede resultar en una contaminación peligrosa del aire que respiramos", afirmó Cynthia Giles, funcionaria de la EPA.

"Todos los fabricantes de automóviles deben actuar bajo las mismas reglas", añadió.

Fiat Chrysler dijo que demostrará que sus estrategias de control de emisiones eran justificadas y que no había incorporado dispositivos diseñados para superar las pruebas de emisiones gubernamentales.

La empresa también indicó que había respondido a los pedidos de información hechos por las autoridades de Estados Unidos y buscó explicar su posición.

Ecos del pasado

El miércoles, Volkswagen se declaró culpable de tres cargos criminales que se le imputó en el escándalo sobre la instalación de software para esquivar controles ambientales.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El escándalo de 2015 dañó profundamente la imagen de Volkswagen.

El Departamento de Justicia indicó que el mayor fabricante de autos alemanes había desarrollado un esquema a largo plazo para vender alrededor de 590.000 vehículos diésel en Estados Unidos con un dispositivo para engañar los sistemas de pruebas de emisiones.

La compañía pagará US$2.800 millones en multas y US$1.500 millones en sanciones civiles.

EPA está revisando los sistemas de emisiones de otros fabricantes de vehículos, pero no está claro si ha encontrado otras irregularidades.

En abril, Mercedes Benz, propietaria de Daimler, señaló que el Departamento de Justicia de Estados Unidos le había pedido que investigara sus procesos de certificación de emisiones.

Temas relacionados

Contenido relacionado