La sencilla estantería de Ikea que se convirtió en un ícono de la economía

biblioteca de IKEA Derechos de autor de la imagen IKEA
Image caption La estantería Billy de IKEA se ha convertido en el ícono de la empresa sueca.

Hay productos que cambian una industria: el Windows de Microsoft revolucionó el mercado del software en 1985 y la introducción del iPhone en 2007 transformó radicalmente nuestro concepto del teléfono.

En la industria de los muebles - que mueve cerca de US$455 mil millones año-, uno de esos productos es la estantería Billy, de la empresa sueca IKEA, que patentó para siempre la idea de vender cajas planas con las partes desarmadas y listas para ser ensambladas por el cliente.

Y las cifras parecen confirmar que se trató de un concepto exitoso: el producto base, una estantería de madera con seis repisas para poner desde libros hasta antigüedades, ha vendido hasta ahora unos 60 millones de unidades alrededor del mundo.

Fue diseñada en una servilleta por Gilles Lundgren hace 37 años y ahora se calcula que hay una estantería Billy por cada 100 personas en el planeta.

"No tienen que ser linda. Al final del día mis productos son simples, prácticos y sin pertenecer a una era de diseño determinada", explicó Lundgren.

Un ritmo de ventas que requiere una producción de una biblioteca cada tres segundos en la planta de IKEA en Kättilstorp, en el sur de Suecia.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Ingvar Kamprad fundó a IKEA en 1943. Aquí en un homenaje con la princesa Victoria de Suecia.

La estantería Billy es un objeto atemporal, práctico y que ha demostrado ser confiable, a pesar de su precio accesible.

Es el paradigma del producto bueno, bonito y barato.

Y es tan popular que hasta tiene su propio "índice Billy" para comparar entre países: en Egipto cuesta cerca de US$100, mientras que en Eslovenia sólo unos US$40, que es el valor promedio en las tiendas de IKEA alrededor del planeta.

El origen de Billy

El origen de la reconocida estantería refleja mucho del espíritu del fundador de la empresa sueca, Ingvar Kamprad, quien en una entrevista aceptó que conducía un Volvo de segunda mano y compraba su ropa en un mercado de baratijas.

Derechos de autor de la imagen JONATHAN NACKSTRAND
Image caption La empresa sueca tiene actualmente 392 tiendas en 48 países.

El concepto de la estantería Billy fue similar al estilo de vida de Kamprad: fue pensada para reducir costos.

Al principio, IKEA funcionaba como empresa que vendía muebles por catálogos desde la década del 50.

Sin embargo, a mediados de los años 70, otras empresas en el mismo sector entraron a competir con Kamprad, lo que desató una guerra de precios.

En su búsqueda para reducir costos, el empresario se dio cuenta de que quitándole las patas a una de sus mesas, lograba optimizar espacio en el transporte y en el almacenamiento.

Eso condujo entonces al concepto que ha hecho famoso a IKEA: las cajas planas que contienen las partes de los productos para que sea el cliente quien los arme en casa. Y el diseño de Lundgren en una servilleta se convirtió en el ícono de esa estrategia.

Se dio cuenta que lo que él hacía con sus muebles, venderlos ensamblados, era lo mismo que comprar comida en el supermercado y traer un chef para cocinarla.

La idea de las cajas planas suponía un ahorro que iba en cadena: se ahorraba el costo del ensamblaje y luego sólo se precisaba la mitad de los camiones para transportar mercancía y la mitad de las bodegas para almacenarla.

Los precios también se redujeron y los pedidos se multiplicaron.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La venta de productos para ensamblar en cajas planas se ha convertido el sello distintivo de la empresa sueca.

Desde la aparición de Billy (bautizada así por el jefe de publicidad de IKEA en ese tiempo, Billy Likjedhal), la empresa pasó de vender productos de catálogos a tener 392 tiendas en 48 países.

Y el método de diseñar para ahorrar costos se sigue aplicando a todo nivel, incluso para abaratar el valor de la propia Billy que se ha reducido en un 40%. Pequeñas pero sustanciosas modificaciones en su diseño han permitido más espacio para almacenamiento y transporte.

La clave del éxito

Pero una cosa es diseñar una estrategia de producción y otra muy distinta es lograr que tenga éxito en ventas que se sostengan en el tiempo.

Además de combinar aspectos de precio y calidad, otro de los factores clave para el éxito de este producto emblema ha sido su diseño.

Derechos de autor de la imagen Lisa Maree Williams
Image caption La estantería Billy ha vendido hasta ahora unas 60 millones de unidades alrededor del planeta.

La estantería Billy, gracias a su concepto, ha tenido la suerte de ser aceptada incluso por la clase de clientes que no gustan de los productos en serie.

Por su parte, para la experta en diseño de la revista House Beautiful, Sophie Donelson, algunas de las principales características que hacen exitosa a Billy son su diseño sin pretensiones, que cabe en todas parte y que es moderno sin mucho esfuerzo.

Pero más allá de su diseño, si hablamos en términos de dinero, Billy es el paradigma de los productos que son bonitos, buenos y baratos.

Se empeñaron en hacerlo un producto que fuera accesible y duradero a la vez, dos características muy difíciles de encontrar en el mercado actualmente y mucho más en uno como el de los muebles que mueve tantos millones al año.

Este artículo es una adaptación de la serie de BBC Radio 4 "50 cosas que hicieron la economía moderna". Encuentra abajo otros sorprendentes objetos que ayudaron a moldear el mundo en el que vivimos.

Temas relacionados

Contenido relacionado