En imágenes: el desconsuelo de los habitantes de Santa Olga, el pueblo consumido por las llamas de los voraces incendios forestales en Chile

Las casas y los campos están destrozados. Casi toda esta población quedó calcinada bajo las llamas de los peores incendios de la historia del país. Muchos de sus cerca de 5.000 habitantes del lugar lo perdieron todo.

Pie de foto,

Los vecinos de Santa Olga no dan abasto. El pueblo, en el centro sur de Chile, 240 kilómetros al sur de Santiago, ha sido devastado por las llamas de los incendios forestales que desde hace días azotan la región, los peores en la historia del país.

Pie de foto,

Apenas queda rastro del lugar. Y sus cerca de 5.000 habitantes, la mayoría de ellos dedicados al sector forestal o a la agricultura, lo han perdido todo. A pesar de los esfuerzos de bomberos y policías, el fuego no pudo ser controlado.

Pie de foto,

Más de 1.000 viviendas ardieron bajo las llamas y unas 4.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares. El incendio avanza imparable destruyendo lo que encuentra a su paso, alentado por el viento, el calor y la sequía.

Pie de foto,

Los bomberos también tuvieron que ser evacuados y su cuartel quedó calcinado. Solamente en Santa Olga murieron tres personas -dos policías y voluntario del cuerpo de bomberos- en su intento frustrado de combatir las llamas. En total, el recuento de fallecidos en el país asciende a seis (a fecha de 26 de enero).

Pie de foto,

El pueblo se volcó para intentar solucionar la situación llenando baldes de agua. "Estamos sobrepasados, no podemos cubrir toda la zona. Apagamos un incendio y se nos prende otro, los bomberos están destrozados", le dijo a CNN el jefe del cuerpo de bomberos de Constitución (una localidad vecina en la región del Maule), Álvaro Garrido.

Pie de foto,

Los habitantes de Santa Olga tratan de consolarse entre abrazos y llantos. Sus quedaron casas en cenizas y sus campos destrozados. Las llamas abarcan más de 40 kilómetros.

Pie de foto,

Según el último balance, la cifra total de hectáreas quemadas asciende a cerca de 270.000. La localidad de Santa Olga es un asentamiento que fue constituido por familias de trabajadores forestales.

Pie de foto,

Los especialistas aseguran que se trata de "una emergencia sin precedentes" en el país. Y la temporada de incendios apenas acaba de comenzar.

Pie de foto,

"El alcalde se daba vueltas desesperado, nos miraba, no sabíamos qué más hacer. No tenemos las cosas, no tenemos el apoyo, no tenemos qué hacer, es terrible", dijo Garrido en una entrevista radiofónica.

Pie de foto,

Mientras tanto, las llamas siguen devorando lo que encuentran a su paso.