¿Sirvió para mejorar la calidad del aire la extensión al sábado de la restricción de vehículos en Ciudad de México?

Vehículos Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los habitantes de la capital mexicana han apelado a taxis y a vehículos de amigos para movilizarse el sábado y no al transporte público.

Prohibir la circulación de automóviles en Ciudad de México los sábados no ha reducido la presencia de gases contaminantes en el aire, señala un estudio de la Universidad de California.

Los científicos creían, sobre la base de una investigación hecha antes de la inclusión de los sábados, que limitar la circulación de automóviles el fin de semana reduciría las emisiones de los vehículos en 15%.

Pero el estudio de Scientific Reports, que es una publicación científica digital del grupo editorial Nature, señala que "en general, hay poca evidencia de que el programa de extensión ha mejorado la calidad del aire".

De hecho, el autor de la investigación, el doctor Lucas Davis, halló que los residentes tratan de hacerle frente a la medida usando taxis y comprando vehículos extras.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El investigador analizó las medidas de los niveles de gases contaminantes cada hora.

El programa gubernamental que establece restricciones en la circulación de vehículos en Ciudad de México para reducir los niveles de contaminación en el aire se extendió a los sábados en julio de 2008.

"A través (del monitoreo) de los ocho contaminantes principales, la expansión del programa prácticamente no tuvo ningún efecto perceptible sobre la calidad del aire. Los impactos estimados son cercanos a cero" y al visualizarse los niveles de contaminación, no se puede apreciar ninguna reducción, indica el reporte.

El programa que se conoce como "Hoy no circula" y que comenzó a implementarse en 1989 se basa en el último dígito de la placa de los automóviles para determinar cuáles no tienen permiso para salir en un determinado día de la semana. Por ejemplo, los vehículos cuyas placas terminen en 5 ó 6 no pueden circular el lunes.

Y hasta julio de 2008, la restricción sólo entraba en vigor de lunes a viernes.

Sin embargo, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Angel Mancera, ha defendido la importancia del programa de restricción de tránsito debido a la alta contaminación.

En junio del año pasado, Mancera dijo ante una panel de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que no se trata de una medida popular, pero sí necesaria aunque reconoció que no es suficiente para solucionar el problema.

"Expertos han dicho que no puede ser aislado solamente el ´Hoy no circula´ como solución efectiva. Hay que trabajar en la verificación de la industria, los servicios y el transporte público", dijo Mancera, según reseñó la agencia Notimex.

La ciudad más contaminada del mundo

El objetivo de todo el programa -indica el gobierno mexicano en la página web Hoy No Circula- "es ejercer control sobre la contaminación generada por estos vehículos para minimizar el impacto ambiental que producen".

Derechos de autor de la imagen Gobierno de México

"Además de dar una clara ventaja a la hora de limitar la contaminación en la ciudad y con ello mejorar sus condiciones a nivel de salud, ha demostrado ser una excelente medida durante contingencias atmosféricas. También ha impulsado al uso de formas alternativas de transporte".

Y es que en 1992, Naciones Unidas declaró Ciudad de México como la ciudad más contaminada del mundo.

El crecimiento masivo en el uso de vehículos en la capital causó una especie de capa tóxica en el aire que afectó la salud de miles de personas.

El programa ha sido uno de los más antiguos del mundo:

Ciudad Primer año de la restricción Población en el área urbana (en millones)
Atenas, Grecia 1982 3.5
Ciudad de México, México 1989 20.1
Santiago, Chile 1990 6.2
Sao Paulo, Brasil 1995 20.4
Bogotá, Colombia 1998 9.0
Manila, Filipinas 2003 24.1
La Paz, Bolivia 2003 1.9
San José, Costa Rica 2005 1.2
Pekín, China 2008 21.0
Tianjin, China 2008 10.9
Quito, Ecuador 2010 1.7
Nueva Delhi, India 2016 25.0
Fuente: Scientific Report, Nature

El estatus

Para conocer el impacto de la restricción de la circulación de vehículos los sábados, los investigadores estadounidenses analizaron no sólo muestras de la calidad del aire sino estadísticas sobre el uso de transporte público y las visitas al zoológico durante los fines de semana para tener una visión más clara de la ciudad en general.

"Observé un montón de (sustancias) contaminantes, niveles medios, niveles máximos, cada hora del día, pero no pude encontrar ninguna evidencia de que el programa mejorara la calidad del aire", le dijo Lucas Davis a la BBC.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La contaminación del aire provocada por la congestión de vehículos ha sido uno de los principales problemas de la capital mexicana.

"La idea era que (el programa) iba a hacer que la gente usara el transporte público pero si observas la información, te das cuenta que no lo hicieron y en forma de anécdota hay gente que dice que ellos no toman el metro el día que no se les permite sacar sus vehículos sino que consiguen que un familiar los lleve o toman taxis".

El transporte público en Ciudad de México no es caro, indicó el autor, pero con frecuencia está lleno.

Davis también cree que hay factores culturales detrás de la negativa a renunciar al automóvil.

"Conducir es un símbolo de estatus real en Ciudad de México y cuando una familia ha ahorrado suficiente dinero para comprar un carro, hay un estatus asociado con los vehículos privados que es muy fácil de eliminar. Hay un poco de resistencia cultural o socioeconómica vinculada con usar el transporte público".

Mejoras

Pese a este estudio, otros expertos creen que México ha hecho avances significativos hacia la mejora del medio ambiente al tiempo que tanto la población como la economía se han expandido y cientos de miles de nuevos vehículos han entrado en circulación.

Image caption No todos los ciudadanos han optado por el transporte público cuando no pueden usar sus vehículos.

"Además de las restricciones de conducción, Ciudad de México ha hecho inversiones masivas en el transporte público para proveer alternativas más limpias a los vehículos", señaló Mark Watts, director ejecutivo de C40, una red global dedicada a luchar contra el cambio climático y mejorar el medio ambiente.

"Se han abierto varios carriles nuevos para el tránsito rápido de autobuses recientemente y cuentan con el mayor esquema para compartir bicicletas en América del Norte, el cual funciona todo el año", señaló Watts.

Y en una reciente reunión de alcaldes, indica Watts, el alcalde de México, Miguel Ángel Mancera, se comprometió a prohibir los vehículos que funcionan con diesel a partir de 2025, "porque son los causantes de (agentes) contaminantes que son los más peligrosos para la salud pública".

Temas relacionados

Contenido relacionado