El pésimo boletín de notas del matemático Alan Turing que revela que ningún profesor sospechaba que era un genio

Boletín. Foto: Universidad de Cambridge
Image caption La evaluación fue hecha en el verano de 1929 y muestra que Turing era un alumno regular, o incluso malo. Foto: Universidad de Cambridge

Literatura inglesa: regular. Francés: prosa muy regular, con errores elementales producto del apuro. Ensayos: demasiado grandilocuentes para sus habilidades. Matemáticas: mejor, pero su capacidad se ve empañada por la desprolijidad con la que plasma sus ideas en el papel.

Éste bien podría ser el boletín de cualquier adolescente del mundo al que poco le gusta ir a la escuela y cuyo talento —si lo tiene— reside en un área muy lejana a la de la ciencia y la cultura.

Pero no lo es.

Pertenece a una de las mentes más brillantes del siglo XX: Alan Turing, el científico británico considerado padre de la informática y visionario de la inteligencia artificial, que logró descifrar el lenguaje secreto utilizado por los nazis, contribuyendo así a acortar la Segunda Guerra Mundial.

"Desprolijo"

El boletín de notas de la Escuela Sherborne (a la que el joven Turing acudió desde los 13 años) es uno de varios objetos personales que por primera vez se muestran al público, en una exhibición en el Museo Fitzwilliam de Cambridge, Reino Unido.

Sus profesores hacen énfasis en que si el joven quiere continuar sus estudios en la prestigiosa Universidad de Cambridge, debe trabajar más y mejor en sus "ideas vagas".

Image caption Esta máquina de 1944 era una de las que se utilizaba para descifrar mensajes. Foto: Universidad de Cambridge

"Ha hecho algunos buenos trabajos, pero generalmente los pone mal por escrito", se queja su profesor de física.

Otros educadores también se hacen eco en torno a la falta de estilo en su presentación y el profesor de matemáticas deja en claro la falta de capacidad de Turing para escribir "una solución clara y prolija", "inteligible y legible".

Derechos de autor de la imagen Science Photo Library
Image caption Turing está considerado como un visionario de la inteligencia artificial.

Esto es fundamental para "un matemático de primera clase", dice el texto.

El documento, fechado en 1929, no da ningún indicio de la lucidez, capacidad y visión de Turing.

Cucharilla

Entre los otros objetos del archivo personal del matemático que fueron prestados para la exhibición, hay un libro de ciencia —que tiene un capítulo dedicado a descifrar códigos— que él eligió como un premio de la escuela, en honor a su amigo Christopher Morcom, un alumno brillante que murió de tuberculosis a los 18 años.

Se cree que Morcom fue su primer amor.

En 1952, el científico británico fue condenado a 61 años de cárcel por prácticas homosexuales, consideradas delito en Reino Unido hasta 1967, y aceptó recibir inyecciones de estrógeno para anular su libido para evitar ir a prisión.

Image caption Su madre cree que fue tratando de recubrir con oro esta cucharilla, Turing se envenenó accidentalmente.

Otro objeto llamativo es una cucharilla de té que su madre tomó de su habitación después de su muerte en 1954.

Turing murió de envenenamiento por cianuro a los 41 años.

Aunque los médicos forenses determinaron que se trató de un suicidio, su familia mantiene que fue un accidente.

Según su madre, se envenenó accidentalmente cuando trataba de bañar cubiertos en oro.

La cucharilla lleva una nota de su madre que dice que, probablemente, esta fue la pieza que estaba tratando de recubrir utilizando cianuro fabricado por él mismo.

Contenido relacionado