Qué es el ununenio, el elusivo nuevo elemento químico que buscan sintetizar científicos japoneses

Elementos Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La tabla periódica fue presentada por el químico ruso Dimitri Mendeléiev en 1869.

Un equipo de científicos japoneses se ha embarcado recientemente en un proyecto tan fascinante como complejo: se trata de la búsqueda del elemento 119 de la tabla periódica.

En 2016, esta tabla presentada por el químico ruso Dimitri Mendeléiev en 1869 sumó cuatro nuevos elementos: el 113 (nihonio), el 115 (moscovio), el 117 (téneso) y el 118 (oganesón)

Y, ahora, el físico Hideto Enyo y su equipo quieren inaugurar la octava fila de la tabla con el elemento llamado —hasta ahora— ununenio (uno uno nueve, en latín), que nadie hasta la fecha ha visto o logrado crear.

Plan

Los elementos más livianos, como por ejemplo el helio (2) o el litio (3), se formaron inmediatamente después del Big Bang, hace 13.700 años.

El resto, a partir de una fusión nuclear en el corazón de las estrellas.

Los elementos que tienen un número de protones superior a 26 tienen un origen más dudoso. Y aquellos que son más pesados que el plutonio (94) no existen naturalmente en la Tierra, sino que deben ser sintetizados en el laboratorio.

Esto se debe a que con más de 94 protones, el núcleo del elemento se vuelve inestable.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Más allá del plutonio, no hay elementos pesados que ocurran naturalmente en la Tierra sino que deben ser sintetizados en el laboratorio.

¿Cómo piensa el equipo japonés crear el elemento 119?

El plan consiste en disparar haces del metal vanadio, de 23 protones, contra un objetivo de curio (96), un elemento pesado creado artificialmente.

El experimento se llevará a cabo en un acelerador de partículas cerca de Tokio.

La fusión de ambos, creada a partir de este evento superexplosivo similar a un cataclismo cósmico, daría como resultado el elemento superpesado buscado.

Dificultades a la vista

Hasta aquí parece fácil: 23+96= 119.

Nada más lejos de la verdad.

Explosiones como las que se necesitan para crear este elemento son raras y la colisión debe producirse con la cantidad de energía exacta.

Si la energía es débil, los núcleos de ambos elementos rebotarán entre sí y no se producirá la fusión.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Hasta el momento, las búsquedas del elusivo elemento 119 no han dado resultados.

Si es demasiado fuerte, el nuevo átomo se desintegrará.

Por otra parte, no se sabe cuál es la mejor combinación. Anteriormente, otro equipo probó sin éxito la colisión de un haz de titanio (22) contra un objetivo de berkelio (97).

Suman 119, pero fue un fracaso.

Además, se trata de experimentos costosísimos que en definitiva, si tienen éxito, logran crear un elemento que se mantienen cohesionado por apenas unas milésimas de segundos.

¿Será la colisión de vanadio y curio la combinación perfecta para obtener el elemento 119?

El equipo aún no lo sabe. Recién están en la fase inicial de este experimento cuyos resultados pueden producirse en años.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado