Los interrogantes que genera la escuela que tenía en su casa el matrimonio Turpin, que mantenía cautivos y encadenados a sus hijos en California

The Turpin family
Image caption En la página de Facebook de la pareja, aparecen muchas fotos de la familia reunida en distintos viajes y eventos. (Foto: David-Louise Turpin/Facebook)

El desconcierto ante el caso de David y Louise Turpin, los padres que mantenían cautivos a sus 13 hijos en casa, no cesa.

Cámaras y reporteros permanecen a las puertas de la vivienda de la "familia feliz" que acaparó la atención de la prensa internacional esta semana después de que una de las hijas, de 17 años, escapó y les contó a los servicios de emergencia que sus 12 hermanos estaban encerrados y encadenados en su casa en Perris, California.

Aunque día a día se van conociendo más detalles, todavía son más las preguntas que las respuestas, por ejemplo sobre cómo fue tan fácil para los Turpin registrar una escuela privada en su propia casa.

Y es que, según el Departamento de Educación de California, David Turpin dirigía en su residencia la escuela de día Sandcastle ("Castillo de arena"), un centro privado de enseñanza que tenía seis estudiantes, cada uno en un curso distinto.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La escuela Sandcastle funcionaba desde 2011 dentro de la vivienda de los Turpin, en Perris, California.

La escuela, registrada como no religiosa, se inauguró en marzo de 2011.

¿Puede cualquier persona abrir una escuela en su casa en California?

Derecho reconocido

La tradición de educar a los hijos en casa en Estados Unidos está prácticamente extendida por todo el país y ha ido ganando adeptos desde los años 70: en 2016 había en total unos 2,3 millones de estudiantes que recibían la educación en casa, en cursos desde preescolar hasta el final del instituto.

En un fallo de 1972 en el caso de una familia Amish que quería retirar a sus hijos de una escuela tradicional, la Corte Suprema de Estados Unidos reconoció el derecho fundamental de los padres a dirigir la educación de sus hijos.

Desde entonces, la educación en casa no es un derecho que se dispute a menudo en tribunales. Sí se debaten las regulaciones específicas y las ayudas, que varían según el estado.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los defensores de la educación en casa aseguran que son más las ventajas que los inconvenientes.

En el caso específico de California la ley es bastante permisiva, excepto en los casos de criminales convictos.

Los datos del departamento de educación indican que en el año escolar 2016-2017 había más de 3.000 escuelas privadas registradas en el estado, muchas de las cuales funcionan en hogares privados y se crean para unos pocos alumnos.

Una simple declaración jurada

La ley estatal de California requiere que los niños con edades entre los 6 y los 18 años asistan a la escuela de día.

Sin embargo, los padres o tutores pueden sacar a los niños de la escuela y educarlos en casa a través de una escuela privada existente, un programa de estudios independiente o abriendo una escuela en casa y presentando una declaración jurada.

Para poder presentar una "Declaración Jurada de Escuela Privada", el centro debe declarar que los estudiantes matriculados asisten a clase diariamente y a tiempo completo.

California es así uno de los 15 estados que les pide a los padres que se registren para crear una escuela en casa. En otros 11 estados, incluido Texas, los padres no tienen que presentar documentación alguna.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Quienes se oponen a la educación en casa enfatizan el valor de la socialización de los pequeños en la escuela.

Lo que llama la atención es que las escuelas privadas de California quedan fuera de la jurisdicción del departamento de educación, por lo que el estado no tiene autoridad para monitorearlas o evaluarlas y es difícil entender cómo pueden asegurarse de que se cumplen los requisitos de asistencia.

Además, en California los profesores de escuelas privadas no necesitan un título específico. Basta con que sean "personas capaces de enseñar", de acuerdo a la ley del estado.

Tampoco hay restricciones en cuanto a las materias que se enseñan.

¿Deben ser reguladas?

Pam Sorooshian, de la Asociación de Escuelas en Casa de California, reconoce los peligros potenciales de la educación en casa, como que haya gente que no eduque a sus hijos adecuadamente o, lo que es peor, que se cometan abusos.

"La mayoría de nosotros haría lo que fuera necesario si pensáramos que así íbamos a evitar que se dañe a un menor", le dijo Sorooshian a la BBC.

"Pero si los padres quieren cometer crímenes en casa", observó, "ni se molestarán en registrarse".

Image caption La pareja renovó en varias ocasiones sus votos matrimoniales. (Foto: David-Louise Turpin/Facebook)

Esto es particularmente preocupante para casos como el de los Turpin.

Figuras que supervisen

Los datos federales reflejan que la mayoría de los casos de abuso infantil los cometen los padres o adultos que viven en el hogar, según señala Amy Hartfeld, abogada y directora de políticas en el Instituto de Defensa de los Niños, una organización sin ánimo de lucro que opera en California.

Hartfeld resalta la importancia de asegurar que los niños entren en contacto con adultos fuera de la casa, especialmente médicos y profesores que están legalmente obligados a reportar sospechas de abuso infantil a los servicios de protección de menores.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Sobre el matrimonio Turpin pesan acusaciones de tortura y maltrato infantil. Ambos están detenidos bajo fianza de US$9 millones casa uno.

Del otro lado, Sorooshian sostiene que la enseñanza en casa no es el problema.

"Ni siquiera puedes evitar el abuso en cualquier escuela. Las personas son personas. Si quieren llevar a sus hijos a un sitio privado y torturarlos, no podemos detenerlos", señaló Sorooshian en su conversación con la BBC.

"Esto también les pasa a niños que están en la escuela cada día".

En esta misma línea se expresa Brian Ray, presidente del Instituto Nacional de Investigación sobre Educación en Casa (NHERI, por sus siglas en inglés), quien lamenta profundamente lo sucedido con los hijos de los Turpin pero critica que se demonice la educación casera.

Ray, con más de 30 años de experiencia en este campo, señala que NHERI ha realizado investigaciones que constatan que el índice de abuso en el contexto de la educación casera es comparativamente bajo.

Para el experto, cambiar la normativa por el estupor que causa un caso concreto no es la solución correcta.

"Las regulaciones y los controles no impiden que las malas personas cometan malos actos", le dice Ray a BBC Mundo.

Ventajas e inconvenientes

Quienes defienden la educación en casa destacan, entre sus principales valores, que aporta seguridad, flexibilidad, control sobre el currículo escolar, libertad religiosa y mejores relaciones familiares.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La regulación sobre la educación en casa varía en los distintos estados de EE.UU.

Los que la critican denuncian que los casos de abusos pasan bajo el radar y que faltan medidas de control que garanticen no sólo la salud y seguridad de los menores, sino su formación educativa.

Está claro que las diferencias de opinión en EE.UU. sobre la educación en casa son anteriores al escándalo de los Turpin y perdurarán más allá de la conmoción actual, pero sin duda la escuela "Castillo de arena" ha reabierto el debate.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado