"Es mi héroe": la carta con la que el hijo de Gary Oldman defiende a su padre ante las acusaciones de violencia doméstica

Gary Oldman (segundo por la derecha) con sus hijos Gulliver Oldman (izquierda) y Charlie Oldman (derecha), y su esposa Gisele Schmidt, tras ganar el Oscar el domingo 4 de marzo. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Gary Oldman (segundo por la derecha, junto a su familia) ganó el domingo el Oscar al mejor actor por su papel del que fuera primer ministro de Reino Unido Winston Churchill en "The Darkest Hour".

Gulliver Oldman, el hijo de Gary Oldman escribió una emotiva carta en defensa de su padre tras las acusaciones de violencia doméstica que resurgieron contra el actor en el marco de su triunfo en los Premios Oscar el domingo.

El texto salió a la luz después de que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos otorgara a Oldman el galardón al mejor actor por su papel del que fuera primer ministro de Reino Unido, Winston Churchill, en la película "La hora más oscura" (The Darkest Hour).

La ahora exesposa de Oldman, Donya Fiorientino, quien en 2001, durante su divorcio del actor, había denunciado haber sido víctima de maltrato por parte de éste,dijo que los Oscar habían premiado a "un abusador".

Pero el británico siempre ha negado el abuso y tras el resurgimiento de los señalamientos, su hijo sostiene en la carta: "Sólo hay inocencia. Nunca ha habido culpa alguna".

Durante el trámite de divorcio, Fiorientino acusó a Oldman de golpearla repetidamente con un teléfono cuando ella intentaba llamar a la policía.

Gulliver Oldman tenía 3 años en ese entonces. Luego de la separación, un tribunal le concedió al actor la custodia absoluta sobre éste y su hermano menor Charlie.

En la nota, el hijo escribe: "Yo estaba allí cuando sucedió el "incidente", así que me gustaría dejar esto radiantemente claro: no sucedió. El que diga lo contrario está mintiendo".

"Héroe y referente"

El hijo relata que fue "perturbador y doloroso" ver las "falsas acusaciones" desenterradas después de tantos años.

"La custodia de los niños no se le concede a un abusador de esposas y en casi ninguna circunstancia a un hombre", escribe. "El que yo haya vivido a tiempo completo con mi padre debería ser de por sí prueba suficiente".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Gary Oldman y Donya Fiorentino estuvieron casados hasta 2001. Un tribunal le concedió al actor la custodia absoluta sobre los hijos de la pareja.

Describe a su padre como su "único y verdadero referente" y su "único héroe", y aclara que dejó de hablar con su madre hace siete años, cuando tenía 13.

También dice del actor que es "un hombre maravillosamente amable, increíblemente talentoso, un hombre que no cambiaría por nada el amor y felicidad de su familia".

Y añade: "Este tormento debió haber terminado hace 16 años. En un año tan trascendental de su carrera, mi padre debería por fin poder disfrutar de sí mismo. Espero y ruego que hagamos de eso un posibilidad".

"La única manera de lograrlo es dejando de repetir, dejando de compartir y dejando de creer en las mentiras".

Después de la ceremonia de los Oscar, Fiorentino felicitó sarcásticamente a su exesposo y a la Academia, diciéndole al sitio de farándula TMZ: "Pensé que habíamos evolucionado. ¿Qué pasó con el movimiento #MeToo?".

El representante de Oldman, Doug Urbanski, respondió a las acusaciones en un comunicado dirigido a la BBC: "Gary fue completamente exonerado de esas acusaciones en 2001... algo que tuvo consecuencias".

Añadió que los movimientos Time's Up y Me Too son "críticos y justamente esperados", pero que era "desafortunado" que Fiorentino los usara "como un escudo conveniente para promover su venganza personal".


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado