Qué es verdad y qué es ficción en "El Mecanismo", la serie de Netflix sobre el escándalo de corrupción "Lava Jato" en Brasil

Personajes Joao Pedro Rangel (izq.) y Roberto Ibrahim (der.) Derechos de autor de la imagen Pedro Saad / Netflix
Image caption El personaje Joao Pedro Rangel (izq.) representa al exdirector de la Petrobras, Paulo Roberto Costa.

Alerta de "spoilers": este reportaje contiene detalles de la trama.

El cineasta brasileño José Padilha repite la misma fórmula que usó en "Narcos" para su nueva serie en Netflix, "El Mecanismo", una ficción basada en la operación "Lava Jato" (lava autos, en portugués).

La serie "Narcos", que vio la luz en 2015, construye su relato sobre carteles de la droga colombianos mezclando elementos de la realidad con otros de ficción.

"El Mecanismo", sobre el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, es descrita por sus creadores como una "obra de ficción inspirada libremente en eventos reales".

"Los personajes, situaciones y otros elementos fueron adaptados para su efecto dramático", se lee al comienzo de cada episodio.

Pero la serie ha suscitado las críticas de los simpatizantes del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Una en particular provino de la también exmandataria Dilma Rousseff, quien acusó a Netflix de "distorsionar la realidad" y difundir mentiras sobre ella y sobre su antecesor en el cargo.

Las personas que en la vida real están relacionadas con el escándalo aparecen en la serie con otros nombres. Lula, por ejemplo, aparece representado como "Joao Higino".

En varios casos, los nombres tienen similitudes con los de las personas reales. El personaje que representa a la exmandataria Dilma Rousseff, por ejemplo, fue llamada como "Janete Ruscov"; Michel Temer es "Samuel Thames".

Lo mismo ocurre para los doleiros,nombre que en el mundo del crimen brasileño reciben operadores ilegales del mercado de cambio. Este es el caso de Alberto Youssef ("Roberto Ibrahim") y Carlos Habib Chater ("Chebab").

El exministro de Justicia y abogado Márcio Thomaz Bastos (1935-2014) aparece en la serie como "Mário Garcez Brito" alias "O Mago". El personaje es una especie de superlobista y abogado defensor de contratistas en problemas con la justicia.

Pero la vida real es más compleja: Thomaz Bastos realmente trabajó para contratistas vinculadas a la operación Lava Jato antes de morir, pero también fue el principal responsable de la reestructuración y aumento de capacidades de la Policía Federal durante su paso por el Ministerio de Justicia (2003-2007).

Derechos de autor de la imagen Karima Shehata / Netflix
Image caption La primera temporada de la trama de Netflix se enfoca en el papel de la Policia Federal.

En la serie también se cambia el nombre de entidades y empresas que existen en la vida real, como el PT (Partido de los Trabajadores ), que pasa a llamarse "PO" (Partido Operário) o Petrobras, que cambia a "Petrobrasil".

BBC Brasil buscó a José Padilha para este reportaje, pero no obtuvo respuesta.

¿Qué es verdad y qué es invención en la nueva serie de Padilha? Te explicamos cómo sucedieron en la vida real algunos de los episodios retratados en la producción de Netflix.

1. ¿Lula habló sobre "parar la sangría"? Falso

En la serie, esta frase es pronunciada por el personaje Joao Higino —que representa al expresidente Lula— en un diálogo con el exministro de Justicia, representado en la serie por "O Mago". El diálogo ficticio ocurre en 2014, antes de las elecciones presidenciales, pero la escena es inventada.

En la vida real, la frase se la dijo el senador Romero Jucá, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), rival del PT de Lula, a Sérgio Machado, expresidente de Transpetro —subsidiaria de Petrobras— y delator de la operación "Lava Jato".

La conversación fue grabada por Machado y entregada a las autoridades como parte de un acuerdo de delación. El momento también es otro: el diálogo real ocurrió en marzo de 2015, ya con Rousseff reelecta.

En una entrevista por escrito con el sitio Observatório do Cinema, publicada el domingo, Padilha calificó la polémica en torno a la frase como una "tontería".

2. La prisión del doleiro Youssef ocurrió en 2014 ¿de esa forma? Verdad, pero...

En la serie, el doleiro o cambista Roberto Ibrahim se aprovecha de un descuido del agente "China" (que representa al policía federal ya jubilado Newton Ishii, conocido popularmente el "japonés de la Federal") para tomar un jet en el aeropuerto de Congonhas (Sao Paulo) y viajar a Brasilia.

Sin embargo, Ibrahim (Youssef) reaparece en el radar de los policías, ya en la capital brasileña. En su hotel, recibe una llamada y, al descubrir que provenía de la policía federal, deduce que será detenido.

Entonces, va a otro cuarto del hotel y entrega una maleta con dinero a un amigo que viajaba con él.

"Voy a ser detenido mañana. Haz el pago ahí", dice, con calma.

Derechos de autor de la imagen Karima Shehata / Netflix
Image caption El "agente China" se inspira en Newton Ishii, conocido popularmente como el "japonés de la Federal" tras aparecer en algunas fotos practicando detenciones.

La escena es real, incluso la maleta con dinero. La diferencia es que el agente en la vida real, Ishii, no dejó escapar a Youssef, ni el doleiro estaba en Brasilia en el momento de su detención. En la realidad estaba en un hotel en Sao Luis, en el estado de Maranhao.

3. ¿Existió realmente la gasolinera clave para la operación"Lava Jato"? Verdadero

En la serie, el local se llama "Posto da Antena". En la vida real se llama "Posto da Torre", una gasolinera que funciona hasta el día de hoy en el centro de Brasilia.

El establecimiento fue blanco de la primera fase de la operación "Lava Jato".

En la gasolinera, además de 16 bombas de combustible, había un local de kebabs y una casa de cambio, además de un lavacoches (lava-jato).

La estación de servicio pertenecía a Carlos Habib Chater, socio de Youssef. En la serie, Chater es representado por el personaje "Chebab". En la vida vida real, la gasolinera también sirvió de inspiración para bautizar la operación como "Lava Jato".

4. ¿Circulaba Youssef por el comité de campaña de Dilma Rousseff? Falso

Al comienzo de la serie, el personaje Roberto Ibrahim (Alberto Youssef en la vida real) aparece en una escena dentro del comité de campaña del "Partido Operário" —en la vida real, el PT de Lula y Rousseff—.

Allí Ibrahim le pregunta a una integrante del equipo de campaña ficticio si esa semana es suficiente con 500.000 reales (unos US$220.000 en la época).

"600, mi amor. Para ahora", responde ella.

Derechos de autor de la imagen Agência Brasil
Image caption Alberto Youssef (izq.) y Paulo Roberto Costa (der.) realmente fueron los primeros delatores de Lava Jato.

En la vida real, esta escena jamás pudiera haber podido ocurrir: durante la campaña electoral de 2014, Alberto Youssef estaba preso en el marco de las investigaciones de la operación "Lava Jato".

En tanto, para el Ministerio Público, hay pruebas de que en 2014, la campaña presidencial de Dilma Rousseff y su aspirante a vicepresidente, Michel Temer, usaron dinero procedente del esquema de corrupción de Lava Jato.

Tanto el PT como el PMDB niegan haber usado dinero del crimen para financiar sus campañas.

5. ¿Realmente Youssef fue arrestado y llegó a un acuerdo de delación una década antes de Lava Jato? Cierto, pero...

En 1969, el Banco Central de Brasil sacó una norma con el objetivo de facilitar la vida de los brasileños que vivían en el exterior. La norma creaba un tipo de cuenta bancaria —bautizada como CC5— que permitía depositar dinero en moneda extranjera en Brasil y sacarla en el exterior.

Entre 1996 y 2003, un grupo de cambistas utilizó ese tipo de cuentas del Banco do Estado do Paraná, el antiguo Banestado, para enviar cerca de US$30.000 millones fuera del país.

Uno de esos cambistas era Alberto Youssef. Él más tarde admitió el pago de sobornos a dirigentes del Banestado, en nombre de empresas, para facilitar préstamos a esas empresas. El nombre del banco bautizó el escándalo.

Derechos de autor de la imagen Pedro Oliveira - Assembleia Leg. do Paraná
Image caption El juez Sergio Moro realmente tenía la costumbre de ir al trabajo en bicicleta, como se muestra en la serie.

Yousseff cerró su primer acuerdo de delación en 2004, un acuerdo que fue homologado por el juez Sérgio Moro. En 2014, durante el segundo arresto del cambista, el mismo juez invalidó el acuerdo de diez años antes.

La historia se resume en la serie de Padilha, incluso con una mención a las cuentas CC5. Pero hay, al menos, dos puntos que merecen reparos.

Al ser detenido, el doleiro dijo que no iba a permanecer preso mucho tiempo ya que su abogado era "el ministro de Justicia". En esa época, el ministro era Márcio Thomaz Bastos ("O Mago", en la serie), quien nunca defendió a Youssef.

Además, en la serie no se menciona el hecho de que el esquema comenzó a funcionar en 1996, durante el gobierno del expresidente Fernando Henrique Cardoso (PSDB).

6. ¿Existió realmente el policía Marco Rufo y buscaba pruebas en la basura? No ocurrió del todo así...

Al igual que otros personajes de la serie, el policía Marco Rufo está inspirado en una persona real: el excomisario de la Policía Federal, Gerson Machado, hoy jubilado. Al igual que Rufo, Machado es de Londrina, en el estado de Paraná, que también es la ciudad natal de Alberto Youssef.

Y al igual que Rufo, el de la ficción, Machado investigó a Youssef y dijo haber sido acusado de "persecución" por el doleiro.

En la vida real, Machado abrió una investigación sobre el caso en 2008, años antes de que comenzara la operación Lava Jato. En 2016, Machado dijo al diario O Estado de S. Paulo que fue apartado de las investigaciones y después fue prejubilado a los 49 años, en 2013. Esto le causó depresión.

Derechos de autor de la imagen Karima Shehata / Netflix
Image caption Selton Melo interpreta Marco Rufo, personaje inspirado en un policía hoy jubilado.

En la serie, Marco Rufo conoce a Ibrahim desde la infancia, está detrás del cambista desde el caso Banestado (en la década de 1990) y sufre de trastorno bipolar.

Más allá de eso, busca en la basura de Ibrahim para intentar obtener pruebas y comete otros actos ilegales a lo largo de la serie.

En la vida real, los investigadores de la operación "Lava Jato" usan una serie de programas informáticos de análisis de datos, nunca obtienen nada de la basura de los investigados, hasta donde se sabe.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado