"El crimen más británico de todos los tiempos": el escándalo del hombre que burló al programa de TV ¿Quién quiere ser millonario?

Chris Tarrant Derechos de autor de la imagen ITV
Image caption Chris Tarrant fue el conductor del programa que fue transmitido en Reino Unido por más de 15 años en la cadena ITV.

En 2001, Charles Ingram, un excomandante del ejército británico, se convirtió en la tercera persona en ese país que ganaba el concurso televisivo "¿Quién quiere ser millonario?" ("Who Wants To Be A Millionaire").

Pero entre pregunta y pregunta y aplauso y aplauso, hubo algo muy peculiar en esa edición del programa y la clave no estaba en Ingram, sino en unas toses que se escuchaban.

Y más precisamente: en el momento en que surgían.

La más reciente obra de teatro del británico James Graham, "Quiz", evoca ese episodio televisivo, cuenta la historia de lo que el dramaturgo califica como "el crimen más británico de todos los tiempos": el escándalo de las toses en "¿Quién quiere ser millonario?".

Ingram fue acusado de hacer trampa.

De acuerdo con la acusación, Ingram contó con la ayuda de su esposa, Diana, y de otro concursante, Tecwen Whittock, quienes supuestamente tosían cuando la respuesta correcta era mencionada.

Ingram mantuvo que era inocente a lo largo del juicio.

Pero tanto él como su esposa y su cómplice fueron juzgados y declarados culpables de engaño y, en 2003, se les dictaron penas de prisión suspendidas.

El público vota

El público que asiste a la obra tiene la opción de expresar su opinión sobre la culpabilidad o inocencia de Ingram.

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption Charles Ingram en septiembre de 2001.

Los asistentes pueden votar a través de un dispositivo electrónico al que tienen acceso en el teatro y lo hacen cuando terminan las dos partes de la puesta en escena.

La primera parte culmina tras la presentación del caso para su procesamiento judicial y al final de la segunda parte, la audiencia ya ha escuchado la defensa de Ingram.

Uno de los aspectos interesantes de la obra, indica Daniel Evans, director de la obra, es que los asistentes podrán comparar, al final del show, su voto con el del resto del público de esa noche y con los votos de las presentaciones previas.

Los resultados varían de presentación en presentación, pero Evans y Graham señalan que las audiencias generalmente votan "culpable" tras escuchar la parte acusatoria, pero tienden a tomar el lado de Ingram tras escuchar su defensa.

"Obsesión británica"

"Los shows que se basan en preguntas y juegos me parecen fascinantes, son una obsesión muy británica y es algo que me encanta", le dijo Graham a la BBC.

Derechos de autor de la imagen ITV
Image caption En Reino Unido, el concurso fue ganado por cinco personas.

"Pienso que la historia de si unas personas de clase media intentaron robarse un millón de libras (más de US$1.400.000) con preguntas y toses, se siente como el crimen más británico de todos los tiempos. Y por su simplicidad, resulta casi absurdo".

"Para mí fue realmente emocionante y pensé que si solo pudiéramos intentar y convertir eso en un thriller al estilo de "Ocean's Eleven" ("La gran estafa"), (…) la proposición sería realmente fascinante".

Tras presentarse el año pasado en Chichester, en el sur de Inglaterra, la obra se expone en Londres.

Evolución

El teatro Noel Coward se ha acondicionado de tal manera que el público pareciera estar en el set de televisión donde se filmaba el famoso programa.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El programa, de origen británico, fue exportado a más de 100 países.

La pieza ha provocado reseñas positivas de los críticos.

Graham indicó que tras la llegada de la obra a la capital británica, alrededor de 40% de la obra fue reescrita.

"No porque no estuviésemos felices con lo que sucedió en Chichester, sino porque aprendes mucho cuando haces una prueba para un show. Simplificamos la narrativa, reordené parte de la estructura. Tuvimos que pensar en un teatro proscenio victoriano, que es muy diferente al estudio teatro en Chicheter".

"También porque muchas de las personas envueltas en '¿Quién quiere ser millonario?" vinieron a ver la obra y me llamaron, me pidieron que nos reuniéramos y eso me permitió aprender nuevas cosas, nuevos hechos, nuevas anécdotas. Por eso la pieza también evolucionó".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado