Cómo lograron salvar la vida del exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia, atacados con el agente nervioso Novichok

Yulia Skripal Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Yulia Skripal durante una entrevista televisiva en mayo de este año. Todavía son visibles las marcas en la tráquea resultado de la asistencia respiratoria que recibió durante su tratamiento.

Que Sergei Skripal y su hija Yulia sobreviviesen al ataque con un agente nervioso no cabía entre las posibilidades del equipo médico que los recibió en el hospital inglés de Salisbury.

Pero lo lograron y, por primera, vez los doctores que les salvaron la vida le contaron al programa Newsnight de la BBC cómo lo hicieron.

Al exespía ruso, que residía en Reino Unido desde 2010, y a su hija los encontraron desplomados en un banco de una localidad en el oeste de Inglaterra el 4 de marzo de este mismo año.

Lo primero que pensaron al ingresarlos en el Hospital del Distrito de Salisbury es que se trataba de una sobredosis de opioides.

"Lo único que nos dijeron es que había dos pacientes en urgencias en estado crítico", recuerda Sarah Clark, la enfermera de guardia aquella noche.

Pero después de que la policía les dijo que los dos pacientes eran un exespía ruso y su hija, con altas posibilidades de haber sido objeto de un ataque intencionado, descartaron la hipótesis de los opioides.

Fue entonces cuando empezaron a observar síntomas típicos de envenenamiento por organofosforados o agentes nerviosos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El caso de envenenamiento de Skripal y su hija desencadenó una crisis diplomática entre Reino Unido y Rusia que después siguieron otros países como Estados Unidos.

Todas las terapias posibles

"Cuando nos dimos cuenta de que se trataba de un agente nervioso, esperábamos que no sobrevivieran", le cuenta a la BBC el doctor Stephen Jukes, de cuidados intensivos del hospital de Salisbury.

"Intentaríamos todas nuestras terapias. Aseguraríamos la mejor atención clínica, pero todo indicaba que no sobrevivirían", confiesa Jukes.

Superar este primer diagnóstico no fue fácil.

Primero los sedaron fuertemente y eso les permitió poder soportar el equipo médico tan intrusivo al que estaban conectados. A la vez, esto ayudó a protegerlos de un posible daño cerebral como consecuencia de la intoxicación por agentes neurotóxicos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los agentes Novichok se consideran "armas binarias" porque para que actúen se requiere la combinación de dos ingredientes.

Con el tiempo, la sedación se redujo y la ventilación pasó de la boca a la tráquea, como lo demuestra la cicatriz que se pudo ver en el cuello de Yulia Skripal tras su aparición televisiva después de recibir el alta.

Una vez que los Skripal estuvieron estables y consiguieron hablar, la preocupación de los médicos era ver cómo se podía estimular la producción de una encima clave para su recuperación: la acetilcolinesterasa, que se ocupa de transmitir las órdenes del nervio al músculo.

Es algo que el cuerpo hace de forma natural, pero el proceso puede llevar meses.

Asesoramiento

Probaron entonces combinar varios medicamentos aconsejados por "expertos internacionales", algunos de ellos del laboratorio Porton Down, dice el doctor Duncan Murray, reponsable de cuidados intensivos del hospital.

Derechos de autor de la imagen EPA/ YULIA SKRIPAL/FACEBOOK
Image caption Tanto a Sergei Skripal como a Yulia los encontraron inconscientes en un parque.

Porton Brown, el Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa de Reino Unido, es un centro conocido internacionalmente por su experiencia en tratar armas químicas, así que ofreció al hospital de Salisbury y su personal asesoramiento sobre las mejores terapias a seguir en este caso.

Se decidió entonces aplicar tratamientos ya conocidos, pero con enfoques nuevos. Y sucedió lo inesperado.

La rápida recuperación sorprendió a todos, asegura el doctor Jukes, que todavía no puede explicar las razones por las que la evolución fue tan satisfactoria.

Image caption Duncan Murray aseguró que la ayuda de "expertos internacionales" fue clave en el desarrollo del tratamiento.

Claves del éxito

Pero el doctor Murray tiene claro qué pudo contribuir a que Sergei Skripal y su hija Yulia estén vivos a día de hoy.

"Gran parte del éxito se debe a una muy buena atención médica y al excelente trabajo del equipo de los médicos, la atención y la fantástica dedicación de nuestros enfermeros", asegura.

Ellos fueron los primeros en asumir el riesgo cuando ni siquiera sabían a lo que se enfrentaban y no habían tomado ninguna precaución específica, según señala la directora de enfermería, Lorna Wilkinson.

El 9 de abril, Yulia fue dada de alta y algo más de un mes más tarde, el 18 de mayo, lo hizo su padre.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Sergei Skipral fue parte de un intercambio de presos entre Rusia y Estados Unidos en 2010.

Todavía hay muchas preguntas que responder en el caso de los Skripal y también mucho que aprender sobre los agentes nerviosos, asegura el equipo médico.

Pero quienes trataron al exespía y a su hija creen que el éxito no hubiera sido tal sin su pronta llegada a la unidad de cuidados intensivos, sin la sedación que limitó un posible daño cerebral y sin los consejos, pruebas y tratamientos sugeridos por los expertos de Porton Down.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado