Cómo el temor por el Juicio Final llevó a la creación de los hospitales

Dibujo del siglo XVI de un cuarto de hospital Derechos de autor de la imagen iStock
Image caption Los primeros hospitales tuvieron poco que ver con la medicina y mucho que ver con la caridad.

El hospital juega una parte importante en nuestras vidas. La mayoría de nosotros nacemos y morimos en hospitales. Y la mayoría también visitamos el hospital para ser operados en algún momento de nuestras vidas.

Pero ¿cómo surgió la idea del hospital? ¿De dónde vino el concepto de segregar a los enfermos en institutos lejos del resto de la población?

En realidad el hospital es un invento netamente cristiano, inspirado en la descripción que hace la Biblia del Juicio Final.

"Entonces el Rey dirá a los de su derecha: 'Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo'".

"'Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; fui forastero y me recibisteis; estaba desnudo y me vestisteis; enfermo y me visitasteis; en la cárcel y vinisteis a mí'", dice el libro de Mateo (Capítulo 25).

"En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis."

El hospital fue creado como una institución que podía cumplir con todas estas "tareas misericordiosas", como se las llamaba. Podía alimentar a los hambrientos, hospedar a los extraños y acoger a los enfermos.

El término hospital viene del latín hospitium (hospitalidad) y es el lugar que brinda hospitalidad a extraños.

Derechos de autor de la imagen iStock
Image caption Los ricos del medioevo querían asegurarse la vida eterna y crearon los hospitales para los pobres.

Los primeros hospitales medievales hacían justamente eso: acogían a pobres, que eran cuidados en cuerpo y alma de forma gratuita.

Fueron establecidos por los más ricos, que los financiaban, como un acto de caridad que les podía garantizar la vida eterna.

Los primeros hospitales

Para finales del medievo, en el siglo XVI, había miles de hospitales en toda Europa. En algunas ciudades como Roma, Nápoles o Barcelona, eran instituciones gigantes que alojaban a más de dos mil pacientes (a veces había tres personas por cama).

En Francia los hospitales más grandes eran llamados Hôtel-Dieu (Residencia de Dios). Muchas veces estaban dedicados al espíritu santo.

Otros hospitales eran pequeños o se dedicaban a una tarea específica, como nacimientos o la tercera edad o una enfermedad en particular.

Toda ciudad tenía al menos un hospital. Pero todos eran únicamente para los pobres.

Muchos estaban atestados de pacientes ya que nadie era rechazado, por el principio cristiano sobre el que estaban fundados.

Los hospitales eran atendidos por diversas órdenes religiosas y las monjas y monjes trabajaban como enfermeros y también los mantenían limpios.

Derechos de autor de la imagen iStock
Image caption Muchos de los edificios que albergaron los primeros hospitales aun sobreviven pero se utilizan para otro fin.

Dentro de todas las instituciones había al menos un altar y se celebrara la misa de forma regular. También se confesaba a los enfermos y los moribundos.

Solo en los hospitales más grandes había médicos, que recetaban medicamentos y realizaban operaciones.

Las personas con dinero que enfermaban eran cuidadas en su casa por médicos que trabajaban a domicilio.

Esto solo empezó a cambiar a comienzos del siglo XX.

Los hospitales modernos

La mayoría de los edificios que se usaron como hospitales en la Edad Media terminaron utilizándose para otro fin a partir del siglo XIX, cuando empezaron a surgir los primeros hospitales modernos, dedicados exclusivamente a tratar a personas enfermas (y ya no solo a los pobres).

Muchos de los edificios que albergaron a los primeros hospitales en Europa se convirtieron en museos, bibliotecas o incluso en hoteles.

Los nuevos hospitales no solo pusieron el foco en curar sino también en formar profesionales. La medicina se reformó y las camas de los pacientes pasaron a ser un lugar no solo de tratamiento sino de enseñanza y aprendizaje.

Derechos de autor de la imagen iStock
Image caption Los hospitales modernos son centros de enseñanza de la medicina y no solo lugares en los que se cura a los enfermos.

Luego en el siglo XX, los hospitales pasaron a ser el lugar donde los estados centralizaron la atención médica y atienden a los enfermos a gran escala.

Pero a pesar del enorme progreso de la ciencia y la medicina, el espíritu profundamente religioso de los primeros hospitales perduró, ya que siguen siendo lugares que en esencia ofrecen calidez y cuidado al que lo necesita.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado