Guía animada para entender cómo se forman los huracanes

Huracanes, tifones o ciclones. Pueden recibir nombres distintos según la zona en la que se producen, pero sus efectos acostumbran a ser siempre devastadores. Esta guía te muestra cómo se forman.

Huracanes

Guía de las tormentas más letales

Los huracanes son tormentas violentas que causan devastación en las zonas costeras, poniendo vidas, casas y negocios en peligro.

Los huracanes nacen a partir de tormentas que aumentan su potencia por el aire cálido y húmedo que encuentran en su camino al cruzar aguas subtropicales. El aire caliente se eleva hacia la tormenta.

El aire forma remolinos para rellenar la baja presión de la tormenta, succionando el aire hacia adentro y hacia arriba, lo cual refuerza la baja presión.

La tormenta gira debido a la rotación de la Tierra y la energía del agua caliente del océano aumenta la velocidad de los vientos, a medida que la tormenta se fortalece.

Cuando la velocidad de los vientos alcanza los 119km/h la tormenta se convierte oficialmente en un huracán (en el Atlántico y el Pacífico Oriental) o en un un tifón (en el Pacífico Occidental).

"Todo el mundo tiene un plan hasta que le llega el golpe en la cara. Pues bien, estamos a punto de que nos golpeen la cara". Bob Buckhorn, alcalde de Florida, antes de la llegada del huracán Irma (2017)

El ojo del huracán, que tiene un clima más tranquilo, está rodeado por una pared de tormentas de lluvia. En la parte de abajo de esa pared del ojo están los vientos más rápidos, pero la recorren hacia arriba violentas corrientes de aire.

Bajo el ojo del huracán se junta una acumulación de agua que puede ser liberada al tocar tierra. Estas oleadas de agua pueden causar más daños por inundaciones que la fuerza de los vientos.

Alerta urgente por el rápido aumento de agua en la costa SO de FL por el paso del ojo de #Irma. ALÉJENSE DEL AGUA". Tuit del Centro Nacional de Huracanes.

El tamaño del huracán se mide principalmente con la escala Saffir-Simpson. En el Pacífico asiático y en Australia usan otras escalas.

Vientos de 119-153km/h. Pequeñas inundaciones, ciertos daños a estructuras. Aumento del nivel del mar +1,2m-1,5m

Vientos de 154-177km/h. Daños potenciales a tejados y árboles. Aumento del nivel del mar +1,8m-2,4m

Vientos de 178-208km/h. Inundaciones severas y daños a los edificios. Aumento del nivel del mar +2,7m-3,7m

El huracán Sandy (2012) causó daños valorados en US$71.000 millones en el Caribe y en Nueva York.

Vientos de 209-251km/h. Tejados destrozados y daños estructurales graves en edificios. Aumento del nivel del mar +4m-5,5m

El huracán Ike (2008) golpeó el Caribe y Louisiana.

Vientos de 252km/h o más. Daños graves en edificios e inundaciones severas más lejos de la costa. Aumento del nivel del mar +5,5m

El huracán Irma (2017) causó devastación en las islas del Caribe.

"A todos los que están pensando que pueden sobrellevar fácilmente esta tormenta les tengo noticias: ese será uno de los mayores errores que pueden cometer en la vida"·. Alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin, antes de la llegada del huracán Gustav en 2008.

En el Océano Atlántico y el este del Pacífico se les llama huracanes, en la Bahía de Bengala y en el Océano Índico se les conoce como ciclones mientras que en el Pacífico occidental se los conoce como tifones.

Los huracanes se forman por la acumulación de tormentas eléctricas que se desplazan sobre aguas oceánicas cálidas.

Cuando el aire cálido de la tormenta y de la superficie oceánica se combinan, empiezan a elevarse en forma de remolinos. Esto genera baja presión en la superficie del océano.

Los vientos que circulan en direcciones opuestas hacen que la tormenta comience a girar. La elevación del aire cálido hace que la presión disminuya a mayor altitud.

Derechos de autor de la imagen Getty Images

La tormenta gira debido a la rotación de la Tierra y la energía del agua caliente del océano aumenta la velocidad de los vientos. Así es como la tormenta va fortaleciéndose.

Para que finalmente sea considerado un huracán tiene que alcanzar los 119km/hora.

Escalas

El impacto de un huracán suele ser severo siempre que toca tierra. Para poder evaluar los peligros y la capacidad de destrucción de los huracanes, así de la serie de medidas que hay que tomar para proteger a la población, se creó la escala de Saffir-Simpson.

Fue creada especialmente para medir la fuerza de los huracanes en el continente americano y se utiliza cada vez más para categorizar ciclones y tifones, aunque algunas regiones utilizan otras escalas.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado