Nicolas Roeg, el cineasta que trabajó con David Bowie, muere a los 90 años

Nicolas Roeg Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En 2012, Nicolas Roeg ganón el premio del Círculo de Críticos de Cine de Londres.

Nicolas Roeg, el director de cine británico que se caracterizó por su cinematografía experimental y narrativa no lineal, murió a los 90 años, según informa su familia.

En una carrera que abarcó seis décadas, fue celebrado por sus realizaciones tanto originales como polémicas.

Sus películas, que incluyen "Walkabout" y "Performance", abordaban temas de profunda complejidad psicológica con escenas de violencia cruda y sexo gráfico.

"Don´t Look Now", un filme de suspense psicológico de 1973, causó escándalo por las escenas sexuales entre sus protagonistas Julie Christie y Donald Sutherland.

Roeg tuvo predilección por incluir a estrellas del rock and roll en sus elencos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Le gustaba trabajar con estrellas de rock and roll, como David Bowie, aquí en "The Man Who Fell to Earth".

Primero trabajo con Mick Jagger en el enrevesado drama criminal "Performance", luego con David Bowie en la película de ciencia ficción "The Man Who Fell to Earth", y posteriormente con Art Garfunkle en la cinta igualmente de suspense y obsesión sexual "Bad Timing".

Confuso y hechizante

Nicolas Roeg fue uno de los realizadores de cine más originales que jamás haya existido en Reino Unido.

Nacido en St. John´s Wood, en el norte de Londres, en 1928, Roeg se inició en la industria cinematográfica preparando el té para el equipo y luego operando la claqueta en los estudios Marylebone.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En "Performance", los personajes interpretados por James Fox y Mick Jagger intercambiaron personalidades.

Desarrolló un interés en fotografía que lo llevó al cargo de cinematógrafo. Esa experiencia le sirvió para dotar sus trabajos de una impactante calidad visual.

Uno de los primeros fue con el celebrado director David Lean en la filmación de "Lawrence de Arabia", donde fungió como director de la segunda unidad de fotografía.

Frecuentemente exasperaba a los críticos y se ganó la reputación de ser muy duro con sus actores.

También le encantaba intercambiar personajes, mezclar escenas y cronología con lo que confundía y hechizaba a su público.

Un crítico lo describió una vez como un mago y un malabarista.

"Nunca he hecho un guión gráfico de nada", dijo en una entrevista. "Me gusta la idea del azar. Lo que hace a Dios reír son las personas que hacen planes".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado