Por qué llegan cada vez menos estudiantes extranjeros a Estados Unidos

Durante muchas décadas, las universidades de Estados Unidos han sido un destino muy apetecido por estudiantes de todas partes del mundo. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Durante muchas décadas, las universidades de Estados Unidos han sido un destino muy apetecido por estudiantes de todas partes del mundo.

Cada vez son menos. El número de estudiantes internacionales que se inscriben en universidades de Estados Unidos cayó en casi 7% el año pasado, de acuerdo con cifras oficiales publicadas este mes.

Es el segundo año consecutivo en el que esta cifra se reduce, haciendo mella en un mercado que representa unos US$42.000 millones anuales para la economía estadounidense.

El profesor Simon Marginson, un experto de la Universidad de Oxford en tendencias sobre estudiantes internacionales, considera que hay "pocas dudas" de que esta caída tiene que ver con el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump.

Asegura que se trata de una combinación del efecto de los mensajes contra la inmigración que desestimulan a los potenciales aspirantes a ir a estudiar a ese país y el endurecimiento del sistema de otorgamiento de visas para estudios.

"Ambiente político"

El Instituto Internacional de Educación (IIE), que recopila información anualmente sobre este tema, consultó a potenciales alumnos sobre las razones para no estudiar en Estados Unidos y descubrió una mezcla de factores políticos, con aspectos prácticos y económicos.

Uno de los elementos mencionados, por ejemplo, fue el alto costo de las matrículas, pero también hablaron de "no sentirse bienvenidos en Estados Unidos" y de preocupación por su "seguridad física" en ese país.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La llegada de Trump a la Casa Blanca y su discurso contra la inmigración parece haber hecho de EE.UU. un destino menos atractivo para los estudiantes extranjeros.

Las mayores caídas en las solicitudes se han producido entre ciudadanos de lugares como India, Corea del Sur, México y Arabia Saudita.

Pero también han descendido las cifras de estudiantes procedentes de Reino Unido, Alemania y Francia.

Lo más llamativo de esta caída en la llegada de alumnos de otros países es que representa una reversión de un patrón de crecimiento que se había mantenido durante décadas.

Poder blando

Estados Unidos ha sido muy exitoso atrayendo hacia sí la cuota más grande del mercado de estudiantes internacionales.

A inicios de la década de 1960, había unos 50.000 estudiantes internacionales en Estados Unidos.

Esa cifra creció año tras año hasta ubicarse por encima de los 500.000 para el año 2000.

En 2015, había más de un millón de estudiantes extranjeros en EE.UU.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La popularidad de las universidades de EE.UU. ha sido vista como parte de su estatus de superpotencia.

Esto generaba beneficios financieros, pero también era visto como una parte importante del "poder blando" (capacidad de atracción) estadounidense así como una herramienta útil para promover la influencia global de ese país.

Depender de China

Hasta ahora, el número total de estudiantes internacionales en el sistema estadounidense ha seguido creciendo, pero eso se debe a que el sistema permite que los alumnos permanezcan en ese país hasta tres años después de graduarse para que puedan desarrollar sus habilidades de trabajo.

Sin embargo, la caída significativa de inscripción de nuevos estudiantes -10% en el plazo de dos años- sugiere que la popularidad que creció durante muchas décadas se ha detenido.

De hecho, se habría producido un descenso aún más pronunciado si no fuera por el incesante crecimiento de solicitudes procedentes de estudiantes de China, quienes son con diferencia el mayor grupo de alumnos extranjeros en Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los alumnos procedentes de China y de India representan la mitad de todos los extranjeros estudiando en EE.UU.

Entre los años 2000 y 2008, la cifra de alumnos chinos en EE.UU creció de 60.000 a más de 360.000. La mayor parte de ellos inscritos en cursos de ciencia, tecnología, matemática y negocios.

Gracias a ellos, las universidades estadounidenses reciben miles de millones de dólares.

El profesor Marginson asegura que una potencial disputa diplomática o comercial que detuviera el flujo de alumnos chinos tendría "implicaciones potencialmente catastróficas" en las finanzas de las universidades estadounidenses.

China e India representan la mitad de todos los estudiantes extranjeros en Estados Unidos, donde -por cierto- hay más alumnos procedentes de Irán que de Reino Unido.

En Europa, Reino Unido es el país que envía más estudiantes a EE.UU., pero estos solo representan 1% del total.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Australia es cada vez un lugar más atractivo para los estudiantes extranjeros.

La superpotencia tiene que hacer además frente al reto de la creciente popularidad de otros sistemas educativos como los de Australia y Canadá.

Una investigación publicada recientemente por Marginson muestra que Australia está superando a Reino Unido como el segundo mayor destino de estudiantes internacionales.

Canadá también ha visto crecer su cuota de mercado, ofreciéndose como un destino acogedor y liberal alternativo en América del Norte a Estados Unidos.

Pese a todo, el gobierno estadounidense asegura estar comprometido con seguir atrayendo a estudiantes extranjeros.

Marie Royse, subsecretaria de Estado para Asuntos Educativos y Culturales, dijo que esos alumnos son "una gran activo para Estados Unidos".

"Queremos enviar el mensaje de que la educación internacional nos hace más fuerte como país", aseguró.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado