La "Sra. Sherlock Holmes" de EE.UU.: la mujer que resolvió los casos con los que la policía de Nueva York no pudo

Grace Humiston fue apodada "Sra. Sherlock Holmes" por la prensa estadounidense. (Imagen cortesía de Brad Ricca)
Image caption Grace Humiston fue apodada "Sra. Sherlock Holmes" por la prensa estadounidense. (Imagen cortesía de Brad Ricca)

Un día de febrero de 1917, una chica de 18 años llamada Ruth Cruger dejó el apartamento de su familia en Nueva York y desapareció en la nieve.

La policía la buscó hasta que se rindió, pero su caso fue finalmente resuelto por la Sra. Grace Humiston, una mujer de mediana edad a quien los periódicos apodaron "Sra. Sherlock Holmes". Tras el caso de Cruger, Grace disfrutó de una gran fama como investigadora y abogada, pero después ella misma desapareció de la historia.

Brad Ricca, autor de la biografía "Grace Humiston, Mrs. Holmes" (Amberley Publishing 2017), comparte la extraordinaria historia.

Image caption Portada del libro de Brad Ricca, quien a continuación nos cuenta esta historia.

Grace Humiston, nació en 1869 como Mary Grace Winterton con algo de dinero y un apellido de renombre.

Después de graduarse de Hunter College, Grace se convirtió en maestra y se casó con un médico, ambas acciones altamente convencionales para una joven de su educación y posición.

Pero cuando se divorció de su marido, decidió estudiar leyes así que se inscribió en la Universidad de Nueva York, la única escuela de derecho de la ciudad que admitía mujeres.

Tras cualificar para practicar leyes en Nueva York, en vez de ayudar a administrar el dinero de su familia -como se suponía-, abrió el "bufete de abogados popular", y luego oficinas satélite en todos los vecindarios étnicos, para los inmigrantes pobres de la ciudad.

El letrero en la puerta decía: "Justicia para aquellos con recursos limitados a tarifas moderadas".

Esas tarifas podían ser comida o suéteres tejidos a mano, o simplemente nada. A Grace no le importaba.

Su estatus se tornó casi legendario entre los pobres.

"Una detective necesaria"

El primer caso importante de Grace involucraba a Antoinette Tolla, una joven esposa de Nueva Jersey que le había disparado en la cabeza a un hombre que había intentado violarla. Ella declaró que fue en defensa propia, pero la policía no pudo encontrar un arma en su atacante.

Antoinette, que era italiana y no hablaba inglés, fue condenada a la horca.

Image caption Grace Humiston atendiendo gente en el bufete de abogados popular. (Imagen cortesía de Brad Ricca)

Aunque nunca había defendido un caso en tribunales, Grace usó todas sus habilidades legales académicas, pero pronto descubrió que la ley por sí sola no sería suficiente.

Tuvo que convertirse en detective, seguirle la pista por todo el estado a la pistola, hasta que la encontró languideciendo en un cajón en la casa del forense del condado. Así logró mitigar la sentencia de Antoinette a 7 años de cárcel.

Pero fue una serie de extrañas desapariciones de la ciudad de Nueva York las que llevaron el trabajo de Grace en una nueva e histórica dirección.

Esclavitud moderna

Cuando una mujer llegó al bufete de abogados del pueblo alegando que su marido había desaparecido, Grace lo rastreó hasta un campamento en Florida.

Descubrió que el hombre desaparecido se había inscrito para trabajar en el campamento, pero a una tasa de interés y costo tan alto que había quedado físicamente esclavizado por su deuda.

Por ese descubrimiento, Grace fue nombrada la primera fiscal de distrito de EE.UU. de la historia, encargada de eliminar ese tipo de esclavitud.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Otro tipo de esclavitud, que ni siquiera necesita cadenas físicas.

Sus investigaciones la llevaron a una isla en Arkansas llamada Sunny Side, donde encontró una plantación de algodón con esclavos. Los trabajadores eran inmigrantes italianos esclavizados bajo contrato, 40 años después del fin de la Guerra Civil.

Pero su informe fue archivado por el propio presidente Theodore Roosevelt en una descarada muestra de amiguismo.

Furiosa, pero no derrotada, viajó a Europa hasta encontrar la red de tráfico de personas en Italia que suministraba a Sunny Side.

A su regreso, presentó información ante el Congreso de EE.UU.

El caso de Ruth Cruger

Cuando Grace finalmente regresó a su hogar en Nueva York, trabajó en varios otros casos importantes, incluida una apelación de pena de muerte de un hombre llamado Charles Stielow, quien había confesado que había matado a su jefe y su ama de llaves. Inmediatamente se dio cuenta de que no era cierto y lo salvó de la silla eléctrica cuando sólo faltaban 15 minutos para que apretaran el interruptor.

Pero el caso por el que se ganaría el apodo de Señora Sherlock Holmes fue aquel para el que la contrató Henry Cruger como investigadora principal en el caso de su hija desaparecida, Ruth.

Image caption El caso de Ruth Cruger, reportado en un diario de febrero de 1917. (Imagen cortesía de Brad Ricca)

Tras la desaparición de Ruth, el Departamento de Policía de Nueva York registró el área circundante, incluida una tienda de motocicletas donde Ruth había afilado sus patines de hielo ese mismo día, pero no encontraron nada.

Llamó la atención que el dueño de la tienda, un italiano llamado Alfredo Cocchi, también había desaparecido, dejando a su familia. Pero se pensaba que su repentina partida se debía a que no quería terminar como chivo expiatorio, lo que solía pasarle a los inmigrantes, especialmente los italianos.

Tras unas semanas más de búsqueda, el Departamento de Policía de Nueva York cerró la investigación y declaró que Ruth probablemente se había fugado con un hombre desconocido.

El sótano

Henry Cruger conocía muy bien a su hija y la idea de su fuga era increíble para él. Grace concordaba.

Abordó el misterio desde la perspectiva de que alguien se había llevado a Ruth contra su voluntad.

Concentró sus energías en la misteriosa tienda de motocicletas, convencida que la búsqueda tenía que empezar en el último lugar en el que habían visto a Ruth.

Pero la que la esposa abandonada de Cocchi le impidió entrar.

Grace intentó desde hacer un túnel bajo la calle hasta mandar a su compañero Julius Kron a que se presentara como empleado mecánico.

Al final, le contó Grace al diario New York Tribune en junio de 1917, "le pedí permiso al Comisionado de la Policía para investigar el sótano de la tienda de Cocchi, y me lo dio".

Fue ahí donde encontraron enterrado el cuerpo sin vida de Ruth.

Image caption Grace Humiston fue aclamada como una heroína en la prensa. (Imagen cortesía de Brad Ricca)

El fugitivo Alfredo Cocchi, quien había sido localizado unos días antes en Boloña, Italia, no fue extraditado pero sí interrogado, juzgado y condenado a 27 años de prisión, tras confesar su intento de violación y asesinato a golpes de Ruth Cruger.

Aplausos para ella, vergüenza para la policía

Aclamada como un héroe, la prensa le dio a Grace el apodo del mejor detective de ficción, mientras que la policía de Nueva York se vio obligada a investigar sus prodigiosos errores.

La ciencia de la deducción: ¿podrías resolver un crimen como Sherlock Holmes?

Avergonzado por la opinión pública, el Departamento de Policía de Nueva York respondió haciendo lo apropiado: le ofreció a Grace un cargo como detective consultor para los casos de chicas desaparecidas.

Grace abandonó su práctica y se lanzó de lleno a los trágicos casos que habían plagado la ciudad.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Le dieron el nombre del famoso detective de ficción creado por Sir Arthur Conan Doyle.

Pero su fama fue de corta duración.

En vísperas de la Primera Guerra Mundial, Grace hizo acusaciones impactantes sobre un campamento del ejército estadounidense en Long Island, pues sospechaba que era un centro de tráfico sexual.

Había iniciado una investigación encubierta, pero el ejército interceptó a sus agentes y la acusó de intentar fabricar pruebas. Grace protestó, pero el ejército, los periódicos y sus partidarios se volvieron contra ella.

No era buen momento para irse en contra el ejército, cuando los soldados estaban camino a la guerra.

La señora Holmes se esfuma

Después del fiasco del ejército, Grace Humiston desapareció de la esfera pública.

Se esfumó como las chicas que buscaba, dejando un espacio indeleble en medio de los hechos de su vida espectacular, noble y misteriosa.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Se esfumó, como las jóvenes que buscó.

Hubo un intento de asesinato en su vida, tal vez dos: la lista de los que le guardaban rencor era larga, e incluía tanto policías, a los que había avergonzado públicamente, hasta un importante estadista estadounidense.

Sus enemigos, en su mayor parte, no era la gente a la que había encarcelado, sino hombres a quienes ella había eclipsado con sus victorias como abogada y detective.

Ese fue su peor crimen y el mejor testimonio de su éxito.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado