Safo de Lesbos, la poeta cuya idea sobre el amor y la sexualidad está vigente 2.600 años después

Fragmento de un mosaico que representa a Safo. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Safo vivió en el siglo VI a.C. en la isla griega de Lesbos.

El sexo, la sexualidad y el género son temas recurrentes en nuestra sociedad.

Hemos visto muchos cambios en años recientes, como la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en muchos países y un enfoque más abierto sobre la sexualidad.

Como sociedad, estamos enfrentando la idea de que el género no es puramente biológico.

Pero, ¿es esta una idea radicalmente nueva?

En realidad no. Esos son los mismos temas que centraron la obra de la poeta Safo, quien vivió en el siglo VI a.C. en la isla griega de Lesbos.

Sí, es por ella que usamos la palabra "lesbiana", que originalmente significaba "alguien de Lesbos".

La profesora Margaret Reynolds, experta en la figura de la poeta, desgranó para la BBC algunos aspectos de la vida y la obra de Safo que la hacen vigente a día de hoy.

Una poeta celebrada en su época

Safo es una de las pocas voces femeninas que llegó a nosotros desde la Antigüedad.

Derechos de autor de la imagen DEA / G. NIMATALLAH
Image caption A Safo se le atribuyen algunas de las frases románticas que usamos hoy en día.

La reputación de Safo ha estado durante mucho tiempo envuelta en mitos y leyendas, cambiando a menudo para reflejar las diferentes actitudes de la sociedad hacia el género y la sexualidad.

Según Reynolds, aunque su nombre es sinónimo del deseo lésbico, cuando Safo escribía en la isla de Lesbos hace 2.600 años, eso no sería causa de escándalo.

Aunque se esperaba que las mujeres se casaran con hombres, los sentimientos y relaciones homosexuales eran vistos como normales.

Sabemos que Safo pertenecía a una familia aristocrática.

Algunos textos antiguos hacen referencia a una hija y un marido, aunque no podemos estar seguros de que existieran.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Safo es considerada un ícono del lesbianismo.

Safo fue reconocida en su propia vida: mientras a Homero se le conocía como "El poeta", a Safo se le llamaba "La poeta".

Fue una de las pocas mujeres en ser retratada en cerámica, el equivalente griego a aparecer en un show televisivo en horario de máxima audiencia.

El lenguaje del amor y del deseo

A pesar de que muy poco de su trabajo sobrevivió, Safo es fuente de fascinación para eruditos y artistas.

Con los años, sus obras completas se perdieron: todo lo que queda son un puñado de poemas enteros y cientos de fragmentos transcritos en papiros antiguos.

Algunos eruditos creen que escribió sus poemas para mujeres y niñas pertenecientes al culto de Afrodita, y que habrían celebrado hitos femeninos como la pubertad, el matrimonio y el parto.

Pero a lo largo del siglo pasado, con más descubrimientos de su trabajo se llegó a comprender, según Reynolds, el papel fundamental que desempeñó en la configuración del lenguaje del amor y el deseo, que todavía utilizamos hoy en día.

Hoy en día, la mujer celebrada por Platón como la "Décima Musa" presta su nombre a una forma poética específica, llamada la estrofa sáfica, y se le atribuye el origen de algunas de nuestras ideas y frases románticas comunes, como la referencia a la naturaleza "amarga" del amor.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Safo fue representada en las cerámicas de la época.

Safo diagnosticó el mal de amor hace miles de años, dice Reynolds.

Uno de los poemas que se le conoce dice:

Dulce madre mía, no puedo trabajar,

el huso se me cae de entre los dedos

Afrodita ha llenado mi corazón

de amor a un bello adolescente

y yo sucumbo a ese amor.

En el fragmento 31, enumera los síntomas físicos del deseo. Mientras observa a la persona que ama coquetear con otro hombre, el narrador de la poeta se queda callado, siente frío y calor por todas partes y oye un zumbido en sus oídos.

Las sensaciones son tan intensas que piensa que podría morir.

Este fragmento es un ejemplo temprano de un poeta que escribe sobre el costo físico que el deseo puede ejercer sobre nosotros:

Me parece semejante a los dioses ese

hombre que está ante ti

sentado y escucha la preciosa voz

de cerca

y la risa adorable que hace temblar

mi corazón en el pecho,

en cuanto te veo, se me va

el habla,

se me rompe la lengua,

me hormiguea un fuego impalpable,

mis ojos no ven, no oigo

claro,

transpiro de frío, un temblor

se adueña de mí, descolorida

como pasto seco, me

muero,

pero a todo hay que atreverse cuando nada se tiene.

Sexualidad fluida

Safo es considerada un ícono del lesbianismo, pero la poeta escribió sobre su deseo tanto por mujeres como de hombres, apunta la profesora Reynolds.

Las expresiones de deseo homoerótico en la Antigua Grecia no significaban que las personas pertenecieran a una orientación sexual en particular, por lo que es poco probable que se hubiera identificado como homosexual.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La poeta escribió sobre su deseo tanto por mujeres como de hombres.

La expresión de la sexualidad fluida de Safo tiene mucho en común con la forma en que muchos eligen expresar su identidad sexual hoy en día, sostiene la experta.

Los poemas de Safo juegan con nuestras expectativas sobre el género y provocan preguntas sobre sexualidad.

¿Quién habla, una mujer o un hombre? ¿Quién es el amante, un hombre o una mujer?

En el fragmento 31 del que hablamos más arriba escribe sobre alguien que está viendo a una bella joven y envidiando al hombre que habla con ella.

Los traductores desde el siglo XV en adelante asumieron que el que hablaba, la persona que deseaba a la bella joven, era otro hombre.

Pero en el original hay una gran pista de que eso no es así, explica Reynolds.

Usa la forma griega "chlorotera", que es la usada para determinar que es una mujer la que habla.

Según Reynolds, Safo quería que su poesía hiciera pensar sobre experiencias transgénero o que trascendían el género.

Quería que imaginaran los sentimientos de un género al que, quizás, no pertenecían, dice la experta.

"Los poemas de Safo sobre su temática más importante, sexo y amor, son sobre todos".

"Son de género fluido. A Safo no le importaba a quién amamos. Sigue siendo amor".

Así que, hoy en día, la lección que podría darnos es: "No te preocupes por etiquetas. Solo sigue y sé quién eres".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

  • ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Contenido relacionado