Qué es el "Big One", el devastador terremoto que espera California en la falla de San Andrés en cualquier momento

Una pareja se besa mientras está acostada sobre un colchón a las afueras de su casa. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Tras el terremoto de magnitud 7,1 del pasado viernes, algunas viviendas de ciudades afectadas fueron declaradas como inhabitables.

Los terremotos de la semana pasada volvieron a recordarles a los habitantes de California que en algún momento va a llegar el temido "Big One".

Así es como conocen al hipotético gran terremoto de efectos catastróficos que los científicos esperan sacuda la costa oeste de Estados Unidos, específicamente California.

"No se trata de si habrá un gran terremoto sino de cuándo ocurrirá", es lo que dicen los geólogos que han estudiado la zona.

Los sismos de días recientes, los más potentes en 20 años, se hicieron sentir con más fuerza en la ciudad de Ridgecrest, a unos 250 kilómetros al norte de Los Ángeles.

No hubo muertes que lamentar, aunque sí se desataron incendios y hubo daños a infraestructuras y vías.

Un panorama que alarmó a residentes en ciudades como Los Ángeles, que vieron cómo las tiendas de artículos para acampar y kits de primeros auxilios agotaron su inventario durante el fin de semana.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El terremoto de magnitud 7,1 del pasado viernes rompió el suelo en varias partes de la ciudad de Ridgecrest.

¿Por qué lo llaman "Big One"?

En inglés, "Big One" se puede traducir como "el grande".

"En California, tendemos a utilizar el término Big One para referirnos a un terremoto muy grande en la falla de San Andrés, un evento de magnitud 7,8 u 8", declaró recientemente a medios locales Lucy Jones, sismóloga de referencia en la región.

Por su parte, el periodista Jacob Margolis, presentador de un podcast llamado The Big One, le aclara a BBC Mundo que "'Big One quiere decir que no solo debemos considerar la magnitud del terremoto sino el nivel de daño".

Y es que grandes ciudades como Los Ángeles, San Francisco y San Bernardino han sido construidas en las cercanías de la activa e imponente falla de San Andrés, que recorre California de norte a sur a lo largo de 1.300 kilómetros y delimita la placa norteamericana de la placa del Pacífico.

La de San Andrés es una de las fallas más estudiadas del planeta ya que en su práctica totalidad se encuentra sobre la superficie terrestre.

Fue la causante del terremoto de magnitud de 7,8 que destruyó gran parte de San Francisco en 1906, provocando la muerte de más de 3.000 personas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La falla de San Andrés atraviesa California y se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros.

A los científicos les preocupa específicamente la sección sur de la falla pues, según estimaciones, lleva demasiado tiempo sin descargar cantidades grandes de energía.

Estudios geológicos muestran que en los últimos 1.500 a 1.400 años, terremotos grandes han ocurrido con una periodicidad de unos 150 años en la sección sur de la falla.

El sismo más grande ocurrido en esa región fue en 1857, por lo que esa zona se considera un lugar probable para la ocurrencia de un fuerte terremoto en las próximas décadas.

Los sismólogos aclaran, sin embargo, que no tienen manera de anticipar cuándo ocurrirá.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El terremoto de Northridge en 1994 causó daños graves en Los Ángeles, pese a que registró una magnitud de 6,7.

Los cálculos más conservadores apuntan a que, de producirse un sismo de magnitud 7,8 en esa sección -que tendría un impacto directo en Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de EE.UU.- cerca de 2.000 personas morirían y habría más de 50.000 heridos.

Los daños materiales superarían los US$200.000 millones.

¿El "Big One" solo está asociado con la falla de San Andrés?

Por su extensión y por el hecho de delimitar dos placas tectónicas, un terremoto en la falla de San Andrés es a menudo citado como ese Big One que muchos californianos temen.

Pero el término bien puede utilizarse para hablar de otros sismos que, de ocurrir, también podrían causar graves daños.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El sismo de 7,1 del viernes fracturó vías en zonas del sur de California cercanas al epicentro.

Por ejemplo, la falla de Hayward, localizada en el este de la bahía de San Francisco fue calificada como "una suerte de bomba de tiempo tectónica" por el geólogo emérito del USGS David Schwartz.

El USGS consideró en un reporte de 2018 que esta falla "es una de las más activas y peligrosas porque recorre una región densamente urbanizada e interconectada".

En la zona viven unos siete millones de personas.

"Cada quien, dependiendo de en qué zona de California estés, tiene su propio Big One", señala Margolis.

El periodista hace referencia a otra falla, la de Puente Hills, ubicada debajo de la ciudad de Los Ángeles.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Uno de los peligros inmediatos tras un terremoto son los incendios ocasionados por fallas eléctricas.

Científicos del USGS enfatizan que una ruptura de esa falla es un evento inusual, que ocurre "cada 3.000 años".

"Los científicos se preocupan menos por esta porque no es tan activa como la de San Andrés, pero un sismo allí podría ser muy destructivo en Los Ángeles", advierte Margolis.

Según estimaciones publicadas por el USGS en 2005, un terremoto de 7,5 en Puente Hills podría resultar en la muerte de 3.000 a 18.000 personas y pérdidas valoradas en US$250.000 millones.

En años recientes y para prevenir peores daños, sin embargo, las autoridades de Los Ángeles y de otras ciudades han requerido que los dueños de edificios fortalezcan las estructuras consideradas como débiles y vulnerables a colapsar en un terremoto.

¿Los terremotos recientes aumentan el riesgo de la ocurrencia del "Big One"?

Probablemente no, han señalado sismólogos. Aunque Lucy Jones advierte que "la capacidad de que un terremoto desencadene otro está allí, tenemos réplicas".

El terremoto de 7,1 del viernes pasado "ha impactado sobre fallas vecinas y estamos comenzando a ver terremotos en esas fallas", le dijo el lunes a la radio pública nacional de EE.UU. (NPR, por sus siglas en inglés) Ross Stein, sismólogo emérito del USGS.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption California está en una zona especialmente sensible para los terremotos.

Según Stein, justo al sur de esa falla está la de Garlock, de una extensión de más de 300 kilómetros, que conecta con la falla de San Andrés.

Además de las estimaciones, los expertos suelen urgir al público a que se prepare para un evento de gran magnitud.

Y los sismos recientes definitivamente hicieron que algunos crearan finalmente un plan de emergencia.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado