Spider-Man: ¿por qué el Hombre Araña es el más perjudicado por la disputa entre Sony y Disney?

Tom Holland como Spider-Man Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Una pugna por los beneficios que dejan las películas de Spider-man ha roto el acuerdo entre Sony Pictures y Disney.

Un desacuerdo económico entre Disney y Sony Pictures ha puesto fin a la participación de Marvel en la producción de las próximas películas de Spider-Man.

También pone en peligro la presencia del superhéroe arácnido en las sagas del estudio como las del Capitán América o la de Avengers (Los Vengadores).

Si dos de los estudios más grandes de Hollywood no llegan a un nuevo acuerdo, serán los fans de Marvel quienes salgan perdiendo.

Y Hulk, Iron Man, Thor y el Capitán América, entre otros héroes fantásticos del cine, que perderán a uno de sus compañeros más emblemáticos en su lucha contra el mal.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Tobey Maguire, Andrew Garfield, y Tom Holland han interpretado a Spider-Man en la gran pantalla.

Estrictamente, el Hombre Araña no pertenece al universo cinematográfico de Marvel Studios.

Esta es la franquicia más exitosa de todos los tiempos y sus derechos son propiedad de Disney desde que adquiriera el estudio en 2009 por US$4.000 millones.

Sus más de 22 películas están protagonizada por los personajes de los cómics de Marvel.

Cada filme cuenta la historia de un superhéroe, pero también están conectados con otros filmes de este universo cinematográfico para contar una historia general.

Spider-Man es de Sony

Sin embargo, aunque Spider-Man sí es un personaje de Marvel, Sony Pictures tiene los derechos de sus películas.

Los compró en 2007 cuando Marvel se estaba recuperando de la bancarrota.

Sony hizo en total cinco películas propias con el personaje de Peter Parker que da vida en el cine al Hombre Araña: tres con el actor Tobey Maguire y dos con Andrew Garfield.

Sus resultados en taquilla no fueron los esperados.

Derechos de autor de la imagen Marvel/Disney
Image caption Iron Man y Spider-Man son algunos de los protagonistas de Avengers: Infinity War.

Entonces, en 2015, la compañía japonesa llegó a un acuerdo con Disney y Marvel Studios para traer a Peter Parker y su alter ego al universo cinematográfico de Marvel.

El actor elegido para los nuevos títulos fue Tom Holland que apareció en "Capitán América: Civil War", "Spider-Man: De regreso a casa", "Avengers: Infinity War", "Avengers: Endgame" y "Spider-Man: Lejos de casa".

Cuestiones financieras

El acuerdo significaba que Disney coproduciría y compartiría ganancias de las películas de Spider-Man.

Pero según anunciaron las partes, el pacto no continuará en un futuro.

Según fuentes citadas por Bloomberg, Disney había pedido el 50% de las ganancias de las próximas películas del superhéroe, pero Sony quería mantener los términos del actual acuerdo.

En él se contempla que los de Mickey Mouse obtengan un 5% de los ingresos de taquilla.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Marvel vendió en 2007 los derechos de Spider-Man a Sony Pictures y los de X-Men a 21st Century Fox.

Disney da ahora por concluido el contrato.

Y eso pone en peligro las apariciones del Hombre Araña, el papel del actor Tom Holland y ha enfurecido a los fans que bajo el hastag #SaveSpiderMan se debaten entre la ira y las peticiones a las dos compañías para que firmen un nuevo convenio.

"Estamos decepcionados, pero respetamos la decisión de Disney", dijo Sony en un comunicado.

El artífice del éxito

En este laberinto de derechos cinematográficos, el presidente de Marvel Studios, Kevin Feige, tuvo mucho que ver en la creatividad y la colaboración entre todas las firmas implicadas para llevar a la pantalla los numerosos títulos de la franquicia.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los fans temen que las futuras películas de Spider-Man pierdan el "toque" de Kevin Feige, presidente de Marvel Studios.

También fue fundamental en el desarrollo de las películas de Spiderman, que bajo su producción despegaron en ingresos.

Pero la compra de 21st Century Fox por parte de Disney dio a Feige un nuevo cargo con más responsabilidades, entre ellas, la producción de la saga de X-Men.

Su pérdida, temen los fans, privará los futuros filmes de su "toque" y en definitiva de su poder de imaginación.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado