Nobel mexicano Mario Molina: "La capa de ozono es un ejemplo importantísimo de un problema global que se pudo resolver con éxito"

Mario Molina 2019 Derechos de autor de la imagen Nobel Media / Alexander Mahmoud
Image caption Mario Molina nació en México y realizó en Estados Unidos los estudios que lo llevaron a ganar el Nobel.

Cuando el mexicano Mario Molina empezó a estudiar un grupo de químicos llamados clorofluorocarbonos o CFC, la capa de ozono no era un tema que preocupara.

Estaba allí, protegiéndonos de los rayos solares ultravioletas, y allí seguiría.

Incluso, dado que los CFC llegaron para sustituir otros que eran tóxicos, eran extensamente usados en la vida cotidiana, por ejemplo en aerosoles, y hasta se los consideraba "milagrosos" por sus ventajas.

Sin embargo, ni la capa de ozono era infalible ni los CFC eran inocuos para la salud humana.

Las investigaciones de Molina junto a su colega Frank Sherwood Rowland en los años 70 y confirmados luego experimentalmente, demostraron que los CFC estaban degradando la capa de ozono y exponiendo a millones de personas a riesgos como el cáncer de piel.

El riesgo era serio y el mundo entero debía actuar en consecuencia.

Para 1987 la comunidad internacional ya había acordado el llamado Protocolo de Montreal, que prohibió la emisión de los CFC más perjudiciales, poniendo distintas fechas para los países más desarrollados y los menos desarrollados, y estableciendo que los primeros ayudaran económicamente a los segundos.

Ocho años después, Molina fue uno de los ganadores del Premio Nobel de Química.

BBC Mundo entrevistó a Molina sobre los logros alcanzados con la capa de ozono y sobre el cambio climático, la actual amenaza global advertida por la comunidad científica.

Estudios recientes indican que, si se respeta el Protocolo de Montreal, la brecha en la capa de ozono en el hemisferio norte podría desaparecer para 2030 y la de la Antártica para cerca de 2060. ¿Qué piensa al escuchar esto?

Es algo que ya habíamos predicho, porque sabíamos que algunos de los CFC permanecen muchas décadas o hasta siglos en la atmósfera y que apenas en las primeras décadas de este siglo se iba a poder comprobar que la capa de ozono se está recuperando gracias a las medidas tomadas.

Por eso lo que estamos viendo en este siglo básicamente es el resultado de emisiones del siglo pasado y solamente a mediados de siglo vamos a ver una recuperación más completa.

¿Lo siente como un logro personal?

Sí, porque ese fue el problema que descubrí y que luego, trabajando con mi colega (Frank Sherwood) "Sherry" Rowland, publicamos en los años 70 del siglo pasado.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption A fines del siglo pasado, la defensa de la capa de ozono era el frente de batalla de los movimientos ambientalistas.

Nadie más había propuesto que el uso de los CFC iba a tener impactos ambientales a pesar de ser compuestos tan estables y tan poco dañinos para la salud humana directamente. Pero indirectamente sí lo son.

Precisamente por su estabilidad química, estos compuestos podían subir a la estratosfera y es ahí donde sus productos de descomposición pensamos que podían afectar a la capa de ozono, algo que después se comprobó experimentalmente.

¿Qué opina sobre la investigaciónpublicada en la revistaNature en mayo pasado que descubrió que el misterioso aumento de CFC-11, un gas que destruye la capa de ozono y que está prohibido, era emitido por fábricas en China?

Es un ejemplo muy importante de lo que ya habíamos postulado con el Protocolo de Montreal: que es muy importante continuar con las mediciones para asegurarse de que las medidas adoptadas por los gobiernos se estén cumpliendo.

Por fortuna no es que la cantidad de CFC en la atmósfera no estuviera disminuyendo, sino que, cerca de China, no estaba disminuyendo tan rápidamente como lo que podía uno estimar.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El gas ilegal detectado en China, CFC-11, es usado en la fabricación de espumas aislantes para la construcción.

Por eso con mucha claridad se encontraron estas fuentes ilegales que, según entendemos, el gobierno chino ya está empezando a controlar.

Pero es un buen ejemplo de que, primero, el problema se está resolviendo y, segundo, que aunque la solución no sea perfecta, si hacemos las mediciones necesarias, nos podemos asegurar de que el problema sí se va a seguir corrigiendo.

En 1995, al darle el Nobel, la Academia Sueca llamó a la capa de ozono "el talón de Aquiles del universo". ¿Sigue siéndolo?

Le llamaron "talón de Aquiles" por explicar que una actividad de la sociedad de producir cantidades relativamente pequeñas de ciertos compuestos industriales podía tener impactos globales.

Indica que la atmósfera es vulnerable y que por eso, si actuamos con cuidado, podemos dañarla.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Millones de personas en el mundo están expuestas a los riesgos relacionados con la creciente crisis climática.

Pero de nuevo, por fortuna, lo que nos indica el Protocolo de Montreal es que ese tipo de problemas se pueden resolver: simplemente hay que desarrollar tecnologías adecuadas que preserven la calidad de vida de la sociedad, pero que no afecten al medio ambiente de una manera tan negativa.

En tiempos en que países se retiran de acuerdos internacionales como el Tratado Nuclear INF o el Acuerdo de París sobre cambio climático, ¿qué reflexiona sobre lo logrado con el Protocolo de Montreal?

La capa de ozono es un ejemplo importantísimo de un problema global que se pudo resolver con éxito.

Se pudo resolver sin impactos económicos negativos y con la participación de países desarrollados como países en desarrollo. Son muchas propiedades importantes.

Otra de ellas es que los países desarrollados pudieron contribuir con una cantidad de recursos que fue muy limitada para ellos, pero que sí fue una ayuda importante para que pudieran funcionar algunos países en desarrollo con pocos recursos.

Esto implica que todos trabajando juntos bien podemos arreglar este problema.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Hubo extensas campañas de concientización sobre la degradación de la capa de ozono.

Y es importantísimo considerar cómo puede funcionar todo esto para resolver el cambio climático que es el otro problema global que tenemos.

Hace cinco años usted dijo a BBC Mundo que, "con medidas voluntarias no vamos a avanzar muchísimo", que es mejor dedicarse a presionar a los gobiernos antes que tomar acciones individuales. ¿Sigue pensando igual?

Sí. En el caso de la estratósfera y de la capa de ozono estábamos hablando de un número pequeño de grandes compañías químicas y podríamos haber resuelto el problema convenciendo nada más a esas compañías.

Pero fue mucho más certero hacerlo a través de acuerdos internacionales que involucraban a los gobiernos de todos los países del planeta.

Con el cambio climático y el uso de combustibles fósiles es todavía mucho más claro que no es suficiente tener acciones voluntarias de algunas compañías y de algunos grupos de la sociedad.

Es importantísimo que haya un acuerdo internacional como el Acuerdo de París, en donde los países de todo el planeta a través de sus gobiernos sean los que aseguren que se van a cumplir las metas de eliminación.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Una de las primeras medidas tomadas por Donald Trump al asumir la presidencia fue retirar a EE.UU. del acuerdo de París.

No puede ser una cosa voluntaria, no funciona así la sociedad hoy en día.

¿Por qué está siendo tan difícil atacar las causas del cambio climático, dado que la ciencia es contundente sobre sus efectos y sobre la urgencia del problema, yen cambio sí se logró un consenso con la capa de ozono?

Parte de la diferencia es que los combustibles fósiles se usan de una manera muy extensa en las economías de prácticamente todos los países del planeta, ya sean desarrollados o en desarrollo, porque es una fuente de energía que históricamente ha sido fundamental para el desarrollo económico.

Por otro lado, el problema con el cambio climático es que se politizó el problema, entonces ha habido grupos de interés que han hecho un gran esfuerzo para que no se tomen las medidas necesarias para reducir las emisiones que están causando ellos mismos.

Esto es en parte por razones económicas, pero en parte es por no querer adaptarse.

Sí hay algunas compañías de combustibles fósiles que están de acuerdo en que hay que resolver el problema y empezaron ellas mismas a hacer los cambios necesarios y que, aún así, van a seguir siendo empresas exitosas. Pero muchas otras no quieren.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La sustitución de los combustibles fósiles como fuente de energía no está siendo fácil en el mundo entero.

Lo importante, igual, es que la sociedad en general sí quiera los cambios. Así es como históricamente ha avanzado la sociedad.

¿Cree que el cambio climático ha generado una desconfianza hacia la ciencia en general?

Sí, eso ha pasado porque ha habido grupos de interés con recursos muy asociados al uso de combustibles fósiles que han trabajado con grupos políticos.

Se asociaron precisamente para producir dudas en la sociedad, contratando a empresas que lo que hacen es poner en duda los fundamentos científicos del problema a través de los medios de comunicación usando a pseudocientíficos.

La gran mayoría de los científicos no tienen duda de la importancia del cambio climático, pero siempre es posible encontrar algunos que lo nieguen o hacer propuestas que pongan en duda a la ciencia misma con el objeto precisamente de retrasar cualquier acción sobre todo a nivel internacional que tomen los gobiernos.

Eso lo hicieron con mucha efectividad con el problema del tabaco: atrasaron más de una década la respuesta de la sociedad a limitar el uso de los cigarrillos y del tabaco poniendo dudas a través de los medios.

Derechos de autor de la imagen Nobel Media / Alexander Mahmoud
Image caption Mario Molina dice que, así como hubo grupos de presión para atrasar la toma de medidas contra el tabaco, lo mismo sucedió con el cambio climático.

Ahora hicieron el mismo trabajo de poner en duda la veracidad de la ciencia del cambio climático.

Por fortuna eso ya está siendo obsoleto y la mayor parte de la sociedad está de acuerdo con nosotros, los científicos, en que hay un consenso muy muy claro de la importancia de resolver el problema del cambio climático para la sociedad.

¿Qué opina de las huelgas y manifestaciones de niños y adolescentes como la sueca Greta Thunberg?

Estos movimientos de los jóvenes me parecen muy importantes porque están teniendo un impacto en la sociedad.

Están llamando la atención y lo que nos interesa es que sean los jefes de estado, los tomadores de decisión de alto nivel, los que respondan a estos llamados de la sociedad sobre todo de los jóvenes.

Ellos, con mucho tino, apuntan que van a sufrir más por el hecho de que los efectos del cambio climático van a ser más severos en el futuro a menos que ya se empiecen a tomar las medidas necesarias.

No podemos esperarnos otra década o dos décadas antes de empezar a actuar de una manera decisiva.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Imagen de una manifestación contra el cambio climático con Greta Thunberg de rosa en el centro.

Lo que hace este movimiento de la juventud es reforzar lo que en la comunidad científica tratamos de enfatizar de que, aunque no es perfecto el conocimiento científico, estamos hablando de riesgos muy muy serios que de ninguna manera debería tomar la sociedad. Es una cuestión de ética.

¿Qué medidas deberían adoptar los gobiernos de América Latina?

Los gobiernos en principio ya se pusieron de acuerdo con esta reunión que hubo en París en 2015.

Prácticamente todos los gobiernos del planeta ya tienen prometidas ciertas medidas de reducir sus emisiones.

Entonces, el primer paso importantísimo es asegurarse, por ejemplo en Latinoamérica, que sí se estén cumpliendo esas medidas que ya se prometieron.

Pero hay un segundo paso muy imparte también: los países decidieron volver a reunirse cada 5 años o sea que el año próximo, en 2020, va a haber otra reunión a través de las Naciones Unidas, donde la idea es que se refuercen esas medidas y que realmente se cumplan.

Así que estamos con la expectativa de que los países latinoamericanos cumplan pues con esos compromisos que ya han tomado.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado