Coronavirus: Italia prohíbe desembarcar un crucero con 7.000 personas por una mujer china sospechosa de sufrir la enfermedad

El crucero Costa Smeralda en el puerto de Civitavecchia Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El crucero Costa Smeralda, con unas 7.000 personas a bordo -incluyendo la tripulación-, no obtuvo permiso para desembarcar.

Las autoridades en Italia impidieron este jueves el desembarco de un buque crucero con unas 7.000 personas a bordo, incluyendo la tripulación, por temores de que una pareja de pasajeros chinos estuviera contagiada con el coronavirus que surgió en China hace unas semanas.

Tres doctores y una enfermera abordaron el barco Costa Smeralda, en el puerto de Civitavecchia, ciudad costera al noroeste de Roma, para atender a una mujer de Macao que manifiesta fiebre.

Ella y su esposo -que no presentaba síntomas- fueron aislados y se les practicaron unos análisis que dieron negativo por el coronavirus.

El hecho ocurre tras el anuncio que el brote se ha extendido por todas las regiones de China continental.

Las autoridades de salud china también afirmaron que hay 7.711 casos confirmados de infección, hasta el 29 de enero. El número de muertes ascendió a 170.

Las infecciones también se han propagado en hasta 15 países más.

"Confinamiento solitario"

La línea de cruceros Costa Crociere, que pertenece a la empresa de trasatlánticos Carnival, confirmó que la mujer, de 54 años, "colocada en confinamiento solitario en el hospital de a bordo con su compañero de viaje".

Otros 750 pasajeros más son de China, pero todos parecían estar en buen estado de salud.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El análisis inicial dio negativo de coronavirus.

El Costa Smeralda había zarpado de Palma de Mallorca (España) en un viaje de una semana por el Mediterráneo. También hizo paradas en Barcelona y Marsella (Francia), según el itinerario.

La pareja en cuestión, embarcó en el puerto de Savona, en Génova, después de llegar en avión a Milán el pasado 25 de enero.

Las pruebas han sido llevadas al hospital Spallanzani, donde se están ya analizando y los resultados definitivos se esperan en las próximas horas, cuando se permitirá bajar a los pasajeros.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, expresó que el gobierno "no está preocupado, sino alerta y cauteloso".

Según la agencia EFE, que entrevistó a uno de los pasajeros, dentro de la embarcación se vive una situación de "total normalidad" y los turistas esperan y charlan entre ellos en el recibidor y en los pasillos.

"Demonio" de virus

Entretanto, la cifra de muertos por el brote ascendió a 170 y un caso confirmado en Tibet significa que la infección a llegado a todas las regiones de China continental.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se está reuniendo este jueves para considerar si el virus constituye una emergencia de salud global.

Hasta ahora, el virus se ha propagado a 16 países y algunos gobiernos han implementado planes de evacuación y cuarentena para sus ciudadanos que quieren regresar de China, donde el brote surgió en la ciudad de Wuhan.

Esta ciudad ha sido efectivamente aislada del resto de China y el gobierno ha impuesto numerosas restricciones de transporte para frenar el contagio.

Aunque ha habido algunas dudas sobre la transparencia de Pekín con respecto al nuevo virus, la OMS ha elogiado a China por el manejo del brote. El presidente Xi Jinping se ha comprometido a derrotar lo que llamó el "demonio" de virus.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado