Teresa Carreño: la poco conocida historia de la niña prodigio venezolana que tocó el piano para Abraham Lincoln

Teresa Carreño Derechos de autor de la imagen National Portrait Gallery, Smithsonian Institution
Image caption Tras su exilio en Estados Unidos, el trabajo de Carreño como pianista era fuente de sustento para la familia.

Teresa Carreño tenía apenas 9 años de edad cuando en el otoño de 1863 fue invitada a tocar el piano para el entonces presidente de Estados Unidos Abraham Lincoln.

La pianista venezolana regresó a la Casa Blanca en el invierno de 1916 para ofrecer un recital de Navidad en honor al mandatario Woodrow Wilson.

Entre uno y otro concierto transcurrieron 53 años.

En ese periodo, Carreño desarrolló una exitosa carrera musical como ejecutante, compositora y cantante que la llevó a realizar numerosas giras internacionales y entrar en contacto con maestros de la talla de Gustav Mahler, bajo cuya batuta le correspondió tocar junto a la New York Philharmonic Society.

Catalogada desde muy pequeña como niña prodigio, su trayectoria profesional tomó vuelo internacional gracias al impulso azaroso de una guerra y un exilio.

"Niña genio"

Nacida en Caracas en 1853, en el seno de una familia musical -su abuelo era un reconocido compositor de música sacra-, Carreño da muestras desde muy pequeña de su sensibilidad artística.

Derechos de autor de la imagen Biblioteca del Congreso de EE.UU.
Image caption Desde su llegada a Estados Unidos, Carreño fue promocionada como un fenómeno musical, una "niña pianista".

Esto da pie para que su padre, Manuel Antonio Carreño, comience a darle lecciones de piano y a ponerla a hacer complejos ejercicios que le permiten desarrollar sus habilidades.

Para 1861, la pequeña Teresa ya era considerada una "niña genio" y había compuesto numerosas piezas cortas para el piano, incluyendo ocho valses, tres danzas y dos polkas.

Sin embargo, el deterioro de la situación política en su natal Venezuela -donde su padre era ministro de Hacienda de un gobierno que hacía frente a una guerra civil- hace que la familia opte por emigrar a Estados Unidos en 1862.

Ese mismo año, con 8 años de edad, la joven pianista debuta en Nueva York, donde es catalogada por el público como un "fenómeno musical".

"Ella merece ser calificada no como una niña maravilla, que a la edad de 8 años ha derrotado todas las dificultades técnicas del piano, sino como una artista con una sensibilidad de primer nivel", escribió sobre Carreño el crítico musical de The New York Times.

Su talento impresionó grandemente al compositor estadounidense Louis Moreau Gottschalk, considerado para la época como uno de los mejores pianistas del Nuevo Mundo, quien se convirtió -aunque por un tiempo breve- en el primer profesor de la niña en Nueva York.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Louis Moreau Gottschalk es considerado como el primer pianista y compositor estadounidense en ser ampliamente reconocido en Europa.

Tras sus exitosas presentaciones en la Gran Manzana, Carreño inicia su primera gira por Estados Unidos, incluyendo el concierto privado que ofreció para Lincoln en la Casa Blanca, en el que tocó varias composiciones de Gottschalk así como una de las piezas favoritas del mandatario estadounidense: 'Listen to the mocking bird' (Escucha al ruiseñor).

Maestros, amigos e influencias

Pese a todo, la estancia en Nueva York no se prolonga demasiado. En 1866, la familia entera viaja al otro lado del Atlántico y se establecen en París, donde Carreño hace su debut europeo.

Durante sus primeras semanas en la Ciudad Luz, la joven conoce a músicos como Gioachino Rossini, creador de óperas universales como "El barbero de Sevilla", y el compositor húngaro Franz Liszt, quien incluso se ofrece a darle lecciones musicales que ella declina.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Anton Rubinstein, quien fue profesor de composición de Tchaikovski, se convirtió en amigo y referente musical para Teresa Carreño.

Con quien sí estudió fue con Georges Mathias, quien había sido alumno de Frédéric Chopin y cuyas lecciones habrían servido para convertir al compositor polaco en el favorito de Carreño.

Durante una gira por Londres, la pianista venezolana conoció a Anton Rubinstein, extutor de Tchaikovski y quien se convirtió en un amigo y en una importante influencia musical para ella.

Pero la carrera artística de la venezolana en Europa tuvo también otras vertientes.

Carreño tenía una hermosa voz de mezzosoprano que fue descubierta por Rossini, quien le dio clases de canto que luego le serían de utilidad para explotar otra de las facetas de su talento musical: la interpretación operística.

En 1872, estando la pianista en Edimburgo en una gira de conciertos, una soprano que iba a interpretar el rol de la reina de Navarra en la ópera "Los Hugonotes" se enfermó y Carreño, que nunca había cantado en público, la sustituyó.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Gioachino Rossini, creador de "El barbero de Sevilla", le dio clases de canto a Carreño.

"En cuatro días se aprendió el difícil papel y apareció en la obra con gran éxito", recordó el crítico musical de The New York Times en una nota publicada en 1916.

Poco tiempo después de aquel episodio, Carreño regresó a vivir en Estados Unidos, donde siguió participando durante varios años como cantante en roles protagónicos como el de Zerlina, de la ópera Don Giovanni.

Dificultades familiares

Durante su primera estancia en Europa, Carreño se casa en primera nupcias en 1873 con el violinista francés Emile Sauret, con quien tiene una hija, Emilita, que la pareja deja al cuidado de una amiga alemana para poder seguir viajando para cumplir con sus compromisos profesionales.

Entonces, una seguidilla de problemas golpean a la pianista: la gira fracasa, ella sufre la pérdida de su segundo embarazo, el matrimonio con Sauret llega a su fin y su padre muere en Francia, lo que la deja en una difícil situación económica que le impide hacer frente a los gastos de manutención de Emilita, que termina siendo adoptada por la familia de su amiga alemana.

De vuelta en Estados Unidos, Carreño conoce al barítono italiano Giovanni Tagliapietra, con quien se casa en 1876. La pareja tiene tres hijos pero el matrimonio se rompe en 1889.

"La valquiria del piano"

A finales de 1889, Carreño regresa al viejo continente para instalarse en Berlín.

Allí se casa ese año con el pianista y compositor Eugen D'Albert, con quien tiene dos hijas en un matrimonio que solamente dura tres años.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El pianista y compositor Eugen D'Albert fue el tercer marido de Teresa Carreño.

En Europa, Carreño realizó varias giras por Alemania, Rusia y otros países europeos y conoce al compositor noruego Edward Grieg, con quien traba amistad y de cuya obra se convierte en difusora predilecta.

En Alemania, es bautizada como "la valquiria del piano" y como la "leona del teclado", debido al estilo fuerte e impetuoso de sus interpretaciones.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Carreño desarrolló una relación profesional y amistosa con el compositor noruego Edward Grieg, de cuya obra fue gran difusora.

Esta fue una de las características por las que destacó desde que era una niña, cuando los críticos decían que la fuerza con la que tocaba el piano era similar a la de un varón adulto.

"Es difícil expresar de forma adecuada lo que todos los músicos sintieron ante esta gran mujer que se veía como una reina entre los pianistas y tocaba como una diosa", escribió sobre ella Henry Woods, director y fundador de las temporadas de conciertos veraniegos en Londres que en la actualidad se conocen como BBC Proms.

"Su vigor masculino de tono y tacto y su maravillosa precisión en la ejecución entusiasmaron a todo el mundo", agregó.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Carreño participó en Londres en el festival musical anual fundado por sir Henry Woods y que en la actualidad se conoce como BBC Proms.

Con el paso de los años, sin embargo, Carreño empezó a tocar con una energía distinta.

Tras su muerte, un crítico de The New York Times destacó cómo había cambiado la pianista venezolana a lo largo de su carrera.

"La recuerdo como joven y, ahora después de todos estos años, fue un placer sentarme a escucharla de nuevo tocando", escribió.

"Cuando la escuché recientemente me pareció que la mujer de cara amable y cabello gris tocaba de una manera mucho más artística de cómo lo había hecho siendo una mujer joven de ánimo apasionado", agregó.

Derechos de autor de la imagen Biblioteca del Congreso de EE.UU.
Image caption Teresa Carreño tuvo una carrera musical que se extendió por más de medio siglo.

Carreño enfermó estando en Cuba a punto de iniciar una gira por América del Sur en marzo de 1917 y murió en junio de ese año en su apartamento en Manhattan, donde vivía con su cuarto marido, Arturo Tagliapietra, quien era hermano de su segundo esposo, Giovanni Tagliapietra.

Sus últimos conciertos en Estados Unidos fueron en el Carnegie Hall, donde solamente entre 1897 y 1916 tuvo 32 presentaciones, según una investigación de la historiadora Anna E. Kijas, de la Universidad de Tufts (Massachusetts), creadora de Documenting Teresa Carreño, un proyecto digital en el que recopila numerosos materiales y fuentes de primera mano sobre esta venezolana.

A lo largo de su carrera, Carreño ofreció más de 5.000 conciertos y compuso más de 70 piezas musicales originales.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En 1909, Carreño ofreció dos recitales en el Carnegie Hall junto a la New York Philharmonic Society, bajo la dirección de Gustav Mahler.

En todos esos años, solamente regresó a Venezuela en dos ocasiones. La primera vez, en 1885 para hacer una gira de recitales. La segunda fue en 1887, cuando viajó con planes de dirigir una compañía de ópera que terminó en fracaso.

Tras su muerte, sus restos fueron cremados. En 1938 sus cenizas fueron enviadas a Venezuela, donde en la actualidad reposan en el Panteón Nacional.

Desde inicios de la década de 1980, el teatro más moderno que tiene Venezuela lleva su nombre.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Contenido relacionado