Río 2016: la "maldición" de no poder ganar el oro olímpico que persigue a la selección de Brasil

Neymar está en el suelo quejándose de dolor y sus compañeros intentan incorporarlo. Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Cuando se trata de Olimpiadas, en Brasil a las grandes expectativas han seguido grandes decepciones.

Si las predicciones olímpicas se cumplieran como manda la lógica, entonces los futbolistas brasileños sonreirán frente a las cámaras el próximo 20 de agosto con las medallas doradas colgadas al cuello y el estadio Maracaná repleto y aplaudiendo a rabiar.

Sin duda, este sería el destino inevitable si no fuera por la "maldición".

Y no es que el equipo que lidera Neymar no sea suficientemente bueno para ganar: más allá de lo que uno pueda esperar, la historia dice otra cosa.

En las Olimpiadas, Brasil tiene una larga tradición de derrotas y resultados mediocres justamente en el deporte que lo ha hecho famoso.

Por ejemplo, el más reciente encuentro este domingo terminó empatado sin goles contra la selección de Irak. Días antes el debut ante Sudáfrica no fue mejor: otro 0-0.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En el partido debut de las Olimpiadas que celebra en su propia casa, Brasil no pudo ganarle a Irak. En estas competencias la poderosa "verde-amarela" tiene problemas para vencer incluso a rivales discretos.

Y con tantos resultados fuera de toda lógica es mejor culpar a una supuesta maldición.

Olimpiada tras Olimpiada, generaciones de estrellas han caído y ni siquiera frente al último obstáculo. De hecho Brasil nose clasificó para los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, Barcelona 1992 y Atenas 2004.

Esta llamada maldición ayuda a explicar por qué los fanáticos brasileños y los medios de comunicación están obsesionados con el fútbol olímpico.

Vecinos de la región como Argentina, México y Uruguay muestran alegres sus medallas. De hecho, el único título internacional que ha ganado Messi a nivel de selección es un oro olímpico (y parece que será el único, ya que anunció que no vestirá más la albiceleste).

Los brasileños sólo ven el oro brillar en otros pechos.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La alegre afición brasileña, conocidos como "torcedores", ha terminado decepcionada Olimpiada tras Olimpiada.

¿Por qué Brasil no gana?

A lo largo de 13 Olimpiadas, el medallero futbolístico de Brasil no tiene mucho qué mostrar: tres de plata y dos de bronce. En el ranking de ganadores históricos, el país de Pelé está en el puesto 19.

Los 18 equipos que le sacan ventaja alguna vez ganaron la de oro, incluidas dos naciones africanas.

¿Y cuál es la razón de estos resultados?

No puede negarse que la verde-amarela se vio históricamente debilitada por las restricciones a jugadores profesionales que impuso el Comité Olímpico Internacional hasta 1984.

El mismo Pelé, por ejemplo, nunca llegó a jugar en las Olimpiadas.

Sin embargo, en la era profesional las cosas tampoco mejoraron demasiado. El legendario jugador Zico cree que hay un problema de competitividad y actitud.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Ni siquiera la generación de Ronaldo y Rivaldo, que ganaron el mundial de fútbol, pudieron conseguir una medalla de oro olímpica.

"Los brasileños no pueden pensar que están yendo a los Juegos sólo a recoger una medalla en lugar de luchar por ella", asegura.

"Otros países han mejorado en las últimas décadas y seguro tendrán la oportunidad de vencer al equipo anfitrión. Muchos ya lo han hecho".

El excampeón del mundo Dunga, ganador además de una medalla de plata, asegura que muchos de los rivales de Brasil saben trabajar mejor las restricciones de edad que imponen las Olimpiadas.

En estos Juegos 15 de los 18 jugadores convocados deben de ser menores de 23 años.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El gran Pelé, para muchos el mejor jugador de la historia, nunca participó en una Olimpiada.

"La mayoría de nuestros futbolistas más jóvenes se van al exterior muy temprano y no son titulares en sus clubes, mientras que nuestros oponentes trabajan durante años con su equipo", asegura Dunga, que fue entrenador de Brasil durante las Olimpiadas de Pekín.

Hay también otros "fantasmas" que persiguen a la actual selección.

Río 2016

Hace dos años, la búsqueda de gloria terminó con una terrible derrota 7 a 1 contra el equipo alemán. Empezaron entonces los rumores de que esta selección no soportaba la presión de jugar frente a su propio público.

Sin embargo, algo que podría (o debería) jugar a favor de "el scratch de ouro" durante estas Olimpiadas es la aparente debilidad del grupo clasificatorio que les ha tocado: Sudáfrica, Irak y Dinamarca.

De esta manera podría evitar enfrentarse a selecciones como México, Argentina, Portugal y Alemania hasta semifinales.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Estos juegos olímpicos podrían ser la gran oportunidad brasileña de romper la maldición

El reciente empate contra Irak, el "más fácil del grupo", demuestra que cuando se trata de Olimpiadas la supuesta maldición parece más poderosa que la buena fortuna.

"Brasil es el país con más posibilidades de llevarse la medalla de oro, pero es ingenuo pensar que sólo nosotros tenemos jóvenes con talento", dice esperanzado el exjugador Tostao, ganador del Mundial de México 1970.

Si una cosa luce cierta, es que la actual olimpiada podría ser la mejor oportunidad en varios años de romper con un destino que hasta ahora se niega a darles una medalla dorada.

CRONOLOGÍA DEL FRACASO

  • Seúl 1988

Con Romario, Bebeto y la misma base de jugadores que ganaron el mundial de 1994, Brasil terminó derrotado por la Unión Soviética en la final durante el tiempo suplementario.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Quién haya visto el Mundial de 1994 reconocerá inmediatamente esta celebración. Sin embargo, la famosa y letal dupla que hacían Bebeto y Romario perdió la posibilidad de llevarse la medalla dorada.
  • Atlanta 1996

Todos apostaban por una selección que alineaba a estrellas como Ronaldo, Rivaldo y Roberto Carlos. Sin embargo, una inesperada derrota 1-0 frente a Japón en el partido inaugural encendió las alarmas.

Aun así el equipo llegó a la semifinal y todo hacía indicar que le ganarían a Nigeria. El cómodo 3-1 se convirtió a última hora en un empate y luego, un gol en tiempo extra de Nwanko Kanu envió a Brasil a casa.

  • Pekín 2008

El duelo de semifinales entre Ronaldinho y Messi lo ganó el argentino. Fue un contundente 3-0 que se recuerda por la expulsión de Lucas Leiva tras una terrible falta contra Javier Mascherano, su compañero de equipo en el Liverpool.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Con o sin "maldición", los aficionados brasileños abarrotan los estadios donde se presenta su selección.
  • Londres 2012

Al fin parecía que la generación de Neymar terminaría con la maldición luego de anotar 15 goles en cinco partidos antes de llegar a la gran final en el estadio de Wembley.

Por desgracia para ellos, se enfrentaron a la mejor selección mexicana en varias generaciones.

Los "aztecas" aprovecharon los errores defensivos y ganaron por 2-1.

Nuevamente los brasileños debieron ver como otros se ponían la medalla de oro.

Temas relacionados

Contenido relacionado