Olimpiadas de Río 2016: Robel Habte, el nadador etíope que quedó de último y al que criticaron por estar "gordo"

Robel Kiros Habte fuera de forma Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Robel Kiros Habte llamó la atención de los medios internacionales con esta imagen.

El estado físico físico del etíope Robel Kiros Habte atrajo las miradas del público este martes cuando compitió en la ronda clasificatoria de los 100 metros libres en las Olimpiadas de Río de Janeiro. Y no por buenas razones.

El deportista se mostró fuera de forma en comparación con sus compañeros y quedó último entre los 59 participantes de la prueba.

Habte pesa 81 kilogramos y mide 176 centímetros. El británico Duncan Scott, quien obtuvo el oro en esta categoría, pesa 74 kg y mide 191 centímetros.

La imagen de su figura causó revuelo entre los seguidores de los Juegos Olímpicos en todo el mundo, que no dudaron en decir que el deportista estaba "gordo". El atleta incluso recibió el apodo de Robel "La Ballena" Kiros.

Pero al etíope parecieron importarle poco las críticas.

"Estoy tan feliz porque es mi primera competencia en las Olimpiadas", dijo a la agencia Reuters el estudiante universitario de 24 años.

"Así que le doy muchas gracias a Dios".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El nadador etíope llegó de último en la ronda clasificatoria de los 100 metros libres en los Olímpicos.

Habte le dijo al medio británico The Daily Mail que su peso actual se debía a que se recuperaba de un accidente de tránsito.

A pesar de haber llegado a la meta 17 segundos después que el atleta que lideró la prueba, el público presente lo ovacionó.

En Etiopía, sin embargo, algunos periodistas deportivos denuncian que clasificó para los Juegos porque su padre es el presidente de la federación de natación de ese país.

Habte dijo que había clasificado a raíz de una invitación de la Federación Internacional de Natación para atletas de países que no tienen suficiente representación.

Entre los 38 miembros de la delegación etíope, con destacados participantes en atletismo, Habte fue el abanderado de su país durante la ceremonia de apertura de las Olimpiadas.

Más allá de las críticas, el deportista argumentó que quería representar a su país en otra cosa que no fuera atletismo.

"Todo el mundo en Etiopía se despierta y corre. Nadie nada. Pero yo no quería correr, quería nadar. No importa en qué lugar quedé", dijo.

Temas relacionados

Contenido relacionado