Las Olimpiadas de Río son las "más difíciles de la historia": John Coates, vicepresidente del COI

John Coates, vicepresidente del Comité Olímpico Derechos de autor de la imagen AP
Image caption John Coates, vicepresidente del Comité Olímpico

Caos en los preparativos, decisiones tomadas a última hora, desestabilización política y asientos vacíos.

Eso destaca John Coates, el vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), de los Juegos de Río en una entrevista este jueves con la BBC.

El directivo señaló que la situación política y económica de Brasil hacen de estas Olimpiadas las "más difíciles de la historia".

La competencia deportiva tiene lugar en medio de una crisis económica aún en curso, un proceso de juicio político contra la presidenta apartada Dilma Rousseff y el gobierno interino de Michel Temer, marcado por una turbulenta transición.

También hubo diferentes protestas durante el recorrido de la antorcha olímpica. Más de un manifestante intentó apagarla exigiendo inversiones en otras áreas en lugar de en los Olímpicos.

"Siete años atrás, cuando Brasil quedó seleccionado como sede, estaban a punto de entrar en el top cinco de los mayores PIB del mundo. Ahora están en el puesto 74 y ha sido una lucha", dijo Coates.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Este jueves todavía se realizaban arreglos en las instalaciones de los Juegos.

En realidad, el PIB brasileño es el noveno más grande del mundo, según la clasificación del Banco Mundial actualizada a finales de julio.

No está claro si Coates fue irónico en su comparación o si confundió el PIB con el PIB per cápita, en el que Brasil se posiciona justo por encima del puesto 70, según la misma fuente.

Según el ejecutivo australiano, hubo falta de comunicación entre los diferentes entes gubernamentales y, si no hubiera sido por el apoyo del alcalde de Río, Eduardo Paes, los juegos no se hubiesen dado.

Asientos vacíos

Coates también dijo estar decepcionado por el fracaso de la promesa de que las entradas que no se vendieran serían distribuidas entre las comunidades menos favorecidas y los niños.

"Quisiera que (las Olimpiadas) estuviesen más animadas. Pensamos que estaban repartiendo las entradas para los pobres y los niños en edad escolar, pero no hemos visto eso en las competencias, lo cual es una decepción".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Varios escenarios de competición han mostrado sillas vacías, como se reportó durante Londres 2012.

Varios escenarios de competición han mostrado sillas vacías, como se reportó durante Londres 2012.

Muchas de las entradas, por lo general las más caras, no se vendieron y otras tantas se entregaron a patrocinadores y no se usaron.

Coates afirmó también que el COI se está enfrentando a problemas diarios en Río, citando el caso de un atleta de rugby de Nueva Zelanda.

"Tuvimos un problema terrible con Sonny Bill Williams, que se lesionó ayer y el chofer de la ambulancia no sabía dónde quedaba el hospital", señaló.

A pesar de eso, afirmó que el COI no se arrepiente de haber organizado los juegos en Sudamérica por primera vez.

"Estamos felices con la decisión de llevar los Juegos para Sudamérica. Es importante difundir los Juegos, incluso si fue un desafío mayor del que esperábamos".

Preparativos

El vicepresidente del COI había dicho hace dos años que los preparativos para Río 2016 eran los "peores" que había visto.

"Creo que la situación es peor que en Atenas (2004). Hasta ahora, los preparativos de la capital griega habían sido los peores que jamás vi", expresó en aquel entonces.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La contaminación de la bahía de Guanabara fue uno de los problemas que enfrentó la organización de los Juegos en Brasil.

El funcionario afirmó en abril de 2014 que la situación era crítica y que el COI tendría que tomar medidas "sin precedentes" para asegurarse de que las competencia se hiciera.

Coates, quien fue el jefe del comité organizador de las Olimpiadas de Sídney 2000, luego se retractó.

Dos días después dijo a través de un comunicado que Río sería la sede de una "excelente Olimpiada".

Su gesto, aparentemente, hizo parte de una estrategia interna del COI para reducir el malestar que existía con los organizadores locales en Brasil.

Temas relacionados

Contenido relacionado