3x3=9: la cuenta perfecta con la que Usain Bolt en las Olimpiadas de Río 2016 se garantiza la inmortalidad en el atletismo

Usain Bolt Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Usain Bolt afirma que serán sus últimos Juegos y que no quiere hacerlo con una derrota

El objetivo era claro: 9 medallas de oro. La cuenta, sencilla: 3x3 = 9.

En Río, el jamaiquino Usain Bolt se propuso ganar los oros de 100, 200 metros y del relevo 4x100. Es decir, repetir lo que ya logró en los Juegos de Pekín 2008 y de Londres 2012.

Y lo logró.

Tres tripletes que lo confirman como el mejor velocista de la historia.

"El atletismo necesita que yo gane en Río", dijo en una entrevista con el diario francés Le Parisien antes de los Juegos.

"Si quiero ser uno de los más grandes, tengo que seguir ganando", indicó el atleta de 29 años, que afirma que los de Río serán sus últimos Juegos y los que consolidarán su leyenda.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Bajar de los 19 segundos en los 200 metros es una de las pocas metas que le resta conseguir

Pocos dudaban que algo lo pudiera evitar. Y eso que este año apenas pudo competir por problemas físicos.

A los 29 años es quizás el precio de la edad. También en 2015 tuvo lesiones y sufrió para lograr el oro en los 100 metros del Mundial de Pekín.

Sin rivales

Sólo el paso del tiempo aparece como rival, como se demostró en su cómodo triunfo en los 100 metros este domingo pese a su mala salida.

Su superioridad parece mayor ante la ausencia de desafiantes. Su principal oponente en los 100 metros es el estadounidense Justin Gatlin, de 34 años y dos veces castigado por doping.

Gatlin no calificó para la final de los 200 metros, que Bolt ganó fácilmente.

Junto a sus compañeros de equipo, también consiguió con relativa facilidad el oro en la carrera de relevo.

Antes de llegar a Río 2016 ya afirmó con suficiencia que confiaba en ser el hombre que ganó nueve medallas de oro.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Dos oros más en Río para cerrar su cuenta de 9: ése es el objetivo de Bolt.

Y aunque no asoma en el horizonte una joven estrella que lo pueda derrotar, Bolt ya piensa en la despedida. Sobre todo porque Tokio 2020 parece demasiado lejano.

No quiere esperar a que surja alguien capaz de ganar a un hombre que desde 2008 domina las grandes finales, excepto la de 100 del Mundial de 2011, en la que fue descalificado por salida nula.

"Si el deporte me necesita, si me puedo motivar un poco todavía un año, entonces por qué no continuar un poco. Lo que es seguro es que no quiero acabar con una derrota. Si mi entrenador me dice que todavía puedo ganar, confío en él", afirmó al diario francés.

Además de los títulos de campeón olímpico y del mundo posee los récords del mundo de 100, 200 y del relevo 4x100 metros.

La barrera de los 19 segundos

Bolt, gran favorito para, se marca sus propias metas. Más allá de ganar los 9 oros, en el tiempo que le quede en el atletismo busca rebajar el récord de 200 metros, su prueba favorita, por debajo de los 19 segundos.

El jamaiquino estableció la mejor marca de la historia en 19,19 segundos y sueña en algún momento con mirar el cronómetro al superar la línea de meta y ver un 18.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Todo empezó en Pekín 2008, continuó en Londres 2012 y acabará seguramente en Río 2016.

Bolt fue el hombre que en Pekín lo rebajó hasta ahí después de que llevara 12 años sin moverse.

Pero no lo logró en el gran escenario olímpico de Río, debido a que apenas ha podido competir por una lesión muscular. La preparación no fue la mejor, así que se conformó con "sólo" ganar sin importar la marca.

"Alguien dijo que puedo ser inmortal", afirmó el jamaiquino con su primer oro en el cuello. "Dos medallas más y ya puedo despedirme. Inmortal".

Temas relacionados

Contenido relacionado