Atletismo Río 2016: Shaunae Miller, la corredora de Bahamas que ganó el oro olímpico en 400 metros con un clavado

  • Redacción
  • BBC Mundo
Clavado de Miller

Fuente de la imagen, Reuters

Pie de foto,

Miller se lanzó como si tuviera una piscina al frente.

La meta estaba cerca y no había una ganadora clara cuando Shaunae Miller sorprendió a todos y se quedó con el oro olímpico en 400 metros gracias a un clavado.

Así es, la atleta de Bahamas sacó la ventaja necesaria para quedarse con la carrera y con la medalla de oro en las Olimpiadas de Río de Janeiro lanzando su cuerpo hacia adelante.

A pocos centímetros de la meta, Miller trastabilló y no tuvo más opción que ejecutar un clavado como si al frente tuviera una piscina.

Con ese cierre poco ortodoxo la bahamesa paró el reloj en 49,44, el mejor registro de su vida.

Fuente de la imagen, AP

Pie de foto,

A centímetros de la meta, Miller trastabilló y lanzó su cuerpo hacia adelante para obtener la ventaja necesaria para ganar la carrera.

Cerrada la competencia, y después de unos segundos interminables de suspenso, Miller comenzó a celebrar cuando aparecieron los tiempos oficiales en el videomarcador del estadio Olímpico oficializando su victoria.

La estadounidense Allyson Felix, quien quedó tendida en el suelo tras la carrera, se ubicó en segundo lugar y ganó la medalla de plata.

La jamaiquina Shericka Jackson obtuvo el bronce.

Felix había recortado la distancia que la separaba de Miller y parecía que iba a ser capaz de arrebatarle la medalla de oro sobre la línea, pero la zambullida de la corredora de Bahamas fue crucial para asegurar el primer puesto.

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

Las líneas rojas determinan la parte del cuerpo más adelantada de las corredoras al cruzar la línea de meta.

Hubo reacción en las redes sociales sobre la validez de su acción, pero el reglamento de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo, la IAAF, por sus siglas en inglés, no cuestiona la forma en la que un corredor cruce la línea de meta.

El organismo sólo estipula en el artículo 164 de su reglamento, el concerniente a la llegada, qué es lo que determina el resultado final.

"Los atletas serán clasificados en el orden en que cualquier parte de sus cuerpos (esto es, el tronco, pero no la cabeza, el cuello, los brazos, las piernas, las manos o los pies) alcance el plano vertical del borde más próximo de la línea de llegada, tal como se ha definido anteriormente", especifica el texto.

Fuente de la imagen, Reuters

Pie de foto,

Miller es la subcampeona mundial de su categoría.

El triunfo de Miller no fue una sorpresa, aunque la forma como lo consiguió sí.

La abanderada de Bahamas en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos llegó a Río de Janeiro como una de las grandes favoritas tras permanecer invicta en las cinco carreras que había disputado este año.

También fue subcampeona del mundo y líder del ránking mundial de su categoría en 2016.