De niño abandonado a héroe de Brasil: la historia de Thiago Braz, el campeón en salto con garrocha en las Olimpiadas de Río 2016

Thiago Braz da Silva Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Thiago Braz da Silva rompió el récord mundial y ganó oro este lunes en la disciplina de salto con garrocha.

Thiago Braz esperó durante días con su mochila a cuestas a que su madre volviera, hasta que se dio cuenta de que no lo haría. Lo había abandonado. Lo criarían sus abuelos.

La familia del deportista brasileño recordó a los medios locales las dificultades que atravesó Braz antes de romper el récord olímpico y llevarse el oro en salto con garrocha este lunes en Río.

El segundo oro de Brasil en estos juegos se produjo de forma dramática, con todos los elementos emocionantes que caracterizan a las competiciones olímpicas que quedan grabadas en la historia.

El salto de 6,03 metros de Braz emocionó a la audiencia en el estadio olímpico, y desencadenó comentarios y menciones en las redes sociales.

Y no solo en casa.

"¡Lo hizo! ¡Lo hizo!", expresó entusiasmado el exatleta de jabalina y comentarista de la BBC, Steve Backley.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Thiago celebró cuando supo que se aseguraba el oro.

El excampeón olímpico británico en atletismo Steve Cram concordó con Backley: "He visto muchas cosas en los últimos años compitiendo (...). Este debe ser uno de los mejores momentos: el público, el talento en casa, más fuerte que nunca, mejor que nunca".

En una noche interrumpida por la lluvia y el viento, Braz decidió aumentar 11 centímetros de su propia marca personal para destronar a su rival y campeón de Londres 2012, el francés Renaud Lavillenie.

El atleta de 22 años completó el salto con éxito y rompió el récord olímpico.

"Es oro para Thiago Braz da Silva de Brasil. Las personas en las gradas están llorando," escribió el periodista deportivo de la BBC Tom Fordyce, en su cuenta de Twitter.

A pesar de haberse criado sin su madre, contó con el apoyo de su familia. Fue su tío, el atleta Fabiano Braz, quien lo atrajo al deporte.

A medida que sus logros se acumulaban, llamó la atención del reconocido entrenador ucraniano Vitaly Petrov y se mudó a Italia para entrenar.

Con la hazaña lograda en estas Olimpiadas, Braz se convirtió este lunes en un héroe nacional.

Temas relacionados

Contenido relacionado