El expresidente de El Salvador Mauricio Funes recibe asilo político en Nicaragua

Mauricio Funes Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Mauricio Funes ganó las elecciones presidenciales el 15 de marzo de 2009.

Durante cinco años, entre 2009 y 2014, Mauricio Funes fue presidente de El Salvador. Desde este martes, es asilado político en Nicaragua.

"Otórgase asilo al ex presidente (sic) de la hermana república de El Salvador Carlos Mauricio Funes Cartagena, identificado con pasaporte D006415", se puede leer en la edición del 6 de septiembre de la Gaceta de Nicaragua, el diario oficial del país centroamericano.

La condición de asilados se extiende también a "su núcleo familiar", que incluye a la mujer de Funes, Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, y sus tres hijos.

Funes, el primer político del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) -el partido de izquierda que fue uno de los principales opositores contra el gobierno militar en El Salvador durante la guerra civil- en llegar a la presidencia del país, había solicitado asilo en el país vecino el pasado 1 de septiembre.

"Persecución política"

El expresidente salvadoreño se enfrenta a un juicio civil en su país por supuesto enriquecimiento ilícito, luego de no haber podido justificar transacciones personales por más de US$600.000.

Según la resolución del Ministerio de Exteriores publicada este martes, "la constitución política de la república de Nicaragua asegura el asilo para los perseguidos políticos, amparando a los perseguidos por luchar en pro de la democracia, la paz, la justicia y los derechos humanos, estableciendo que la ley determinará la condición de asilado o refugiado político, de acuerdo con los convenios internacionales ratificados por Nicaragua".

En una línea similar se expresó este martes el mismo Funes en su cuenta de Twitter.

"No mentí sobre el asilo. Decidí tramitarlo el 31 de Agosto después de constatar la persecución política que se inicia en mi contra", señaló.

También se refirió al asunto en su cuenta de Facebook y amplió ese argumento.

"Desde que dejé la Presidencia de la República sabía que la derecha oligárquica iba a arreciar la persecución política en mi contra", escribió al principio de un largo texto.

"Ahora que han transcurrido más de dos años desde que salí del gobierno es claro que usarán las instituciones del Estado que aún controlan para provocar mi muerte civil y política, y si es posible mi anulación física".

El presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de Nicaragua, el diputado sandinista Jacinto Suárez, citado por el diario La Prensa de Managua, defendió el asilo político a Funes y aseguró que el expresidente salvadoreño "aquí se siente seguro".

Juicio pendiente

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Agentes de la policía requisan armas encontradas en la casa del expresidente Funes.

El proceso contra Funes se inició en febrero de este año tras recibir luz verde de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador, gracias al voto favorable de nueve de los 15 magistrados del alto tribunal.

De acuerdo con un informe de la sala de Probidad de la CSJ, durante su presidencia, el exmandatario logró cancelar una deuda personal de más de US$200.000 y ahorrar US$150.000.

La salida de Funes del país complica un proceso civil que no conlleva la posibilidad de cárcel.