Qué votaron exactamente los colombianos en el "plebiscito por la paz" de este domingo

Votante en deja su sufragio en Bogotá Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Unos 35 millones de colombianos están llamados a las urnas para decidir sobre el acuerdo de paz.

Cuando votan en una elección presidencial, los colombianos saben que su decisión ayuda a definir el rumbo del país durante los siguientes cuatro años.

Pero tras los sorpresivos resultados de este domingo, que dieron por ganador al "No" por un estrecho margen, hay quienes temen que la repercusión no se cuente en años, sino en décadas.

Desde las 8 de la mañana y hasta las 4 de la tarde los 35 millones de colombianos registrados para votar estaban convocados para responder "Sí" o "No" a una pregunta: "¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?".

Menos del 40% de los electores registrados acudieron a las urnas. Con lo cual la abstención fue superior al 60%.

Pero, ¿en qué consistía exactamente lo pactado? ¿Y qué implica que se haya rechazado?

Media playback is unsupported on your device
¿Qué se vota exactamente en el plebiscito de este domingo en Colombia?

BBC Mundo te explica lo que estaba en juego y lo que puede pasar con siete preguntas clave.

1. ¿Qué contempla el acuerdo?

El acuerdo es el resultado de casi cuatro años de negociaciones entre el gobierno y las FARC en La Habana, Cuba, y establece una serie de beneficios, compromisos y obligaciones para los actores involucrados en el conflicto armado.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Un grupo de guerrilleros de las FARC en vísperas de la firma de los acuerdos.

El texto, de 297 páginas, también refleja el compromiso de realizar ciertas transformaciones político-económicas en Colombia y está dividido en cinco puntos.

  1. Una propuesta de reforma rural integral, para permitir el desarrollo y mejorar las condiciones del campesinado colombiano.
  2. Un acuerdo de participación política, para dar espacio, protección y posibilidades de competir a más colectivos políticos, especialmente la oposición y partidos minoritarios.
  3. Un plan para solucionar el problema de las drogas ilícitas -fundamentalmente la producción de hoja de coca y su procesamiento para fabricar cocaína- en el que las FARC se comprometen a abandonar su rol en el negocio y contribuir con información y el gobierno a implementar planes de sustitución de cultivos para ayudas a los campesinos.
  4. Un acuerdo sobre las víctimas, que describe cómo se reparará a quienes sufrieron a lo largo del conflicto y cómo se hará justicia con los perpetradores, y especifica quiénes serán alcanzados por una amnistía amplia pactada por los negociadores.
  5. Un punto sobre el fin del conflicto, en el que se describe cómo se implementará y verificará el cese el fuego bilateral y definitivo (ya vigente) y cómo las FARC dejarán las armas y pasarán a reincorporarse a la vida civil.

Aunque se trata de un acuerdo con las FARC, los primeros dos puntos tienen un alcance que va mucho más allá del grupo guerrillero, y el sistema de justicia transicional contemplado en el punto 4 también aplica a todos los actores el conflicto.

Queda preguntarse si estos puntos del acuerdos se mantendrán o se modificarán tras la decisión de los votantes colombianos en el plebiscito.

2. ¿Qué dicen sus críticos?

Los principales cuestionamientos se han centrado que los culpables de crímenes de guerra y de lesa humanidad -tanto de las FARC como de las fuerzas del Estado- no necesariamente irán a la cárcel.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El expresidente Álvaro Uribe es una de las principales voces a favor del "no".

Según los acuerdos, aquellos que cuenten la verdad de lo que hicieron de inmediato y se comprometan a reparar a sus víctimas pagarán sus penas con una suerte de trabajo comunitario en las zonas en que cometieron sus crímenes.

Aunque quienes reconozcan sus actos tardíamente, o no lo hagan, sí irán a la cárcel, por entre cinco y 20 años.

El gobierno insiste en que fue el mayor nivel de justicia que se pudo alcanzar para lograr sellar el acuerdo de paz y señala el hecho de que la fiscal de la Corte Penal Internacional dio su visto bueno -en principio- a lo acordado.

Pero los críticos consideran que cualquier sentencia que no sea de prisión es insuficiente.

También se ha cuestionado que la forma de probar la responsabilidad de mando es demasiado puntillosa y requiere un nivel de conocimiento y cercanía con el hecho que no necesariamente los superiores siempre tienen.

Eso implica que los más altos responsables en la cadena de mando puedan liberarse de responsabilidad.

Y muchos cuestionan además el hecho de que se le garantice al partido político en el que se convertirán las FARC cinco escaños en el Senado y cinco en la cámara de Representantes para los períodos que comienzan en 2018 y 2022.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El conflicto colombiano ha dejado más de 220.000 muertos, decenas de miles de desaparecidos y numerosas heridas abiertas.

Estos escaños son menos de los que demandaban las FARC y mucho menos de los que se dieron en otros procesos de paz. Pero el descrédito que tiene esa guerrilla con vastos sectores de la sociedad hace muy difícil para muchos colombianos aceptar que se les den esos lugares.

Existen otras preocupaciones, como que las FARC no aporten dinero para la reparación o que no dejen todas las armas.

Pero tanto el gobierno como las FARC han manifestado que confían en que la otra parte cumplirá lo acordado.

Aunque hay un punto que sigue preocupando a los guerrilleros: su seguridad una vez desarmados e incorporados a la vida política colombiana.

No dejan de citar lo ocurrido a partir de mediados de los 80, cuando algunos de sus miembros se sumaron al partido de izquierda Unión Patriótica, miles de cuyos cuadros fueron asesinados por escuadrones de la muerte de derecha.

3. ¿Qué dicen los defensores de los acuerdos?

La mejor forma de resumir la posición de los votantes del "sí" es que una paz imperfecta es mejor a la continuación de la guerra.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Actores, deportistas y escritores colombianos manifestándose a favor del "sí".

El mismo presidente Juan Manuel Santos le dijo a BBC Mundo que personalmente hubiera querido "que los responsables de los crímenes contra las mujeres, las violaciones sexuales o los crímenes de lesa humanidad tuvieran un mayor castigo".

"Pero lo que aquí logramos es el máximo de justicia que permita la paz, este es el mejor acuerdo posible", insistió Santos.

En la alocución del día domingo, luego de que se diera a conocer el resultado que le dio al No la mayoría de votos, el presidente colombiano dijo que no se rendiría y que seguirá buscando la paz hasta el último minuto de su mandato porque "es ese el camino para dejarle un mejor país a nuestros hijos".

4. La paz no significó la victoria del Sí

Una crítica a la pregunta del plebiscito fue que no aclaraba que se trataba de un acuerdo entre gobierno y FARC, con lo que se podía dar a entender que lo que se estaba votando era una paz absoluta.

Es cierto que un acuerdo aprobado y exitosamente implementado no iba a implicar la paz total para Colombia.

Todavía están activos los grupos armados organizados (o bandas criminales, como eran llamados hasta hace algunos años), formados tras la desmovilización paramilitar de mediados de los 2000.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Un letrero a favor del "sí" en la ciudad de Cartagena.

Estos grupos tienen una importante presencia en el territorio colombiano, en el que extorsionan a la población y se dedican al narcotráfico, minería ilegal y tráfico de personas, entre otras actividades crimínales.

Y además todavía sigue activo el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla de izquierda más grande del país, que opera desde la misma época que las FARC, desde mediados de los 60.

Meses atrás se anunció la intención de comenzar diálogos de paz formales entre el gobierno y el ELN.

Pero la resistencia del grupo guerrillero a ceder a la exigencia del gobierno de liberar a todas las personas que tienen secuestradas y abandonar esa práctica, tiene frenadas las negociaciones.

Días atrás el presidente Santos dijo que apenas eso ocurra podrán comenzar los diálogos casi de forma inmediata.

5. ¿Cuántos votos se necesitaban para ganar el plebiscito?

Para que una votación a favor de los acuerdos fuera válida, los votos debían superar al "no" y también recibir el apoyo de al menos un 13% del total de los votantes registrados, lo que equivale a unos 4,5 millones de votos.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La diferencia de votos entre el "Sí" y el "No" fue mínima.

Muchos han argumentaron que era un umbral muy bajo, pero en la sentencia que regula el plebiscito la Corte Constitucional de Colombia determinó lo contrario.

Su explicación es que en un país con bajos niveles de participación electoral ese es un umbral aceptable.

Y en efecto, pese a los beneficios que los votantes recibían al ejercer su derecho al voto, la abstención fue del 63%.

6. ¿Qué pasará ahora que ganó el No?

La diferencia de votos entre el "Sí" y el "No" fue mínima.

Los partidarios del "No", cuya figura más visible es el senador y expresidente Álvaro Uribe, insisten en que su intención es forzar una renegociación de lo pactado, modificando aquellos elementos que no los convencen.

La renegociación es algo que está contemplado en la sentencia de la Corte Constitucional.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Una vez ratificados los acuerdos los guerrilleros se concentrarán en varios campamentos a lo largo del país.

Pero previo a las elecciones, el gobierno dijo que de producirse una victoria del "no" los acuerdos quedarían descartados y se activaría un protocolo para que las FARC vuelvan a sus campamentos.

Días previos a las votaciones, el presidente Juan Manuel Santos le dijo a BBC Mundo que no contemplaba la posibilidad de que ganara el no y aseguró en más de una ocasión que no tenía un plan B.

Sin embargo, durante el discurso oficial que realizó este domingo luego de conocerse los resultados, dijo que buscaría un espacio de encuentro y unidad.

El lunes ya están citadas todas las partes involucradas para encontrar un espacio de diálogo.

Los comisionados de paz viajarán nuevamente a La Habana.

Además, Santos ratificó que el cese al fuego sigue vigente.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption La campaña del "no" dice que los acuerdos se pueden renegociar.

Temas relacionados

Contenido relacionado