México: identifican a presunto responsable del secuestro y asesinato de María Villar Galaz, sobrina del presidente de la Federación Española de Fútbol

María Villar Derechos de autor de la imagen Facebook/VG María
Image caption María vivía en la Ciudad de México donde trabajaba en la empresa IBM desde hace tres años.

La Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR) identificó este lunes a uno de los presuntos responsables del secuestro y asesinato de la española María Villar Galaz.

Villar, de 39 años y sobrina del presidente de la Federación Española de Fútbol, desapareció el 13 de septiembre en Ciudad de México y pocos días después fue encontrado su cadáver.

La PGR aseguró que un hombre identificado como "Óscar N." tuvo "participación directa" en los hechos y ya se encuentra en una cárcel federal.

La fiscalía también giró una orden de aprehensión contra otro individuo y las autoridades señalaron que en la banda que secuestró a Villar hay expresos.

Gustavo Salas Chávez, titular de la Subprocuraduría de Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) de la PGR, señaló en conferencia de prensa que la banda está conformada por más de dos integrantes, originarios de la ciudad y que actúan en la zona metropolitana.

Salas señaló que se "avanza en la indagatoria sobre la participación de otros probables responsables".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption María Villar era sobrina de Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol.

El caso

Villar tomó un taxi en el centro comercial Patio Santa Fe, en el oeste de la capital, en donde se encontraba su trabajo, rumbo a su casa en el barrio de Polanco, pero fue secuestrada al subirse al vehículo.

"Una segunda persona aborda el vehículo y (Villar) es sometida violentamente por los dos sujetos, uno de ellos el chofer, y la trasladan al estado de México para hacer uso de su tarjeta en un banco", explicó el funcionario quien señaló que la mujer fue inmovilizada con un aparato de descargas eléctricas.

Al día siguiente del secuestro, los delincuentes contactaron con la familia de la víctima para pedir un rescate.

Pese a que los secuestradores recibieron dinero, la mujer fue hallada atada de pies y manos y con una bolsa en la cabeza.

Su cadáver fue abandonado en un canal de drenaje en el municipio de Santiago Tianguistenco, estado de México, a unos 40 kilómetros de donde fue secuestrada.

La mujer llevaba tres años viviendo en la capital mexicana, donde trabajaba para la compañía IBM.

Temas relacionados

Contenido relacionado