Las dificultades para llegar a las zonas más afectadas por el poderoso huracán Matthew en Haití

Haití Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Naciones Unidas aseguró que hay unas 10.000 personas en refugios en Haití.

La resistencia de Haití volvió a ser puesta a prueba por un desastre natural.

En un principio se habló de 10 víctimas mortales por el paso del huracán Matthew pero la realidad golpeó más fuerte este jueves y las autoridades hablan ya de más de 260 muertos y decenas de miles de desplazados.

Florida y Carolina del Sur, en Estados Unidos, reciben la tormenta que en la madrugada del jueves pasó sobre Bahamas.

Todo el tráfico aéreo y marítimo de las islas se ha interrumpido y se instó a los habitantes a trasladarse a zonas elevadas.

Image caption Cultivos de bananos arrasados e inundaciones son algunas de las consecuencias de la tormenta en el suroeste de Haití.

Impacto en Haití

Con vientos de hasta 230 kilómetros por hora , Matthew golpeó una zona remota de Haití, uno de los países más pobres del mundo en el que gran parte de la población vive en frágiles casas en zonas propensas a las inundaciones.

Las autoridades dijeron que todavía no están en condiciones de evaluar el verdadero alcance de los daños, especialmente en la zona de Grand Anse, en la punta sur de la isla que estaba en plena trayectoria de la tormenta.

Un puente clave fue destruido, las carreteras están intransitables y las comunicaciones telefónicas se han cortado.


Desde Haití, Tony Brown, BBC News

Sólo empezamos a ver la verdadera fuerza destructiva del huracán Matthew una vez que nos trasladamos al suroeste del país.

Árboles caídos, cultivos de bananos que han quedado desenraizados y arrasados, casas bajo el agua y mujeres intentando retirar los escombros del camino.

Era notable ver cómo las personas que nos cruzamos en el camino lidiaban con la situación solos. No había militares o agentes de policía cerca para ayudar. Incluso las organizaciones de ayuda tienen dificultades para moverse por este dañado rincón del país.

Como si el huracán no hubiera dañado lo suficiente a las personas y sus vidas, una ruta crucial para los más afectados por el huracán fue destruida.

El colapso de un puente dejó un río lleno de lodo entre los más afortunados y aquellos golpeados en el sur.

Image caption El sur de Haití se vio especialmente golpeado por el huracán Matthew.

Los habitantes de esta población dividida por el turbio río intentaban ayudar.

Un hombre con una pala cavaba un hueco en la tierra, otros retiraban ramas caídas sobre la carretera.

Mirábamos desde esta orilla del río los destrozos cuando nos dijeron que estábamos sobre el lugar donde apenas hace unos días había cuatro casas familiares.

Una mujer nos contó que sus hijos acababan de empezar la escuela y que el agua se llevó sus uniformes recién estrenados.

Entre las lágrimas de aquellos que perdieron sus formas de vida en el río también había risas y cánticos de la gente de las riberas, mientras otros intentaban cruzar.

Antes de venir, ya me habían dicho que los haitianos son gente resistente: tendrán que serlo para poder enfrentar esta nueva tragedia natural.


Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Partes del sur de Haití sufrieron severas inundaciones.
Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La zona de Les Cayes también quedó inundada.
Derechos de autor de la imagen AP
Image caption No se ve personal de ayuda en las zonas más afectadas por el paso del huracán Matthew en el sur de Haití.

Mourad Wahba, representante especial de Naciones Unidas para Haití, declaró el miércoles que al menos 10.000 personas están en refugios y que los hospitales están desbordados. La cifra de desplazados es ahora mucho mayor.

"Lo que sabemos es que muchas casas se han visto dañadas", señaló el ministro del Interior haitiano Anick Joseph.

"Algunas viviendas se han quedado sin tejados que tendrán que ser reemplazados mientras que otras casas fueron totalmente destruidas".

Entre los edificios afectados hay escuelas e iglesias que iban a ser centros de votación en las elecciones del fin de semana, que fueron suspendidas. Todavía no se ha anunciado una nueva fecha para los comicios.

Preparativos en Florida

En República Dominicana murieron personas por el colapso de muros y deslaves.

En Cuba, decenas de casas en la ciudad oriental de Baracoa fueron destruidas.

En Estados Unidos, el presidente Barack Obama declaró el estado de emergencia en Florida y Carolina del Sur e instó a los estadounidenses a seguir las recomendaciones de las autoridades.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Residentes de Florida se están preparando para la llegada de la poderosa tormenta.
Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Se teme que el huracán Matthew sea la tormenta más fuete en azotar Florida en los últimos años.

El gobernador de Florida, Rick Scott, pidió a los residentes que siguieran las instrucciones de evacuación que hicieran las autoridades.

Por su parte, la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, dijo que se evacuará a 250.000 personas de zonas costeras.

Matthew es el huracán más poderoso de la región desde Félix en 2007.

Contenido relacionado