Por qué piden el retorno de Samarco, la empresa minera acusada de cometer el mayor desastre ambiental en la historia de Brasil

Poblador de Mariana Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los pobladores de Mariana dependen históricamente de los empleos que genera la actividad minera.

Parece difícil de creer, pero es verdad.

Decenas de pobladores de la ciudad brasileña de Mariana, en el estado de Minas Gerais (este), reclamaron este fin de semana el retorno de la empresa minera Samarco.

La compañía, compuesta por capitales brasileños y australianos, es acusada de nada menos que ser responsable del mayor desastre ambiental en la historia de Brasil.

Sucedió hace un año, el 5 de noviembre de 2015, cuando la rotura de dos diques que contenían más de 60 millones de metros cúbicos entre agua y residuos tóxicos produjo un alud que asoló varios pueblos.

La catástrofe ambiental sin precedentes además resultó en la muerte de 19 personas.

Mariana se encuentra a 50 kilómetros de Bento Rodríguez, la ciudad más castigada por el deslave y que prácticamente quedó enterrada por los escombros.

Desde entonces, Samarco cesó sus actividades, lo que generó un alto desempleo en las poblaciones colindantes que, sin verse afectadas directamente por el alud, perdieron su principal forma de subsistencia.

Afectó mucho porque nosotros dependemos financieramente de los empleos que genera Samarco. Ahora tenemos más de 12.000 desempleados de un total de 60.000 habitantes".

Antonio Marcos de Freitas, presidente de la Cámara Municipal de Mariana.

"¡Quédate!"

"Afectó mucho porque nosotros dependemos financieramente de los empleos que genera Samarco. Ahora tenemos más de 12.000 desempleados de un total de 60.000 habitantes. Estamos pasando muchas dificultades y no sirve fingir", declaró a la Agencia EFE el presidente de la Cámara Municipal de Mariana, Antonio Marcos de Freitas.

"¡Quédate, quédate!", gritaban los manifestantes el sábado.

Llevaban carteles en los que se podía leer "Justicia, sí, desempleo, no", "Todos somos víctimas" y "El pueblo ya no soporta más desempleo".

"No pedimos que vuelva de cualquier manera, queremos que vuelva con las condiciones que tenga que cumplir, con seguridad y justicia", subrayó Marcos de Freitas.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Bento Rodrigues ahora es un pueblo abandonado enterrado por los desechos del deslave de hace un año.

La Fiscalía brasileña presentó en octubre cargos contra 22 personas y cuatro empresas, entre ellas, la brasileña Vale y la australiana BHP Billiton, que son las que controlan Samarco.

Mariana, al igual que muchas otras poblaciones de Minas Gerais, depende históricamente de los empleos que genera la actividad minera.

Bento Rodrigues, en cambio, ahora es un pueblo abandonado y en ruinas en el que todavía hay agua contaminada.

"¡Nunca más!"

Paradójicamente, horas antes de la manifestación a favor del regreso de Samarco, otra movilización se realizó demandando exactamente lo contrario.

Familiares y víctimas del vertido tóxico se reunieron el sábado para exigir que la justicia castigue a la compañía minera por lo sucedido el año pasado.

El grueso de la manifestación entró por Bento Rodrigues con un cartel que rezaba: "Un año de impunidad, luchar y organizar para los derechos conquistar".

Frente a la antigua escuela de la población sepultada se ofreció una misa y una representación artística por parte de un grupo de jóvenes que aparecieron untados con los restos de vertido que aún hoy, un año después del suceso, llegan hasta una altura de dos pisos.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El retorno o no de Samarco a la regi[on tiene divididos a los pobladores de Mariana.

Cada uno con una gran cruz de madera a la espalda, los intérpretes gritaban "mar de lodo, nunca más".

Posteriormente, las víctimas que perdieron algún familiar plantaron emocionados un árbol en los montículos de lodo junto a las cruces de madera.

"Acciones insuficientes"

Mientras tanto, un grupo de expertos en derechos humanos de la ONU calificó de "insuficientes" las acciones del gobierno brasileño y de las compañías involucradas para hacer frente a los costes ambientales y humanos del vertido de lodo tóxico.

En un comunicado para conmemorar el primer aniversario del desastre, los expertos urgieron al gobierno y a las empresas Samarco, Vale y BHP Billiton a abordar los "asuntos sin resolver" que aún afectan a "seis millones de personas".

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Una protesta a favor y otra en contra de Samarco se realizaron el fin de semana.

Explicaron que los informes a los que han podido acceder sugieren que algunos de los 700 kilómetros de vías navegables afectadas, principalmente el río Doce, aún están contaminados por el desastre inicial.

Las comunidades afectadas por el desastre han sufrido efectos adversos para la salud no solo como resultado de la contaminación del agua, sino también como resultado del polvo producido a partir del lodo seco.

Los expertos advirtieron que el inicio de la temporada de lluvias en esa zona pueden generar nuevos rebalses y arrastrar los desechos a otras poblaciones.

Un año después, el desastre ambiental de Minas Gerais está lejos de ser superado.

Y, aunque suene contradictorio, los pobladores que piden el retorno de Samarco, también son víctimas.

Contenido relacionado