México: caída histórica del peso ante el triunfo de Donald Trump frente a Hillary Clinton en las elecciones de Estados Unidos

peso mexicano Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El peso mexicano se deprecia y los mercados temen más caídas ante el dólar.

La noche electoral en Estados Unidos fue larga. Del otro lado de la frontera fue más bien oscura para los bolsillos de los mexicanos. Y el impacto quizá sea aún más profundo.

Con una caída de más del 13% en la tarde del martes, el peso sintió con fuerza el golpe de la victoria de Donald Trump en las elecciones.

Así lo fue durante toda la campaña. Bastaba alguna buena noticia sobre el candidato republicano para que la moneda de México se depreciara.

En el día de los comicios y al amanecer del nuevo período, esta regla no hizo sino confirmarse

El peso pasó de cotizarse a 18,5 unidades por dólar cuando empezaron las votaciones a 20,74 al cierre de la jornada, un mínimo histórico para la moneda mexicana con respecto a la divisa estadounidense.

Media playback is unsupported on your device
El conciliador discurso de Donald Trump tras la victoria

Al amanecer del miércoles la moneda mexicana se cotizó en 20,20 pesos por dólar. Algo que algunos ven como el inicio de una jornada de inestabilidad.

En las semanas previas a la elección, distintos análisis estimaban que una victoria del republicano podría llevar el peso hasta las 24 o 25 unidades por dólar en 2017.

A pesar de este escenario, el gobierno mexicano anunció este miércoles que por el momento no realizará ningún movimiento en su estrategia financiera.

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, anunciaron en una conferencia de prensa que revisarán permanentemente la evolución del entorno financiero antes de tomar decisiones.

El resultado de la elección, aseguró Meade, no tendrá un impacto inmediato en el esquema de comercio de ambos países.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Mientras el candidato republicano Donald Trump era elegido como nuevo presidente de EE.UU., el peso mexicano cayó dramáticamente en su cotización.

Y decisiones como la reforma energética y financiera, adoptadas desde hace un par de años, se convierten en una defensa ante una eventual especulación.

"En el corto plazo las autoridades estaremos especialmente vigilantes de la evolución de los mercados financieros y tomaremos las medidas pertinentes", explicó.

"México ha vivido en el pasado eventos de volatilidad que hemos enfrentado en unidad, aprovechando nuestra solidez económica y tomando decisiones correctas y prudentes. Ésta no ha de ser la excepción", agregó Meade.

"No pagaremos el muro"

Ésta será, por el momento, la posición en los meses que faltan para que Trump asuma la presidencia de Estados Unidos dijo la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu.

El gobierno mexicano buscará "un espacio de diálogo y coincidencia" con el equipo del magnate para plantear su agenda de intereses en el futuro.

"Nuestra relación con Estados Unidos no empieza ni termina con la jornada electoral. Tenemos de aquí a enero para construir los nuevos términos de referencia en la relación".

Y subrayó: "El gobierno de México ha sido claro y enfático en decir que pagar por un muro está fuera de nuestra visión de integración".

El candidato republicano durante su campaña ha dicho que levantará una divisoria en la frontera mexicano-estadounidense para poner freno a la inmigración indocumentada, y sugirió que México pagaría los costos de construcción.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption En México se comenzaron a sentir los primeros efectos del triunfo de Donald Trump en las elecciones de EE.UU.

Casi a la misma hora en que los responsables de la economía y las relaciones exteriores de México hablaban ante los medios (alrededor de las 13 GMT), el presidente Enrique Peña Nieto definió su posición en 4 mensajes de su cuenta de Twitter.

"El pueblo estadunidense ha elegido a su próximo presidente", señaló el primero de ellos.

"Felicito a Estados Unidos por su proceso electoral y le reitero a Donald Trump la disposición de trabajar juntos en favor de la relación bilateral".

Y concluye: "Confío en que México y Estados Unidos seguirán estrechando sus lazos de cooperación y respeto mutuo".

Las consecuencias

La dependencia comercial entre ambos países, sumada a las amenazas del magnate republicano de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés) y de construir un muro en la frontera entre ambos países y obligar a México a pagarlo, han sacudido al peso pues los mercados temen que la moneda sufra con Trump en la presidencia.

El republicano habló durante la campaña sobre imponer un arancel de 35% para importaciones desde el vecino del sur. Esto tendría un impacto enorme en la economía de México, que el año pasado exportó bienes y servicios por US$316.400 millones con EE.UU. y logró un superávit comercial bilateral de US$49.200 millones.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Donald Trump y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, se saludan durante su encuentro del pasado 31 de agosto.

El gobierno mexicano aseguró la semana pasada que estaba discutiendo un plan de contingencia en caso de una derrota de la candidata demócrata Hillary Clinton, tal como ocurrió, y reconoció que habría "volatilidad" en los mercados con la llegada de Trump a la presidencia.

Un dólar caro afecta principalmente a los mexicanos que cuentan con créditos en esa divisa; golpea además a quienes deben realizar importaciones por su actividad económica y a quienes viajan al exterior.

La principal preocupación pasa por la posibilidad de que un peso más débil genere presiones inflacionarias al incrementarse el costo de las importaciones y este deba ser absorbido por los consumidores y no por las empresas.

Como contrapartida, con un peso más barato son los sectores exportadores y del turismo los que más se benefician.

Derechos de autor de la imagen PEDRO PARDO
Image caption El candidato republicano inició su campaña presidencial con un fuerte mensaje en contra de inmigración mexicana a Estados Unidos.

En el día siguiente a la elección de Donald Tump, la caída en el valor del peso frente al dólar continuaba.

De hecho la cotización dio un salto al mismo tiempo en que el secretario de Hacienda, el gobernador del Banco Central y la canciller explicaban la posición del país ante el nuevo gobierno.

Un mensaje que, ciertamente, ocurrió antes de que los mercados bancario y financiero iniciaran oficialmente sus operaciones en México.

Contenido relacionado