Dos sobrinos del presidente venezolano Nicolás Maduro son hallados culpables de tráfico de drogas en un tribunal de EE.UU.

Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Antonio Campo Flores en su juicio Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Antonio Campo Flores fueron detenidos en Haití en noviembre de 2015 en una operación de agentes de EE.UU.

Dos sobrinos del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fueron declarados culpables este viernes de participar en una conspiración para traficar cocaína a Estados Unidos.

Un jurado en un tribunal de Nueva York emitió este viernes el veredicto en contra de Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Antonio Campo Flores, sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores.

Ambos podrían enfrentar como pena máxima la cadena perpetua cuando su sentencia sea establecida por la justicia estadounidense.

Flores de Freitas, de 31 años, y Campo Flores, de 30, fueron detenidos en Haití en noviembre de 2015 y trasladados a EE.UU. tras una operación de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).

Los abogados de los sobrinos de Maduro aseguraron que sus clientes nunca tuvieron intención de enviar drogas a Estados Unidos.

El oficialismo venezolano ha negado reiteradamente las acusaciones, que estima parte de una campaña para desprestigiar al gobierno socialista.

En enero, Cilia Flores dijo que era una "venganza" para desprestigiar su candidatura en las elecciones parlamentarias del país en las que salió elegida.

"Querían desarticularnos, querían sacarnos, y no, nosotros fuimos a nuestro proceso (electoral). Fíjate yo gané en mi estado", señaló.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Campo (con camisa gris) y Flores (de azul) fueron arrestados en Haití en noviembre y trasladados a EE.UU.

La "confesión" de los sobrinos

De acuerdo con un documento de imputación, al que tuvo acceso BBC Mundo en noviembre, Campo y Flores fueron acusados de "asociación para delinquir y conspirar en complicidad para violar la ley de narcóticos de Estados Unidos".

Los dos hombres presuntamente participaron en varios encuentros durante octubre de 2015 para organizar el envío de un cargamento de 800 kilogramos de cocaína a través de Honduras.

Ambos "confesaron" su participación en el plan para traficar la droga al momento de ser detenidos, según la fiscalía, pero los abogados pidieron que esa declaración fuera desechada ya que sus clientes no sabían que tenían derecho a guardar silencio.

Según la defensa, hicieron las declaraciones coaccionados por los agentes de la DEA que los interrogaron, por lo que luego se declararon no culpables.

Pero la fiscalía dijo que, además de los testimonios de los acusados, existen videos de los sobrinos en los que declaran que la cocaína que buscaban traficar se la habían dado las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Gracias a su relación con la pareja presidencial, las autoridades venezolanas en el aeropuerto internacional de Maiquetía, que sirve a la ciudad de Caracas, presuntamente no habrían revisado su equipaje.

En los documentos se recoge que los arrestados esperaban recibir hasta US$20 millones por el traslado de la droga.

Contenido relacionado