Cómo fue el paso del cortejo de Fidel Castro por el histórico Cuartel Moncada, inicio de la revolución

Cenizas de Fidel Castro pasan frente al Cuartel Moncada Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El cortejo fúnebre con las cenizas de Fidel Castro pasa frente al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba.

"Ahora sí se siente de verdad, doloroso", le comentaba entre sollozos Karina a su marido.

La muerte de Castro se anunció el viernes pasado, pero ver pasar sus cenizas es lo que la golpeó.

"Soy enfermera y él me formó. Que agradecerle tengo todo", le dijo a BBC Mundo mientras se secaba las lágrimas o el sudor, en la humedad tórrida de Santiago de Cuba, en el este de la isla.

Acababan de ver pasar las cenizas de Fidel Castro frente al Cuartel Moncada, el lugar donde en 1953 empezó la Revolución, antes de que empezara.

La caravana no pasa rápido, pero casi no da tiempo a nada, sólo a gritar más fuerte: "Yo soy Fidel, yo soy Fidel".

Los niños se desgañitan. Las madres lloran y algunos abuelos también.

Donde empezó todo

El 26 de julio de 1953, más centenar de jóvenes liderados por Castro atacaron la fortaleza militar, la segunda en importancia del país, en el primer acto insurreccional contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Por eso la escala del cortejo fúnebre por las inmediaciones de la Posta 3 del Cuartel Moncada, por el mismo lugar donde el fallecido líder inició el asalto.

El vetusto cuartel fue convertido en Ciudad Escolar tras el triunfo revolucionario de 1959, conserva en su fachada los orificios de las balas de aquella fallida acción.

Castro y sus compañeros fueron detenidos y enjuiciados poco después.

En "La historia me absolverá", el discurso que dio el histórico líder cubano en su autodefensa en el juicio, Castro describió lo sucedido.

"Los muros se salpicaron de sangre: en las paredes las balas quedaron incrustadas con fragmentos de piel, sesos y cabellos humanos, chamuscados por el disparo a boca de jarro", escribió.

Castro se benefició con una amnistía en 1955, marchó al exilio en México y desembarcó al año siguiente, un dos de diciembre, también en la costa oriental.

Organizó una guerrilla y en menos de tres años llegó al poder.

Image caption Niños saludan el paso del cortejo fúnebre con las cenizas de Fidel Castro.

Una gran escuela

El Moncada, donde comenzó todo, es una de las escuelas de primaria más grandes. Cientos de niños uniformados esperaban inquietos.

La mayoría no conoció a Fidel Castro cuando aún presidía el país. El líder histórico estaba retirado del poder desde hacía una década.

Bastaba ponerles una cámara delante para que hicieran el marcial saludo. Las maestras reclamaban si no lo hacían.

María de 12 años le contó a BBC Mundo cuánto le gusta estudiar ahí. Casi como en cualquier escuela del mundo.

Llegan a las 7:25 para formar y luego hacen "el debate" donde comentan las noticias y hablan de política y asuntos sociales.

Aunque esta semana ha sido un poco particular porque ha sido dedicada a Fidel Castro.

La caravana

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El jeep que transportó las cenizas de Castro tuvo una falla cerca del Moncada y los militares se vieron obligados a empujarlo.

El cortejo salió el miércoles de La Habana, al día siguiente del gran evento con presidentes en la Plaza de la Revolución. Y recorrió el país en cuatro días.

Paró en Santa Clara, Camagüey y Bayamo, la caravana del cortejo fúnebre de Fidel Castro llegó a su destino final en Santiago de Cuba, "la cuna de la Revolución".

Fueron más de 1.000 km de baño de masas en sentido inverso de la "Caravana de la Libertad", el recorrido triunfal que hicieron los rebeldes victoriosos en enero de 1959.

En Santiago descansarán los restos de Fidel Castro junto a los de José Martí en el cementerio de Santa Ifigenia tras un evento masivo en la Plaza de la Revolución este sábado.

En esta región empezaron los levantamientos contra los españoles y aquí se inició también la revolución de Castro.

Y es por esa tradición que en esta ciudad se concentran también muchos críticos con el régimen, esos que no han salido a las calles a recibirlo, ni tampoco a manifestarse en su contra.

En Santiago, el coordinador general de la opositora Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer, denunció que varios disidentes de la ciudad fueron detenidos en la víspera del funeral de Castro.

El opositor cubano añadió que las calles fueron llenadas "con personas de todo Oriente y toda Cuba".

"Pululan represores", agregó en Twitter.

Movilización

Y efectivamente hubo un despliegue impresionante para movilizar a miles de personas hasta Santiago.

Aunque BBC Mundo encontró numerosas personas de la provincia oriental, nadie parecía obligado, al contrario, mostraban una actitud de fervor devoto.

Image caption Miles de personas fueron movilizadas para asistir a los funerales de Fidel Castro.

Un ejemplo fue Yoandra, que nos encontramos a las 10 de la mañana en la Plaza de la Revolución con su hija, Elizabeth, vestida con uniforme de escuela primaria y "Fidel" escrito en la frente con un corazón.

Quedaban horas para la llegada del cortejo al lugar y era imposible resguardarse del calor ni en la sombra. Y tanto sacrificio, sin embargo, le parece poco.

"Nos dio escuelas y hospitales. Mi hija, sin Fidel, no tendría nada", aseguró.

De eso, están convencido casi todos los que salieron a recibirlo al grito de: "Yo soy Fidel".

Temas relacionados

Contenido relacionado