"Cuando vamos a combatir incendios nos despedimos de nuestras familias": la lucha de los bomberos voluntarios ante los feroces incendios en Chile

Bomberos combatiendo las llamas Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Hay cerca de 35.000 bombreos voluntarios en Chile. "Cuando vamos a combatir estos incendios nos despedimos de nuestras familias".

Las autoridades chilenas confirmaron que cuatro bomberos y dos policías murieron combatiendo los feroces incendios en el centro y sur del país, que ya han consumido cerca de 290.000 hectáreas.

Uno de los bomberos fallecidos es Hernán Avilés, de 36 años, quien era padre de dos niños pequeño y fue alcanzado por las llamas al quedar enganchado en un alambre luego de rescatar a una familia de su vivienda en una zona rural.

¿Cómo es la lucha de los miles de bomberos voluntarios en Chile que arriesgan su vida para combatir los implacables incendios que azotan actualmente al país?

BBC Mundo recogió el testimonio del bombero honorario Ricardo Carrasco, de la Primera Compañía de Bomberos de Talagante, la misma a la que pertenecía Hernán Avilés.


"Dolor y orgullo por Hernán"

"Hernán tenía la misión de sacar unas personas que no querían salir de su hogar por temor a perder sus cosas.

Derechos de autor de la imagen Bomberos de Talagante
Image caption Homenaje de los bomberos de Talagante a Hernán Avilés, que aparece iluminado en la imagen.
Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Una misión primordial es rescatar a las personas de las viviendas en las zonas en las que avanzan las llamas.

Él logro sacar a una familia de tres personas.

Una señora se volvió a su hogar yHernán fue, la sacó y en el momento de salir producto de las condiciones del humo se quedó enredado en unos alambres.

Quiso salir de esta casa done había rescatado estas personas y lamentablemente con las condiciones que había en ese momento, ráfagas de humo, humo caliente, vapores, no vio este alambre, quedó enredado en él y las llamas lo alcanzaron. Fueron segundos.

Cuando nuestros compañeros y bomberos del sector quisieron ir en su rescate ya era imposible sacarlos, entre el humo, fuego y la temperatura. Hernán falleció asfixiado.

Tienes que entender que las ráfagas de viento son fuertes en ese sector, estamos hablando de zonas rurales donde hay casas de material ligero por lo general rodeadas de mucha vegetación. Son sectores montañosos y los vientos que hay en el sector son muy fuertes, en un segundo pueden recorrer 50 metros fácilmente.

Hernán sabía el riesgo, sabía a lo que iba a lo que se enfrentaba cuando quiso sacar a esas personas. Nosotros sentimos mucho dolor al hablar de Hernán pero también orgullo.


"Nos despedimos de nuestras familias"

Estar en el frente combatiendo los incendios significa un sacrificio enorme para nosotros.

En Chile somos 35 mil a 40 mil bomberos voluntarios y actualmente todos estamos trabajando.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "Nos ha tocado mucho el cambio climático. Con temperaturas de 40 grados que no se veían y eso complica nuestra labor".

Es muy difícil hacer este trabajo ya que las condiciones climáticas en Chile han estado my cambiantes en los últimos años. Vivimos en una zona donde nos ha tocado mucho el cambio climático.

Está muy seco sobre todo en el sur con temperaturas que no conocíamos de 40 grados Celsius y eso nos ha complicado la labor.

El trabajo en el terreno se hace solamente con sacrificio, con vocación de servicio.

En Chile los bomberos somos voluntarios y somos voluntarios porque queremos serlo.

Hacemos un juramento de sacrificio que es dar la vida si fuere necesario y cada uno lo sabemos cumplir. Sabemos el peligro que corremos.

Cuando vamos a este tipo de incendios nos despedimos de nuestra familia. Sabemos que alguno de nosotros puede ser que no vuelva o puede ser que vuelva herido.

Hacemos también una pequeña ceremonia al salir de nuestros cuarteles, nos despedimos de nuestros camaradas, los oficiales a cargo nos dan sus directrices, muchas veces vienen autoridades eclesiásticas y nos despiden.

Es un momento íntimo y emotivo porque sabemos los riesgos que podemos correr.


"Soy ingeniero"

Yo soy ingeniero y gerente de una compañía, y llevo más de 18 años como bombero voluntario. Soy viudo y tengo una hija de 13 años.

Nuestro país es un país con muchas catástrofes naturales, siempre al borde de un terremoto, de un tsunami, de incendios.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "Estamos hablando de montañas, de cerros y quebradas con vientos muy fuertes y donde no llegan los carros de agua ".

Para nosotros es un orgullo ser bomberos, poder ayudar a la gente. Solamente lo hacemos por amor al prójimo, por vocación de servir.

Cuando ayudamos vemos la sonrisa de las personas, vemos que se pudo hacer algo, y eso ya es suficiente pago para nosotros.

Aunque tengamos segundos trabajos somos bomberos profesionales, normados a través de la norma NFPA2001 y siempre nos estamos capacitando.

Lo que hizo Avilés de ir a una casa en llamas a rescatar a tres personas, a una familia entera, no lo haría alguien por un pago, esos sacrificos se hacen solamente por amor al prójimo, por amor a servir, porque es nuestro juramento, porque nacimos así.

Si le ofrecieran mucho dinero a alguien para que se metiera en una casa en llamas no lo haría.


"Una chispa puede viajar 20 metros"

Estamos hablando de montañas, de cerros, lo que más necesitamos es infantería (gente en el terreno).

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption "La gente cree que los aviones lanzan el agua para apagar las llamas vivas, pero no es así. Lo que hacen es enfriar el sector para que podamos llegar a extinguir los focos".
Derechos de autor de la imagen AP
Image caption "El riesgo de convexión por medio del cual se propaga el fuego es muy alto. Una chispa de fuego puede viajar 20 metros y los vientos cambian constantemente".

Los aviones y helicópteros que van a este tipo de siniestro, la gente cree que lanzan el agua para apagar las llamas vivas, pero no es así. Lo que hacen este tipo de aviones es enfriar el sector para que infantería a través de palas, batientes, y otros elementos como mochilas de agua pueda llegar y apagar los focos.

El riesgo de convección (la propagación de calor en un medio fluido por diferencias de densidad) por medio del cual se propaga el fuego es muy alto. Una chispa de fuego puede viajar 20 metros y los vientos cambian constantemente.

Estamos hablando de quebradas, de lugares en altura, allí no llegan los carros de agua.

¿Por qué infantería? Porque mientras más manos tengamos al momento que pase el avión supertanque y nos enfríe un sector, mayor es la posibilidad de ir a apagar hasta el último foco de incendio y así evitar que por convección se traslade a otro lugar".

Temas relacionados

Contenido relacionado