La masacre de Hurlingham que conmociona a Argentina: el hombre que mató a balazos a su mujer y cinco miembros de su familia

Diego Loscalzo y Romina Maguna. Derechos de autor de la imagen Facebook
Image caption La pareja tenía un historial de violencia y Maguna había denunciado a Loscalzo el año pasado.

"Llamen a una ambulancia porque esto es una carnicería".

Así describió un vecino la escena que se encontró al ingresar al hogar de Romina Maguna, una policía de 36 años que vivía en el barrio de Hurlingham, en el oeste de la provincia de Buenos Aires.

Maguna había sido asesinada a balazos por su pareja, Diego Loscalzo, quien utilizó el arma reglamentaria de ella.

Junto con la agente también yacían su hermana Vanesa y el marido de ella, Darío Díaz. Una amiga de la familia, Cinthia López, quedó herida de tres balazos.

Según lo que pudieron reconstruir los medios locales, tras una pelea de pareja Loscalzo tomó el arma de su mujer y le disparó en el pecho cuatro veces.

Cuando su cuñada, que vivía en la planta baja de la misma casa, acudió a defender a su hermana la mató de siete balazos.

Luego disparó contra López y acribilló a su concuñado.

Pero la "carnicería" no acabó allí. El hombre huyó en una motocicleta en dirección a la casa de su suegra, a unas 30 cuadras.

Derechos de autor de la imagen La Nación
Image caption Loscalzo es un trabajador ferroviario de 35 años que estaba en pareja hace años con Maguna.

Lo que pasó entonces es poco claro. Algunos medios dicen que familiares de Romina lo persiguieron en un auto. Otros, que Loscalzo los llamó diciéndoles que Romina había tenido un accidente, y salieron en auto a socorrerla.

Lo que se sabe es que todos se encontraron en una esquina y Loscalzo lanzó contra ellos una ráfaga de balas.

Primero mató a su cuñado, José Maguna. Luego se acercó al vehículo y disparó contra su suegra, Juana Paiva, y su cuñada Mónica Lloret, quien estaba embarazada de casi 9 meses.

Paiva, de 60 años, falleció tres horas más tarde en el hospital. Lloret permanece en terapia intensiva en estado grave, pero su bebé -que iba a nacer por cesárea el lunes- murió.

Otra niña que viajaba en el auto, hija de Maguna y Lloret, resultó herida pero está fuera de peligro.

Indignación

Los hechos relatados ocurrieron el domingo por la noche pero la "masacre de Hurlingham" sigue conmoviendo a la sociedad argentina.

En la noche del lunes todos los medios cubrieron la detención de Loscalzo, quien fue hallado en un ómnibus de larga distancia en camino a la provincia de Córdoba.

Derechos de autor de la imagen La Nación
Image caption La mujer policía tenía dos hijos de un matrimonio anterior y en la misma propiedad vívian su hermana y cuñado, que también fueron acribillados.

Este martes el empleado ferroviario será trasladado a Buenos Aires donde se lo pondrá a disposición de la Justicia.

Para muchos, el caso puso el dedo en la llaga sobre un tema que ha movilizado como ninguno a la sociedad argentina en los últimos años: la violencia de género.

En 2015 y 2016, bajo el movimiento "#NiUnaMenos", miles y miles de personas marcharon para denunciar los cerca de 300 feminicidios que ocurren cada año en Argentina, la mayoría de las veces a manos de parejas o exparejas.

Derechos de autor de la imagen La Nación
Image caption El autor del múltiple crimen no se resistió cuando fue detenido mientras intentaba huir a la provincia de Córdoba.

Según la periodista de BBC Mundo en Buenos Aires Veronica Smink, es por eso que causó tanta indignación esta matanza.

"Repite los patrones de tantos otros casos de violencia. Según el diario Página 12, en julio pasado Romina Maguna había denunciado a Loscalzo, sin embargo ni las denuncias ni las protestas parecieran poder frenar el fenómeno, lo cual preocupa a muchos", indicó.

Temas relacionados

Contenido relacionado