El sufrimiento de Juchitán, la ciudad más afectada por el terremoto en México que dejó 65 muertos

Media playback is unsupported on your device
"Lo llaman por su nombre a la espera de una señal", BBC Mundo en el operativo de rescate en Juchitán

Irma López ve a las retroexcavadoras remover escombros y llora. Se aferra a su hijo y, en la oscuridad sentada bajo un árbol, pide con un hilo de voz que su marido esté con vida.

Juan Jiménez quedó atrapado bajo un montón de ladrillos, de hierros retorcidos, de paredes que se vinieron abajo, restos de una buena parte del palacio municipal de Juchitán que no aguantó el temblor de la tierra.

Derechos de autor de la imagen Juan Paullier/BBC Mundo
Image caption De acuerdo con el Servicio Sismológico de México, el sismo tuvo su epicentro 137 kilómetros al suroeste de Tonalá, Chiapas.

El mayor terremoto en sacudir México en casi un siglo, de magnitud 8,2, golpeó con especial virulencia a esta ciudad del estado de Oaxaca. Aquí murió la mayoría de las 65 personas (46 en Oaxaca, 15 en Chiapas y cuatro en Tabasco) que perdió la vida en el país.

El terremoto al filo de la medianoche del jueves hizo temblar a millones. Pero nadie sufrió tanto como Juchitán: 37 fallecidos y una de cada tres casas en esta población de 75.000 personas declarada inhabitable.

A 24 horas del desastre, el centro histórico de la ciudad era un mar de calles cortadas, vidrios en la vía pública, paredes agujereadas y pilas de escombros por doquier. Construcciones que quedaron en el suelo. Solitarias, abandonadas e inexpresivas.

Derechos de autor de la imagen Juan Paullier/BBC Mundo
Image caption Uno de los municipios más afectados fue Juchitán, en Oaxaca, donde según su alcaldesa, Gloria Sánchez, fallecieron 37 personas.
Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Cientos de viviendas han quedado seriamente dañadas.

Pero el silencio en la cara de la gente, espectadores de una búsqueda desesperada, era suficiente para transmitir la emoción de un pueblo golpeado. En la negrura de la noche, su rostro casi indivisible, Irma López seguía sin poder contener las lágrimas: "Confío en que va a aparecer, en que va a aparecer con vida".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Una de cada tres casas en Juchitán fue declarada inhabitable.
Derechos de autor de la imagen PEDRO PARDO/AFP/Getty Images
Image caption Una desgarradora imagen: el funeral de Casimiro Rey, de 85 años, uno de los habitantes de Juchitán.

Su marido, policía del ayuntamiento, trabajaba allí cuando llegó el temblor, a metros de donde ella ahora espera que de la maraña de socorristas, policías, soldados, marinos y perros que buscan, salga Juan.

"¡Juan, Juan, Juan!"

Las máquinas trabajan, remueven, tiran escombros de un lugar al otro. Y luego paran. Silencio. Los grupos de rescate piden que nadie hable y llegan los gritos de hombres de overol naranja: "¡Juan, Juan, Juan!". Silencio. Esa espera interminable para que de los ladrillos nazca una respuesta. Horas antes, al menos, el celular de Juan seguía sonando, pero no lograron llegar a él.

Su mujer, de 36 años al igual que él, se envuelve en los brazos de su hijo mayor y se resguarda en la sombra de una ciudad que seguía en parte a oscuras, con apagones intermitentes y con un limitado acceso al agua.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Al principio el Servicio Sismológico Mexicano situó la magnitud del sismo en los 8,4 grados, pero posteriormente el gobierno aclaró que fue de 8,2.

La zona fue visitada por el presidente Enrique Peña Nieto. La prioridad, dijo, era llevar agua y alimentos para la población afectada. Partes de Juchitán son una ciudad fantasma, tiendas cerradas con los productos por los suelos, colas para comprar lo básico en las que seguían abiertas, hoteles sin más iluminación que las linternas de los celulares. Caos y dolor, pero en calma y en silencio.

Más 500 réplicas se sucedieron en todo el país tras el terremoto. El temor de una fuerte sigue latente. México atraviesa tres días de luto. Irma López espera con la mirada perdida, las retroexcavadores vuelven a adentrarse en la montaña de escombros, llora y le pide a Dios que saquen a Juan.

Pero unas horas después le dan una mala noticia: encontraron sin vida el cuerpo de su esposo.

Temas relacionados

Contenido relacionado