"Un gobierno de 20 años": cuál es el plan de Mauricio Macri para quedarse en el poder y cambiar a Argentina tras el triunfo electoral del domingo

Macri votando Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Macri consolidó en estas elecciones su poder. Ahora intentará aprobar las reformas de fondo que según él necesita el país.

Futuro. Si algo les ha podido ofrecer Mauricio Macri a los argentinos, es la esperanza de un porvenir mejor. O, al menos, diferente.

El presidente recibió el domingo un importante respaldo en las elecciones legislativas de medio término. Su partido ganó en las principales provincias y en algunas históricamente favorables al hoy opositor peronismo.

Y lo pudo hacer casi sin molestarse. Sin cumplir muchas promesas. Porque del otro lado ha tenido una oposición dividida cuya figura más visible representa –para la mayoría– la "corrupción" e "incompetencia" del pasado.

Ha tenido, pues, a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Ninguna otra mujer logró ser tan poderosa en la historia de Argentina, pero Kirchner igual se lanzó al Senado en las elecciones del domingo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La expresidenta Cristina Fernández se convierte en la principal figura de oposición con su llegada al Senado.

Kirchner se aseguró un escaño en el Congreso por seis años, pero perdió por cuatro puntos la batalla simbólica por la provincia de Buenos Aires contra el candidato de Macri, el poco carismático Esteban Bullrich.

La coalición oficialista no será mayoría en el Legislativo (porque se elegía solo un tercio del Congreso), pero tendrá más capacidad de aprobación y le podrá decir a la oposición no kirchnerista y al mundo que su gobierno tiene respaldo y va en serio.

El mandatario queda ahora en una posición propicia para impulsar las reformas de fondo que no ha podido siquiera plantear en dos años de gestión, los cuales concentró –según él– en ordenar una economía amiga del mercado que solo ahora empieza a dar pequeños indicios de mejoría.

Desde las primarias de agosto, cuando se empezó a cuajar la victoria del oficialismo, Macri ha dicho que el paías empieza "a recorrer los mejores 20 años de la historia del país".

El domingo aseguró: "Confirmamos nuestro compromiso con el cambio (…) Es un largo camino donde nadie nos va a regalar nada, pero lo vamos a recorrer juntos (…) Porque aspiramos a más, a vivir mejor, a tener sueños y llevarlos a cabo"

Macri, los argentinos ya lo saben, buscará la reelección en 2019. Y en su coalición hay varios políticos que se proyectan como sucesores, entre ellos la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, la carismática María Eugenia Vidal, y el alcalde de la capital, el pragmático Horacio Rodríguez Larreta.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Macri, que lleva dos años en el poder, ya tiene dos posible sucesores: María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

"Desneurotización de la Argentina"

El plan a 20 años busca cambiar al país en lo económico, político y judicial, entre otras cosas.

Es un proyecto ambicioso en un país dividido donde las transformaciones son costosas, lentas y férreamente disputadas por grupos con fuerte poder de movilización.

Tampoco es la primera vez que un gobernante promete un futuro apasionante. El caso de Carlos Menem es el más cercano y ese proyecto no terminó bien.

Macri, que viene de ser empresario, es visto por muchos con suprema desconfianza: como un defensor del sector privado a costa de los trabajadores.

Él, sin embargo, habla de que "este es solo el principio (...) Somos la generación que está cambiando la historia".

Porque la transformación que propone pasa por un cambio en lo cultural.

"El fin último es la maduración y la desneurotización de la Argentina", le dice a BBC Mundo Alejandro Rozitchner, un filósofo que está en el círculo íntimo de asesores de Macri.

Rozitchner ha escrito decenas de libros sobre la "filosofía del entusiasmo", un pensamiento para enfocarse en el futuro sin caer en el pesimismo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption No es la primera vez que un gobernante argentino ofrece futuro. Menem lo hizo en los 90 y no terminó bien.

Las sonrisas dominan la colorida publicidad de los candidatos de Cambiemos, la coalición oficialista, que siempre se ven juntos, abrazados, desenvueltos. Sus comerciales hablan de lo posible, del trabajo en equipo, de una nueva generación.

Rozitchner cree que este cambio no es un proyecto político, sino un sentir social que tiene como expresión a este gobierno.

"Siempre se marca más la resistencia al cambio, pero lo que más hay es respuesta; si no, no seguiríamos ganando (elecciones)", dice.

"Creo que pasarán a la historia una serie de conductas, de discapacidades, de estilos que se enfocan en comprender el pasado, que le dan prevalencia a lo simbólico por sobre lo real, que mantienen relaciones interpersonales precarias de maltrato y que concentran el deseo en hacer la lucha en lugar de impactar y satisfacerte", asegura.

Para superar estas "discapacidades" y que la genta pueda hacer y producir cosas que le gustan lo primero que tiene que pasar –sostiene la doctrina macrista– es que la economía, la justicia y la educación funcionen.

Derechos de autor de la imagen AFP/EITAN ABRAMOVICH
Image caption Varias de las reformas de Macri, como la tributaria y la laboral, genera fuerte rechazo en sectores, que quizá son minoritario pero contundentes.

Argentina 2030

Con ese objetivo el gobierno creó Argentina 2030, un estilo de centro de estudios con un presupuesto de casi US$300.000 al año en el que participan intelectuales de varias ramas.

Argentina 2030 parte de un dato concreto, de una ventaja: el país ahora atraviesa un bono demográfico, la situación en la que hay más población activa que pasiva laboralmente.

Ese bono tiene un límite, que se estima en 2035, cuando se duplique el actual 10% de niños y adultos mayores.

También se parte de la idea de que se aprendió del pasado: que no se busca un modelo neoliberal como el que se instauró en los 90 ni se cuestiona la red de protección social estatal que se creó en los años 50 y fue reeditada por el kirchnerismo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El kirchnerismo, que estuvo en el poder por 12 años, dejó un legado de asistencialismo que el macrimo no ha desmantelado y busca consolidar.

Aunque es un proyecto de centro-derecha, favorable al mercado y conservador en lo ideológico, Macri –el primer presidente en 100 años que no es militar ni peronista ni de la Unión Cívica Radical– busca romper con las categorías tradicionales de afiliación política y lograr un balance entre el libre mercado y el apoyo estatal.

Ni liberalización ni industrialización: ambas

Se suele decir que la razón por la que Argentina entra en crisis cada 15 o 20 años es que su clase dirigente no se ha puesto de acuerdo en el modelo de país que conviene: que los gobiernos saltan entre el populismo y el liberalismo sin que ninguno se asiente.

Macri quiere acabar con eso: lograr un consenso entre la industrialización –que implica una protección del mercado local a través de subsidios– y la liberalización –que sugiere limitar la intervención del Estado en la economía, la justicia y el sistema financiero, entre otros.

En general, durante el último siglo la economía argentina ha sido exportadora, pero hoy ese tipo de modelos están en riesgo debido a la automatización de la mano de obra.

Derechos de autor de la imagen AFP/JUAN MABROMATA
Image caption Argentina casi siempre fue un país exportador. Mantenerlo es un reto en la economía actual. Macri quiere adaptarse.

El gobierno pretende adaptar el complejo industrial a esa realidad diversificando la canasta exportadora con productos como el biodiésel, el vino y los automóviles y, a la vez, desarrollar una economía de servicios que exporte software, ingeniería y servicios empresariales, turísticos y educativos.

Argentina 2030 es consciente de que para esto se requiere de un sistema educativo amplio y eficaz que cuente con el apoyo del Estado y un marco regulatorio del empleo que incentive la formalidad y la innovación.

Aprobar reformas educativa y laboral, que en la oposición se ven como maneras de imponer sistemas favorables al sector privado, le dará varios dolores de cabeza para Macri, quien tendrá que construir puentes con la oposición no peronista para lograrlo.

Un largo y complicado camino

Pero de esto Argentina está, sin duda, muy lejos.

Primero, porque es difícil pensar en un proyecto basado en el consenso nacional cuando el país sale de unas elecciones marcadas por la desaparición de Santiago Maldonado, un caso que generó un agresivo enfrentamiento entre los argentinos.

Pero están, también, los problemas estructurales: los costos de logística en Argentina son de los más caros del mundo, poco menos de la mitad de los empleados trabajan en negro, la red pública de educación está en crisis, las ferrovías están desmanteladas y la justicia es vista como la entidad más corrupta del Estado, entre otras cosas.

Además, la pobreza es del 30%, una problemática que el gobierno espera atacar erigiendo un Estado que garantice la calidad de vida como vehículo de movilidad social.

Algunos temen que la principal fuente de financiamiento utilizada por el macrismo, la deuda externa, se puede convertir en un dolor de cabeza dentro de cinco años, como pasó en los 70 y los 90, y con eso todo el proyecto se vendrá abajo y Argentina entrará en una nueva crisis.

Con Macri Argentina ha vivido, en palabras de los críticos, una "fiesta financiera" que en el futuro puede pasar factura.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El crisis que culminó en el traumático corralito en el 2001 es, según el macrismo, un error del pasado que no buscan repetir.

"Se propone medir la pobreza desde un espacio de capacidades que permiten ciertas funciones básicas para desarrollar una vida plena, destacándose buena alimentación y salud, libertad de movimiento, autoestima, respeto por otros y participación en la vida comunitaria", dice uno de los manifiestos de Argentina 2030.

Es difícil saber si los argentinos votan por Macri porque han comprado la idea de que se puede consolidar un modelo así, típico de países nórdicos, Canadá o Australia.

Los argentinos suelen mencionar cotidianamente aquellos tiempos en que su país era la séptima economía del mundo. El peso de haber sido una potencia todavía juega en el inconsciente de la gente.

Por ahora, la promesa macrista de un futuro mejor todavía genera réditos electorales.

Ese futuro, sin embargo, demorará. Y la pregunta es si los argentinos lo seguirán creyendo posible a medida que, en el corto y mediano plazo, no llegue.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La justicia argentina es la institución con peor reputación. Si no empieza a funcionar, dice el macrismo, su proyecto a largo plazo no será posible.

Contenido relacionado