Mauricio Macri se anota una victoria en las elecciones legislativas y queda en mejor posición para impulsar su proyecto de "cambiar a Argentina para siempre"

Mauricio Macri celebra su victoria Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El avance político de Cambiemos impulsa a Mauricio Macri a la reelección de 2019.

La coalición de gobierno en Argentina, al mando de Mauricio Macri, se ha anotado un triunfo en las legislativas de este domingo.

Los boletines oficiales reportaron victorias para Cambiemos, el partido de Macri, en 13 de las 23 provincias e incluso en algunas donde reinó durante décadas el peronismo, hoy dividido y en oposición.

40% del voto nacional fue para el bando macrista.

La principal cara de esa oposición, Cristina Fernández de Kirchner, se aseguró un escaño en el Senado, pero perdió la batalla simbólica contra el candidato de Macri, Esteban Bullrich, en la provincia más poblada del país, Buenos Aires.

Las elecciones de medio término de este domingo se renovó dos tercios del Senado y la mitad de la Cámara de Diputadosy no se espera que Cambiemos obtenga capacidad de quórum, de modo que debería negociar con la oposición para impulsar reformas de fondo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Macri consolidó en estas elecciones su poder. Ahora intentará aprobar las reformas de fondo que según él necesita el país.

Pero según los analistas, estas elecciones -vistas como un plebiscito- dejan a Macri bien parado para esa negociación.

El mandatario, que espera reelegirse en 2019, ha dicho que el suyo es un proyecto de largo plazo con el que busca "cambiar Argentina para siempre".

En su discurso de victoria, Macri mantuvo la línea prevenida que le ha caracterizado: "Recién estamos empezando a trasformar nuestras querida argentina".

El exempresario ahora tendrá más poder para acelerar la velocidad del ajuste, pero mantendrá la estrategia gradualista de un cambio a paso lento.

"Es un día muy importante, porque hoy confirmamos nuestro compromiso con el cambio, que es un compromiso serio", dijo desde el búnker de Cambiemos.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La participación electoral a nivel nacional fue superior al 70% en un país en donde es obligatorio votar.

Macri también invitó a la oposición al diálogo -"siempre los vamos a escuchar"-, en parte porque sabe que una facción cada vez mayor del peronismo prefiere negociar con él que aliarse de nuevo con Kirchner.

La expresidenta, por su parte, se proyecta como protagonista de la política argentina de acá en adelante, no solo porque estará en el Congreso, sino porque es procesada en varios casos de corrupción durante su mandato.

Su capacidad de aglutinar al peronismo y frenar el llamado "ajuste de Macri", sin embargo, depende de su gestión como senadora y arranca en desventaja al haber perdido en Buenos Aires.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La expresidenta Cristina Fernández se convierte en la principal figura de oposición con su llegada al Senado.

Por qué ganó Macri

Argentina visitó las urnas en medio del duelo por la muerte de Santiago Maldonado, que fue confirmada el viernes.

En plena campaña, la desaparición del joven tatuador de 28 años en una protesta de indígenas mapuche el 1 de agosto generó una crisis política de la que Macri, pese a los viscerales ataques de la oposición por el caso, parece haber salido ileso electoralmente.

Algunos incluso criticaron la festividad del mitin macrista luego de la victoria, que esperaba ser más sereno pero al final hubo baile y cumbia.

La victoria de Cambiemos se debe a la división de la oposición, al rechazo de Kirchner de entre 60 y 70% y a la expectativa de que las reformas de Macri, sobre todo en lo económico, den frutos a mediano plazo.

Tras la recesión de 2016 y el impacto de los ajustes de Macri en el inicio de su mandato, que dispararon la inflación, redujeron el consumo y aumentaron el déficit, la economía argentina ha ido acumulando pequeñas mejoras este año.

Pero, además, la persistencia de Kirchner como figura principal de la oposición y la ráfaga de procesamientos judiciales a ella y sus aliados le permitieron al oficialismo proyectar estas elecciones como una decisión entre la corrupción del pasado y la prosperidad del futuro.

Contenido relacionado