Vandalismo, pérdida de 4.000 empleos y protestas: casi tres semanas después de los comicios así vive Honduras la crisis electoral que ya dejó 16 muertos

Un camión de policías fue incendiado por los manifestantes. Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Un camión de policías fue incendiado por los manifestantes.

La tensión tomó otra vez Honduras esta semana.

Tras varios días de calma aparente, los seguidores del candidato opositor Salvador Nasralla salieron nuevamente a las calles y las escenas de violencia, vandalismo y manifestaciones fueron otra vez recurrentes hasta este sábado.

Al menos 16 personas murieron y más de 1.600 fueron detenidas como resultados de las protestas, según datos del Comisionado Nacional de Derechos Humanos de Honduras, una oficina dependiente del gobierno que hizo público el viernes el primer recuento oficial de pérdidas humanas.

Camiones incendiados, comercios saqueados, carreteras tomadas, barricadas en llamas y enfrentamientos con la policía fueron comunes durante los últimos días en el país centroamericano, que vive una crisis política desde las elecciones del pasado 26 de noviembre.

Y la situación ya está generando importantes pérdidas económicas.

El Consejo de la Empresa Privada anunció el viernes que en el país se han perdido unos 4.000 empleos por la crisis política y que las compañías no prevén contratar nuevos trabajadores por las pocas ventas que se registran en vísperas de la fiestas navideñas.

Según estimaciones empresariales publicadas esta semana, la situación provocó, además, el cierre de gran cantidad de negocios y pérdidas económicas diarias por unos US$50 millones.

La crisis ha ocasionado también un desabastecimiento de combustible en ciertas zonas que "puede extenderse en muy corto plazo a nivel nacional", según advirtió la Asociación Hondureña de Distribuidores de Productos del Petróleo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En los días recientes, hubo protestas en contra del presidente Juan Orlando Hernández.
Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Muchas calles fueron bloqueadas.

Origen de la crisis

El 26 de noviembre, Honduras fue a las urnas para definir quién gobernará el país por los próximos cuatro años, pero por primera vez desde el regreso de la democracia, los resultados de los comicios no se conocen casi 21 días después.

Los dos principales candidatos, el presidente Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, y Nasralla, de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, se declararon vencedores desde el mismo día.

Eso, incluso, sin que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) hubiera informado del primer corte de los conteos.

Tras la inusitada espera, el TSE informó que Nasralla se imponía a Hernández por un estrecho margen que se fue ampliando. Pero ocurrió una falla en el sistema de trasmisión de datos, y, al recuperarse, el actual mandatario superaba por alrededor de un punto a su contrincante.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Casi 21 días después, todavía se desconoce el ganador de las elecciones.

El hecho conllevó a que el candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura convocara a sus seguidores a manifestarse y las protestas tomaron las calles de la capital y varias ciudades un día después de la elección.

Las calles comenzaron a ser bloqueadas, los mercados saqueados y varias propiedades privadas fueron asaltadas o quemadas, lo que llevó al gobierno a declarar el toque de queda.

Sin embargo, pese a los cacerolazos nocturnos y protestas aisladas, las tensiones disminuyeron hasta inicios de esta semana, cuando volvieron a estallar las protestas.

Nuevas protestas

De acuerdo con la prensa hondureña, las principales manifestaciones en los últimos días se concentraron en las ciudades de Tegucigalpa, la capital, y San Pedro Sula, aunque en otras, como Colón, incluso incendiaron una estación de policía.

En varios puntos de la importante carretera del litoral atlántico, los manifestantes derramaron aceite, diésel y clavos en la vía para impedir el paso de los vehículos de la policía y el ejército, que respondieron con gases lacrimógenos, según los reportes.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En la noche del viernes, los simpatizantes de Nasralla realizaron también una multitudinaria marcha de antorchas, para denunciar el supuesto fraude electoral que sufrió el candidato al que apoyan.

En San Pedro Sula, un grupo de personas quemó un camión repartidor de leche y otro saqueó un supermercado.

En la noche del viernes, los simpatizantes de Nasralla realizaron también una multitudinaria marcha de antorchas, para denunciar el supuesto fraude electoral que sufrió el candidato al que apoyan.

Elecciones controvertidas

Estas han sido unas elecciones muy polémicas desde el principio, por diferentes motivos.

Primero, por el árbitro, pues los críticos acusan al TSE de responder al gobierno, incluso antes de los comicios.

En segundo lugar, por la búsqueda de la reelección por parte del actual presidente del país, ya que la Constitución prohíbe un segundo mandato.

Hernández pudo presentarse gracias a un fallo del Tribunal Supremo de 2015 que inhabilitó los artículos de la Carta Magna que prohibían la reelección.

Observadores internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) pidieron al Tribunal Supremo Electoral que no declarase vencedor hasta procesar todas las actas.

Sin embargo, el TSE el ente encargado del conteo, acabó hace una semana de revisar 4.753 actas y aseguró que no encontró evidencias de fraude electoral, como denuncia la oposición.

Actualmente, continúa el proceso de revisión de las impugnaciones presentadas por los candidatos.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado