El presidente Pedro Pablo Kuczynski denuncia un "golpe de Estado disfrazado" en Perú en víspera del voto sobre su destitución en el Congreso

Pedro Pablo Kuczynski y los vicepresidentes. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Pedro Pablo Kuczynski y los vicepresidentes.

"La Constitución y la democracia están bajo ataque. Estamos bajo un golpe bajo el disfraz de interpelaciones legales supuestamente legítimas".

Esa fue la denuncia en un mensaje a la nación del presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski en la víspera de una votación en el congreso que podría derivar en su salida del cargo.

La medida ha sido impulsada sobre todo por Fuerza Popular, la bancada de oposición que cuenta con la mayoría parlamentaria (71 de 130 congresistas) y que en lo poco que va de legislatura ya ha conseguido precipitar la salida de varios ministros.

La oposición impulsa el proceso para declarar la "vacancia" del presidente desde que trascendieron declaraciones hechas por el empresario brasileño Marcelo Odebrecht ante los fiscales peruanos.

En ellas, el exdirector ejecutivo de la constructora Odebrecht confesaba haber encargado consultorías para proyectos públicos a una firma perteneciente a Kuczynski cuando este era ministro del expresidente Alejandro Toledo.

El ahora mandatario defiende que se desvinculó de la gestión de esta compañía, Westfield Capital, cuando fue nombrado ministro y que sólo permaneció como accionista sin enterarse de las operaciones que esta realizaba.

"Golpe exprés"

PPK, cuya formación apenas cuenta con 18 escaños, acudirá este jueves al Congreso a presentar sus alegatos acompañado de su abogado. Se necesitan 87 votos para que la medida sea aprobada.

El pedido de vacancia salió adelante con 93 y las bancadas que han confirmado su apoyo a la destitución suman 88 congresistas.

Además, legisladores de oposición han insistido en que Kuczynski no ha podido demostrar hasta ahora que no se benefició de su relación con Odebrecht y que apoyarán la vacancia presidencial en una sesión programada para el jueves.

Pero los partidarios del presidente hablan de un "golpe de Estado exprés" organizado por este partido.

Si PPK, como se conoce al mandatario, pierde su condición de presidente, le sucederá el primero de sus dos vicepresidentes.

Pero PPK apareció este miércoles acompañado de sus vicepresidentes, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz.

Y ambos ya habían expresado su lealtad al mandatario. Vizcarra, en concreto, regresó al país desde su puesto como embajador en Canadá (cargo que compagina con el de vicepresidente).

"Profeso toda mi lealtad", le dijo Vizcarra a periodistas, a quienes no les quiso revelar si estaba dispuesto a dimitir en caso de que Kuczynski fuera removido.

Por su parte, Arazo expresó en Twitter su "lealtad y apoyo" a Kuczynski.

Si los dos renuncian o también acaban cesados por el Congreso, será el presidente de esta cámara, un miembro del partido de los Fujimori, quien tomará las riendas del país hasta la convocatoria de nuevas elecciones.

Temas relacionados

Contenido relacionado