"Es abiertamente falso": el duro desmentido de México tras el tuit de Donald Trump que lo califica como el país más peligroso del mundo

Peña Nieto y Trump en el photo op Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El gobierno de México desmintió las aseveraciones de Trump sobre la violencia en el país vecino.

El gobierno de México desmintió este jueves al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien el mismo día calificó a ese país como "el más más peligroso del mundo".

"Aunque México tiene un problema significativo de violencia, es abiertamente falso que México sea el país más peligroso del mundo", aseveró la cancillería en un comunicado.

La respuesta del gobierno de Enrique Peña Nieto tuvo lugar luego de que Trump publicara una serie de tuits en los que, nuevamente, aseguraba que sería la nación vecina quien pagaría por la valla fronteriza que prometió construir durante su campaña electoral en 2016.

Los mensajes del mandatario tuvieron lugar después de que John Kelly, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, asegurara en una entrevista con la cadena estadounidense Fox News que la opinión del mandatario sobre el muro fronterizo había cambiado en relación a su promesa durante la campaña.

"Hacer campaña (electoral) es muy diferente a gobernar", dijo en la entrevista transmitida el miércoles por la noche.

Pero Trump lo contradijo casi inmediatamente después en Twitter: "El muro será pagado por México, directa o indirectamente, o mediante un reembolso a más largo plazo", sostuvo.

¿El país más peligroso?

"Necesitamos el muro para ayudar a detener el flujo masivo de drogas desde México, ahora calificado como el país más peligroso del mundo. Si no hay muro, no hay acuerdo", escribió el republicano.

Los tuits de Trump llegan una semana después de que el Departamento de Estado emitiera sus recomendaciones de viaje para los estadounidenses al extranjero y ubicara a cinco estados mexicanos en el mismo nivel de peligrosidad de países en guerra como Afganistán, Siria o Yemen.

Hasta donde se conoce, ninguna organización internacional o centro de estudios ha publicado en fechas recientes algún informe que ubique a México como el país más peligroso del mundo.

La Casa Blanca no ha informado de qué fuente se documentó el presidente para tal aseveración.

La cancillería mexicana, por su parte, aludió en su respuesta a un informe de 2014 de Naciones Unidas en la que la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes está calculada en 16,4, "muy por debajo de varios países de la región", según la autoridad mexicana.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Este es un prototipo del muro que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quiere levantar en la frontera con Tijuana.

El año pasado, el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos ubicó a México como el segundo país más peligroso del mundo, solo antecedido por Siria y por delante de Irak y Afganistán.

El gobierno mexicano negó categóricamente dicho informe y consideró que sus conclusiones no tenían sustento.

Según datos oficiales, 2017 fue el año más violento en México en varias décadas.

El Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó que hasta noviembre pasado se cometieron 23.101 homicidios violentos.

La cifra supera los cometidos en todo 2011, cuando se intensificó la guerra que declaró el expresidente Felipe Calderón a los carteles de la droga.

El muro y el narcotráfico

En la serie de tuits, Trump también dijo que la valla fronteriza era necesaria por "razones de seguridad" y dejó entrever que la financiación podría estar ligada a la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que tiene Estados Unidos con ese país y con Canadá.

México, por su parte, reiteró que no pagará el muro "de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia" porque constituía "un principio de soberanía y dignidad nacional".

Además, sostuvo que no negociaría el TLCAN, "ni ningún otro aspecto de la relación bilateral", por medio de las redes sociales o de los medios de comunicación.

Sobre "el flujo masivo de drogas" que denunció Trump, la cancillería mexicana contestó que se trata de "un problema compartido" entre las dos naciones y que solo terminaría si se tratan sus causas de raíz: "La alta demanda de drogas en Estados Unidos y la oferta desde México (y otros países)".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado