"Las predicciones son una idiotez", según Michael Lewis, autor de "The Big Short"

BBC Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En septiembre de 2008 el sistema financiero en EE.UU. colapsó. Pocas personas lograron predecir la debacle de los mercados.

"Me llamo Michael Lewis y les voy a hablar sobre la idiotez de las predicciones".

Para los que no sepan quién es Michael Lewis, lo mejor es hablar de la obra con la que se hizo conocido.

En 2010, este periodista y escritor estadounidense publicó el libro "The Big Short: dentro de la máquina del final de los tiempos".

En sus páginas, Lewis relataba cómo un grupo de corredores de bolsa y analistas de mercado habían predicho el desastre financiero de 2008 en EE.UU. y lograron lucrar con el descalabro que causó el desplome del sistema.

El libro se transformó en la película "The Big Short", de 2013, protagonizada por Brad Pitt y Ryan Gosling y ganadora de un premio Oscar.

Y a pesar de que su libro hablaba de predicciones y de cómo analizar el futuro, el mensaje que Lewis tiene ahora para dar es claramente lo opuesto:

"Hay cosas que se pueden predecir. El problema ocurre cuando se intenta hacer predicciones en áreas donde hay muchos factores de azar, donde el asunto de fondo es literalmente impredecible", le dijo Lewis al programa Ideas, de la BBC.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Michael Lewis es el autor del libro que inspiró la película "The Big Short"

Para Lewis, que trabajó como periodista cubriendo durante varios años lo que ocurría en Wall Street, es ese afán por predecir el futuro lo que crea un ambiente propicio para los estafadores.

"Es verdad que la gente piensa mucho sobre el futuro y no mucho sobre el presente", señaló.

La necesidad del futuro

Lewis aclaró que "por supuesto hay asuntos que pueden ser previstos por la ciencia".

Es verdad que la gente piensa mucho sobre el futuro y muy poco sobre el presente"

Michael Lewis, periodista

"Por ejemplo, está muy bien que sepamos cómo y cuándo un meteorito va a caer sobre la Tierra", anotó.

Sin embargo, su gran crítica surge en aquellos escenarios donde las variables son demasiadas para señalar una certeza sobre lo que ocurrirá en el futuro próximo y lejano.

"Eso tiene como consecuencia que te encuentras con una demanda sin fin de predicciones en asuntos como el mercado financiero o las campañas políticas", reveló.

"Y el resultado final es que la gente termina muy desilusionada con aquellos que predicen cosas", agregó.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Donald Trump levanta la mano derecha en señal de victoria.

El ejemplo perfecto de ello fueron las campañas para el Brexit en Reino Unido y la elección presidencial en Estados Unidos, en las que encuestas y analistas señalaron un resultado muy distinto al que finalmente se dio.

"Los resultados de esos eventos son vistos como una prueba contundente en contra de los expertos que estaban encargados de predecir lo que iba a ocurrir en esas elecciones", señaló el periodista.

"Cuando en realidad lo que debería perturbarnos es la necesidad constante de hacer predicciones en asuntos que son totalmente impredecibles, como las elecciones o el mercado financiero".

La base de la estafa

Para Lewis hay una premisa sobre la que se sostiene todo este asunto.

Lo que debería perturbarnos es la necesidad constante de hacer predicciones en asuntos que son totalmente impredecibles"

MIchael Lewis, autor

"La gente quiere certezas. La gente quiere creer que el futuro es de alguna manera predecible", indicó.

"Y la mayoría de los mejores estafadores tratan de tomar ventaja de este deseo de la gente, y así 'predecir' el futuro por ellos",

Para ello, basta un ejemplo de los recovecos de Wall Street y otros mercados financieros.

"La mayoría de los corredores de bolsa saben que si quieren hacer que si quieren ganar con el dinero de la gente, toman a la mitad de las personas a las que van a llamar en el día y les dicen que las acciones de IBM van a aumentar mañana, y a la otra mitad le dicen que esas acciones en realidad van a bajar", explicó.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La declaración de bancarrota de Lehman Brothers fue el disparador de la crisis financiera de 2008.

"Así, no importa qué pase, pueden llamar al grupo al que le dijeron lo correcto y decirle: 'Sé lo que va a pasar, ahora te voy a decir qué debes hacer'".

Para Lewis esa es una pequeña metáfora de muchas de las predicciones y una muestra de los alcances que pueden tener las estafas hechas en base a ellas.

¿Soluciones?

En 2001, cuando no existía Facebook, ni las noticias falsas en redes, ni siquiera un presidente llamado Donald Trump, Lewis grabó un documental para la BBC sobre cómo la tecnología iba a influir en el futuro... e hizo una predicción:

"El poder ya no está donde solía estar", declaró en ese entonces.

"Ha llegado a manos de un tipo de personas distintas: tecnólogos y empresarios quienes traen consigo sus propias y peculiares creencias y valores... y es sólo cuestión de tiempo hasta que impongan esos valores en el resto de nosotros".

¿Qué dice Lewis de su predicción?

"Si dije en el documental de la BBC en 2001 cualquier cosa que ahora suene relevante y sabio, fue un accidente", responde sonriendo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Mucha se vio frustrada por que los analistas no lograron predecir resultados como el Brexit.

Sin embargo, para él, la mejor forma de combatir esa necesidad de certeza sobre el futuro ser consciente de las limitaciones.

"Hay una gran frase del psicólogo israelí Armos Tversky que puede ayudar en este caso: 'La realidad no un punto. Es una nube de posibilidades'".

"Lo que quiso decir con esto es que, en cualquier momento, el mundo puede tomar múltiples direcciones y finalmente toma una sola, que es el camino", agregó.

La gente quiere certezas. La gente quiere creer que el futuro es de alguna manera predecible"

Michael Lewis, autor

Y en conclusión, para Lewis, lo importante es concentrarse más en el presente.

"Cuando las cosas ocurren no significa que ese era su destino y que esa decisión o ese hecho podría ser predicho".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado