Cómo un atropello en Copacabana dejó al descubierto a un pedófilo prófugo en Brasil desde hace más de 20 años

Un auto fuera de control atropelló a 17 personas en Copacabana. Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption La policía investiga el accidente de tránsito que ocurrió a principios de enero en Copacabana en el que 17 personas fueron atropelladas.

Tenía una condena por pedofilia y se las arregló para no ser atrapado por la policía australiana por 22 años.

Pero un accidente de tránsito en enero de este año en la playa de Copacabana, en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, lo delató.

El australiano Christopher John Gott, de 63 años, vivió en el país sudamericano con un pasaporte falso durante los últimos 20 años.

Y fue descubierto literalmente por accidente: fue una de las 17 víctimas de un atropello múltiple de un auto sin control que invadió el paseo marítimo de Copacabana la noche del 18 de enero.

Un bebé de 8 meses murió en el incidente y los heridos fueron llevados a dos hospitales cariocas.

El conductor del Hyundai i30, Antonio de Almeida Anaquim, de 41 años, alegó haber sufrido un ataque epiléptico mientras conducía.

La policía brasileña abrió una investigación para determinar las causas del hecho.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En el accidente, un bebé de 8 meses perdió la vida.

Identidad

En el Hospital Municipal Miguel Couto, las autoridades notaron que una de las personas heridas en el accidente era un australiano, cuyo pasaporte indicaba el nombre Daniel Marcos Philips.

Debido a la gravedad de las heridas, el hombre fue puesto en coma farmacológico, estado en que se encuentra hasta la fecha de publicación de este artículo, según la Secretaría Municipal de Salud de Río de Janeiro.

La embajada australiana en Brasil fue informada del caso y un vocero del Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio del Consulado de Australia emitió un comunicado informando que funcionarios australianos estaban trabajando con las autoridades brasileñas para determinar si un ciudadano de su país había sido herido en el incidente.

El único problema era que Philips no existía.

Las autoridades australianas no encontraron ningún registro de un ciudadano de ese país con ese nombre.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Uno de los heridos en el accidente de Río de Janeiro es un ciudadano australiano que estaba prófugo de la justicia de su país.

La Policía Federal de Australia inició una investigación para determinar la verdadera identidad del hombre y concluyó que el pasaporte era falso.

Según el diario australiano The Australian, fue la huella digital de Gott, enviada a Australia, lo que reveló que el ciudadano australiano herido en Brasil era en realidad un fugitivo buscado hace 22 años por un crimen sexual.

La policía confirmó a BBC Brasil que ayudó en la identificación de "una víctima de un accidente de coche en Brasil", pero dijo que no podía dar más detalles sobre el caso.

La Policía Federal de Brasil aún no se pronunció oficialmente sobre el asunto.

Buscado

Nacido en Melbourne, Gott trabajó como profesor de secundaria en la ciudad de Darwin hasta 1994, cuando fue arrestado por 17 denuncias diferentes de abuso sexual a menores, incluyendo una acusación de violación de un niño de 14 años y el abuso de un adolescente de 16 años, según el diario The Australian.

El hombre fue condenado a seis años de prisión y huyó dos años después, tras conseguir una la libertad condicional.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La policía australiana evalúa pedir la extradición de Christopher John Gott, en coma desde enero.

Gott era buscado por las autoridades australianas desde entonces.

La policía del Territorio del Norte, región de Australia donde Gott vivía, confirmó a la BBC que lo buscaba por violar su libertad condicional y afirmó que trabaja con autoridades internacionales para evaluar una posible extradición.

"Debido a su estado de salud, vamos a seguir monitoreando la situación con el objetivo de tomar una decisión, si es posible, en el futuro", afirmó la policía.

Un empleado del Hospital Miguel Couto que pidió no ser identificado dijo que es improbable que el australiano salga del coma. La Secretaría Municipal de Salud de Río de Janeiro afirmó que su estado de salud es grave.

En sus años en Brasil, Gott vivió en Copacabana y daba clases de inglés como profesor autónomo, según una fuente que lo conocía y que pidió no ser identificada.

El diario The Australian también afirmó que Gott trabajó en una escuela internacional brasileña.

Las autoridades de ambos países dijeron que, para no poner en riesgo la investigación en curso, no podían proporcionar información del caso, "incluso sobre la mera existencia o no de solicitud de extradición".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado