Las imágenes de las nuevas manifestaciones en Nicaragua pese a que el gobierno de Daniel Ortega canceló las reformas al seguro social

protestas Derechos de autor de la imagen AFP

Las calles de Managua, la capital de Nicaragua, se estremecieron otra vez este lunes con nuevas protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

Sindicatos y trabajadores se unieron una multitudinaria marcha organizada por estudiantes y empresarios, en la que la mayoría de los asistentes vestía de blanco y portaban banderas nacionales.

La protesta tuvo lugar pese a la cancelación el domingo de las modificaciones al plan de pensiones que dieron origen a las manifestaciones el pasado miércoles.

La protesta exigía el fin de la represión policial y la renuncia del algunos cargos del gobierno, tras los enfrentamientos entre autoridades y manifestantes que tuvieron lugar en días previos.

afp Derechos de autor de la imagen Protestas
protestas Derechos de autor de la imagen AFP

Desde el pasado miércoles, numerosos nicaragüenses han salido a las calles para protestar contra las reformas al sistema de pensiones anunciada por el gobierno, el mismo día que fueron aprobadas por un mandato de Ortega que algunos tildaron de ilegal.

Las nuevas medidas de seguridad social establecían que el pago que realizan los empleados al seguro social se incrementarían de 6,25% al 7% y que los jubilados tendrían que aportar un 5% de su pensión en concepto de cobertura de enfermedades a partir del próximo 1 de julio.

Pronto se sumaron estudiantes universitarios y otros grupos sociales y comenzaron también los enfrentamientos con la policía y el ejército, que, según varios testigos, dispararon con municiones contra los civiles.

De acuerdo organismos locales de derechos humanos, los enfrentamientos con la policía y el ejército en varias localidades del país han dejado al menos 27 muertos, 428 heridos, y más de 100 personas arrestadas o desaparecidas.

protestas Derechos de autor de la imagen AFP
protestas Derechos de autor de la imagen AFP

En su discurso del domingo, Ortega justificó el uso de la violencia por las fuerzas policiales, lo que había sido cuestionado anteriormente por el papa Francisco, Estados Unidos, la Unión Europea, Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales.

"No queríamos usar a la policía. Hasta donde pudimos, pero desgraciadamente no hay más alternativa", sostuvo.

El gobierno asegura que "vándalos de derecha" se sumaron a las protestas para realizar saqueos, lo que lo obligó a usar la fuerza.

Los manifestantes sostienen que son los propios seguidores del gobierno y policías quienes se aprovecharon de las circunstancias para sembrar caos y robar en los negocios.

protestas Derechos de autor de la imagen AFP
protestas Derechos de autor de la imagen AFP

Mientras tanto, un grupo de estudiantes tomó las instalaciones de la Universidad Politécnica de Nicaragua, uno de los principales focos de las manifestaciones, asegurando que desde allí continuarán coordinando las protestas.

Los estudiantes crearon una especie de campamentos con colchones dentro del campus, mientras muchas personas les llevan agua y víveres para su subsistencia allí.

protestas Derechos de autor de la imagen AFP
protestas Derechos de autor de la imagen AFP

Reportes de medios locales indican que, tras el inicio de las protestas, varios canales de televisión fueron censurados y algunos periodistas fueron reprimidos mientras cubrían las manifestaciones.

De hecho, una de las víctimas mortales fue Ángel Gahona, director del noticiero nicaragüense El Meridiano, durante una cobertura de las protestas en la ciudad de Bluefields, en la costa Caribe de Nicaragua.

Tras conocer la censura a los canales, el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, Gustavo Mohme, opinó que el hecho "desenmascara el autoritarismo de un gobierno que en sus once años solo ha buscado desmantelar al Estado para su propio beneficio y el de sus familiares".

protestas Derechos de autor de la imagen AFP

Las manifestaciones que comenzaron como una protesta contra la reforma al sistema de salud se han radicalizado en sus demandas y pasaron a apuntar contra el núcleo del gobierno, conformado por Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

.

Contenido relacionado