Argentina: ¿qué significa "machirulo" y qué tiene que ver con la última pelea entre Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri?

Cristina Kirchner y Mauricio Macri Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La política argentina sigue polarizada entre Cristina Fernández y Mauricio Macri. Eso, hasta ahora, le ha convenido más a él a ella. Pero puede cambiar.

Machirulo, término que se usa en la jerga del feminismo contemporáneo para definir al hombre con poder que no tiene problema con ser machista.

Conocedores dicen que surge de la mezcla entre "machista" y "chulo", como llaman a los proxenetas en algunos países.

Con esta palabra se refirió la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner a Mauricio Macri este lunes, después de que el mandatario calificó sus posturas de "locuras" en medio de una polémica por el alza de las tarifas, la crisis económica y los derechos de las mujeres.

Kirchner, que actualmente es senadora, llevaba varios días alejada de la escena política: sorprendía, incluso, que no ejerciera la voz de la oposición tras el anuncio de Macri de que iba a acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) para salvar la economía local.

Pero el lunes, Kirchner, con un corto tuit de dos frases revivió la confrontación más visible de la política argentina.

"Tratar de loca a una mujer. Típico de un machirulo", escribió en su cuenta de la red social.

El origen de la pelea

La nueva pelea empezó con un mensaje grabado de Macri en el que pidió a los senadores de la oposición "que demuestren que existe un peronismo confiable, que no se deja conducir por las locuras que impulsa Cristina Kirchner".

El miércoles, el Senado votará una ley que busca detener los últimos aumentos a las tarifas de los servicios públicos, una de las medidas que el gobierno impulsa para reducir el déficit fiscal y convencer al FMI y a los mercados internacionales de que Argentina es confiable y busca dejar atrás "el populismo" y los subsidios.

Macri ha dicho que vetará la ley, la cual se propuso tras ya varios aumentos de los servicios desde que Macri asumió la presidencia, en 2015.

El gobierno, sin embargo, dice que las empresas estatales de energía, agua y gas aún registran pérdidas debido a los subsidios, que en el gobierno de Kirchner hacían de los servicios en Argentina unos de los más baratos de la región.

En el video, Macri decía que "los argentinos también tenemos que hacer nuestra parte".

Image caption El mensaje grabado de Macri, junto al ministro de energía, apelaba una vez más a que los argentinos "racionalicen" la situación. (Fuente> Casa Rosada)

"Mientras se está dando este debate por el aumento de las tarifas, el consumo en los hogares sigue aumentando. En abril aumentó 8%. Es muy importante que adoptemos hábitos muy sencillos en nuestros hogares".

Esa frase del empresario de centroderecha tampoco caló muy bien entre sus críticos, que volvieron viral una burla al presidente bajo el hashtag #macritips.

La vuelta de Kirchner al ruedo político

Pese a los ataques, elgunos argumentan que la estrategia de traer de vuelta a Kirchner al ruedo político es una manera efectiva para Macri para enfrentar a la oposición.

Tras dos años y medio de gobierno, el presidente argentino, que espera ser reelecto en 2019, ahora enfrenta el momento más crítico de su mandato, en especial tras la devaluación del 25% del peso en el último mes.

La economía macrista no ha terminado de arrancar, pese al tímido crecimiento y la leve baja de la pobreza que el gobierno celebra en cada alocución.

Pero hasta hace un mes, incluso miembros de la oposición admitían privadamente que la reelección de Macri parecía asegurada.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Kirchner sigue siendo la figura más visible de la oposición, lo que divide al peronismo y beneficia a Macri.

Y eso se debe, según los observadores, a que enfrente tiene una oposición dividida por Cristina Kirchner, una figura que también genera gran rechazo, está acusada de corrupción y para muchos representa una gestión irresponsable de connotación chavista.

El peronismo está probablemente en su crisis más aguda en 30 años: algunos de sus partidos están intervenidos, varias figuras están acusadas de corrupción y muchos argentinos están hartos de su forma visceral -muy cercana a los sindicatos- de hacer política.

Por eso Macri apela al peronismo "racional" intentando alienar a Kirchner, pero manteniendo viva una pelea que, según los expertos, le ha dado importantes réditos políticos.

En medio del tarifazo y el debate del aborto

La respuesta de Kirchner, sin embargo, no solo dejó claro que es una política hábil, con esa viveza criolla que muchos argentinos celebran, admiran, idolatran.

También tocó dos temas que ponen a Macri en un incómodo lugar: las tarifas, por un lado, y los derechos de las mujeres, por el otro.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Las protestas han aumentado desde que Macri anunció la vuelta del FMI. Algunos piden paro nacional. La oposición busca aprovechar el momento crítico del gobierno.

Porque mientras se habla del llamado tarifazo, también en el Congreso se debate la despenalización del aborto, que es legal en tres causales pero fuente de decenas de muertes cada mes en el interior del país.

Macri, si bien propuso abrir el debate sobre el aborto en busca de conquistar a la mayoría de la población, dice estar "a favor de la vida".

Y ahora Kirchner y sus seguidores lo acusan de ser un "machirulo".

Cuán cara le puede salir su última pelea con la expresidenta está por verse.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Macri apela al peronismo "racional" intentando alienar a Kirchner.

Temas relacionados

Contenido relacionado