Jakelin Caal Maquin, la niña de Guatemala que murió bajo custodia de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. tras cruzar la frontera con su padre

Jakelin Caal Maquin. Derechos de autor de la imagen .
Image caption Jakelin Caal Maquin (de 7 años) no había podido tomar agua o alimentos durante días, según su padre.

Una niña guatemalteca de 7 años que había entrado a Estados Unidos con su padre de manera irregular falleció en custodia de la Patrulla Fronteriza.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) informó este viernes que la niña, cuyo nombre no revelaron las autoridades, murió el pasado 8 de diciembre.

BBC Mundo pudo confirmar que la menor respondía al nombre de Jakelin Caal Maquin, quien había cruzado junto a su padre y un numeroso grupo de migrantes por la frontera cerca de Antelope Wells, Nuevo México, una zona desértica al suroeste de EE.UU.

"Después de pasar un día de viaje peligroso a través de terrenos remotos y áridos, la niña, que según el padre no había podido tomar agua o alimentos durante días, comenzó a vomitar, entró en choque séptico y murió después de recibir tratamiento de emergencia", explicó el DHS en un comunicado.

Derechos de autor de la imagen Milton Castillo.
Image caption La madre de Jakelin Caal Maquin, quien fue declarada muerta en un centro hospitalario de El Paso, Texas.

La menor fue atendida en un primer momento por rescatistas de la Patrulla Fronteriza, quienes intentaron reanimarla dos veces, y luego fue trasladada en helicóptero a un hospital de El Paso, Texas, donde fue declarada muerta.

La Oficina del Inspector General, un órgano de supervisión de conducta de los agentes del DHS, iniciará una investigación de este caso, informó un portavoz a la agencia Reuters.

¿Qué pasó?

Según el comunicado del DHS, la niña y su padre fueron detenidos como parte de un grupo de 163 migrantes a las 21:15 del 6 de diciembre en "una zona remota de Nuevo México" cercana al puerto de cruce de Antelope Wells.

Una evaluación del estado de los migrantes no reveló "ninguna evidencia de problemas de salud".

"Durante la revisión, el padre negó que él o su hija estuvieran enfermos. Esta negación se registró en el formulario I-779 firmada por el padre. En este momento, se les ofreció agua y alimentos y acceso a los baños.", asegura el DHS.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los migrantes se entregaron a las autoridades en Lordsburg, después de haber cruzado el desierto.

Alrededor de las 5 de la mañana, el padre de la niña dijo a los agentes de la Patrulla Fronteriza que su hija estaba "enferma y vomitando", por lo que fue atendida por los rescatistas de la corporación.

Fueron trasladados a Lordsburg, en donde alrededor de las 06:30 "el padre notificó a los agentes que la niña no estaba respirando" y su temperatura corporal era de 41°C, explica el DHS.

Fue trasladada en helicóptero al Hospital Infantil Providence de El Paso, Texas, en donde falleció poco después de la media noche del 8 de diciembre.

"La indicación inicial del Hospital Providence es que ella tuvo un choque séptico. Su padre estaba con ella", dice el DHS.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Entre los grupos de migrantes centroamericanos que llegan a la frontera entre México y Estados Unidos hay muchas familias.

"Toda la comunidad del DHS ofrece sus condolencias a la familia de esta niña", agregó.

Un portavoz del DHS le dijo a la CNN: "Una vez más, le rogamos a los padres que no pongan en riesgo a sus hijos intentando entrar ilegalmente. Por favor, preséntense en un punto de entrada y busquen ingresar legalmente y a salvo".

La Patrulla Fronteriza rescató a 4.311 personas que estaban en peligro tras cruzar por las zonas riesgosas de la frontera entre México y EE.UU.

El portavoz adjunto de la Casa Blanca, Hogan Gidley, calificó la muerte de la niña como "una situación horrible y trágica".

"Es una muerte innecesaria y es 100 por ciento prevenible si pudiéramos simplemente reunirnos y aprobar algunas leyes de sentido común para desincentivar a las personas que salen de la frontera y animarlas a hacerlo de la manera correcta", añadió.

Arrestos, enjuiciamientos y deportaciones

Miles de migrantes centroamericanos han viajado en los últimos meses a la frontera entre México y Estados Unidos. Aseguran estar huyendo de persecuciones, pobreza y violencia en sus países: Guatemala, Honduras y El Salvador.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Casi 7.500 migrantes han llegado a la frontera entre México y EE. UU. en las últimas semanas.

Muchos recorrieron más de 4.000 kilómetros como parte de caravanas para sentirse más protegidos de los peligros que les acechan en el camino.

Su objetivo es cruzar la frontera pese a las advertencias que hacen los agentes estadounidenses sobre lo que les espera al otro lado: arrestos, enjuiciamientos y deportaciones.

Las tensiones en la frontera entre México y Estados Unidos han aumentado debido a la llegada de casi 7.500 migrantes durante las últimas semanas. El mes pasado, los agentes fronterizos usaron gas lacrimógeno contra un grupo que intentaba cruzar, pese a que entre ellos había niños.

Los agentes defienden que fueron atacados y golpeados con piedras.

El presidente Donald Trump ha prometido mantener a los migrantes en el lado mexicano de la frontera hasta que las cortes decidan si debe dárseles asilo, un proceso muy largo.

Los migrantes se están alojando en refugios temporales en las ciudades de Tijuana y Mexicali.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado