Texcoco: cancelan definitivamente la construcción del nuevo aeropuerto de México

Construcción del aeropuerto de México. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El nuevo aeropuerto de México se dejó de construir tras meses de negociaciones.

Uno de los mayores proyectos de infraestructura de América Latina murió este viernes.

El gobierno de México anunció la cancelación definitiva del nuevo aeropuerto internacional que se construía en el lecho del exlagode Texcoco y que debía servir a la capital del país.

Aunque desde octubre pasado se decidió suspender el proyecto, las obras continuaron mientras se negociaba la compra de bonos por US$1.800 millones.

Es parte del paquete financiero con que se financió la primera etapa de la construcción.

El proceso concluyó a mediados del mes pasado, dijo el secretario de Comunicaciones y Transportes Javier Jiménez Espriú.

Así, el pasado 27 de diciembre se ordenó al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), responsable del proyecto, que iniciara el proceso para cancelar anticipadamente los contratos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de de México fue impulsada por el expresidente Enrique Peña Nieto.

El secretario de Comunicaciones anunció la cancelación definitiva este viernes.

“En vista de que ya se había resuelto el problema de los bonos se dieron instrucciones de iniciar la cancelación o negociación de los respectivos contratos”, dijo.

Negociaciones

El Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) empezó a construirse en 2014.

En su momento se consideró una de las mayores obras de infraestructura en la historia reciente del país, y fue también el mayor proyecto del expresidente Enrique Peña Nieto.

En su primera etapa la terminal aérea costaría US$13.000 millones, de los cuales al momento de su cancelación se habían invertido US$6.000 millones, según datos oficiales.

Cuando concluyera la obra en 2024 sería, de acuerdo con el gobierno anterior, una de las terminales aéreas más grandes del mundo.

Desde la campaña electoral López Obrador dijo que cancelaría la construcción, algo que reiteró después que ganó la presidencia del país.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La cancelación de la obra de construcción del aeropuerto se decidió tras una consulta popular.

En octubre pasado se realizó una consulta nacional para decidir el destino del NAIM en la que participó alrededor del 1 % de la población mexicana, con una mayoría votando en contra el proyecto.

Desde entonces la Secretaría de Hacienda empezó una negociación para recomprar bonos por hasta US$1.800 millones del total de US$6.000 millones cotizados en la bolsa de valores de Nueva York.

El gobierno mexicano ofreció adquirir los documentos a un precio mayor al de su cotización en el mercado.

Los tenedores de los documentos aceptaron la oferta el 26 de noviembre, dijo el secretario Jiménez Espriú. La negociación concluyó a mediados de diciembre.

Estrategia

Durante el período de negociación las obras continuaron en el antiguo lago de Texcoco, una estrategia para evitar demandas y juicios en tribunales internacionales.

La recompra de acciones tuvo, además, dos propósitos: evitar que cayeran en manos de corporativos que compran a bajo costo documentos gubernamentales con riesgo.

Los inversionistas, después, exigen el pago anticipado de la deuda pero a costos mayores a los iniciales. Se les conoce como “bonos buitre”.

El segundo propósito fue enviar una señal de tranquilidad a las calificadoras e inversionistas internacionales, señalan especialistas como José Yuste.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El presidente Andrés Manuel López Obrador propone construir un nuevo nuevas pistas en un aeropuerto militar.

Ahora que se cancela definitivamente el NAIM, la siguiente etapa es negociar con los dueños del resto de los bonos cuyo valor es de US$4.200 millones.

La idea, afirmó Jiménes Espriú, es que cada año se disminuya en US$200 millones esa deuda.

Por lo pronto a finales de enero se realizará una asamblea de accionistas para determinar la forma como se liquidará el adeudo.

El GACM ofrece que los bonos se utilicen en la construcción de dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía, así como en la remodelación de las terminales aéreas de Toluca y Ciudad de México.

Es el plan de López Obrador para sustituir al NAIM.

Las autoridades también ofrecieron a las empresas constructoras que participen en el proyecto. Desde octubre pasado un grupo de inversionistas aceptó la propuesta.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Contenido relacionado